Antena en Sierra de la Ventana Ecología

Fecha: Lunes, 6 Agosto, 2012 - 07:12

Reubicación demorada

La Defensoría Pública Oficial de Bahía Blanca libró oficios a la municipalidad de Tornquist y a la empresa AMX Claro por el traslado de una antena de telefonía celular, el cual se espera desde 2009 por sus posibles consecuencias para con la salud de la población.

Durante 2008, un grupo de vecinos de Sierra de la Ventana mostraba su preocupación por la existencia de una antena de telefonía celular en una zona plenamente poblada y transitada y muy cercana a un establecimiento educativo.
Ya hemos descripto en varias oportunidades los posibles perjuicios que podrían causar las radiaciones de este tipo de antenas y ejemplo de ello son las famosas antenas del barrio Villa Amaducci las cuales también despertaron el temor de los vecinos por haberse producido en un radio cercano, tres fallecimientos a causa de cáncer.
Lo cierto es que los vecinos de Sierra de la Ventana comenzaron a realizar una serie de tratativas para que esa antena en cuestión sea sacada del lugar. Fue así que se hicieron presentes en la Defensoría Pública Oficial de Bahía Blanca desde donde se libraron oficios y se pidieron una serie de informes al respecto.
Finalmente se llegó a un feliz acuerdo entre los vecinos, la municipalidad de Tornquist y la empresa dueña de la antena, AMX Claro, quedando el compromiso de buscar un nuevo lugar para trasladar la antena hacia allí.
Pero lo que en un momento fue satisfacción, con el correr del tiempo empezó a transformarse otra vez en preocupación ya que dicho traslado nunca se efectuó.
Por esa razón en las últimas semanas, la Defensoría, a cargo del doctor Gabriel Jarque, volvió a labrar oficios tanto a la municipalidad como a la firma comercial. Jarque dialogó con EcoDias acerca del conflicto y recordó aquel momento en que todos estaban de acuerdo: “Así fue suscripto en un acuerdo en la Defensoría donde intervino la municipalidad de Tornquist, donde intervino el representante de la empresa AMX Claro, representantes de los vecinos y gente técnica y especialista en el tema como en ese momento era el ingeniero (Néstor) Mata. Estuvieron todos de acuerdo en firmar ese documento que nosotros advertíamos, y así lo dijimos en esa reunión, que no tenía fijado un plazo de cumplimiento. Esto data del año 2009 y lo cierto es que se cumplieron algunos pasos pero llegamos al año 2012 y el traslado no se hizo efectivo”.
Por todo esto, los vecinos llevaron nuevamente sus inquietudes a la Defensoría: “Nosotros libramos oficios a la municipalidad de Tornquist y a la empresa AMX Claro para que nos informen fehacientemente cuáles eran los motivos que obstaban a que se cumpla con ese compromiso. La municipalidad nos responde después de una reiteración que tuvimos que enviarles, nos responde que habían realizado un convenio con la UTN para que ellos determinen cuál era el anillo de búsqueda o de ubicación de los posibles sitios donde podría estar emplazada la antena. De eso nos mandan copia, de las conclusiones de la UTN pero por su parte la empresa Claro lo que hace es respondernos que la municipalidad no les había indicado en forma precisa cuál era el lugar donde podían ubicar la antena de manera tal que les permita continuar prestando el servicio que venían cumpliendo”.
En resumidas cuentas, Claro lo que argumenta es que la municipalidad no le aporta un sitio concreto para que pueda seguir prestando sus servicios de telefonía celular e Internet: “En estos momentos nosotros lo que hicimos, en función de ambas respuestas es reenviar una copia de esta respuesta de Claro a la municipalidad de Tornquist porque en definitiva lo que hace la empresa es trasladarle la responsabilidad por la demora o por la postergación a la municipalidad”.

Demora no razonable
Librar un oficio significa requerir a las partes de un conflicto, un informe de situación, un relevamiento o una noticia acerca de cuál es el estado de cumplimiento de un compromiso asumido.
En este caso, el compromiso corre por cuenta de Claro y la municipalidad, el mismo fue firmado en la sede de la Defensoría pero, dice Jarque, ya lleva una demora razonable para que se lleve a cabo ese compromiso de traslado de la antena: “Ya transcurrieron prácticamente tres años de aquel compromiso y ya debería estar o cumplido o de inminente cumplimiento y aparentemente esto todavía no es así”.
Jarque señaló que aquí no se trata de quién tiene una responsabilidad mayor o una responsabilidad menor, sino que cada una de las partes tiene una tarea a cargo “y como vemos o como puedo intuir de estas respuestas, la municipalidad lo entiende cumplido con este convenio con la UTN que presentó distintos lugares optativos y Claro no lo entiende cumplido. Claro dice que le digan exactamente dónde tiene que poner la antena de manera tal que pueda seguir prestando el servicio de telefonía y de Internet. Ahora lo que hacemos es estar a la espera de la respuesta de la municipalidad de este traslado que le damos de la presentación de Claro”.
Por el bien de todos es de esperar que ambas partes cumplan con lo asumido, y que la antena sea colocada en un lugar alejado de zonas pobladas. De esta manera no solo se alcanzaría el contento de todos sino que, por encima de todas las cosas, se alejaría la preocupación de los vecinos que temen por su salud y la de los suyos.

Autor: Redacción EcoDias