RECONOCIMIENTO Educación

Fecha: Viernes, 30 Enero, 2015 - 00:00

Resultado de la universidad pública

María Luján Ferreira, investigadora del CONICET y doctora en Química de la Universidad Nacional del Sur, recibió una mención en la edición 2014 del Premio Nacional L’ORÉAL-UNESCO por su investigación en síntesis y uso de nanopartículas magnéticas como soportes y adsorbentes.

La edición 2014 del Premio L´Oréal-UNESCO “Por las mujeres en la ciencia” en colaboración con CONICET tuvo protagonismo bahiense. Es que dentro de las distinciones a mujeres que trabajan en el área de “Ciencias de la Materia” recibió una mención María Luján Ferreira, investigadora principal del CONICET y doctora en Química de la Universidad Nacional del Sur. El reconocimiento que incluye 15 mil pesos se debe al trabajo de Ferreira titulado “Combinación de nano y biotecnología en aplicaciones de materiales magnéticos como soportes o adsorbentes”. El mismo lo lleva adelante junto a un grupo de trabajo en la Planta Piloto de Ingeniería Química (PLAPIQUI, CONICET-UNS) de Bahía Blanca.
EcoDias dialogó con Ferreira no solo para que nos explique en qué consiste su investigación sino también para saber sobre la importancia de la distinción recibida y del presente de la ciencia en nuestra ciudad.
Ferreira, profesora adjunta de la UNS, aclaró en primer lugar que si bien la mención está dada a su persona como directora de un proyecto de investigación, hay, como se dijo, todo un equipo detrás: “Es muy importante poner de relieve que hay un grupo de investigación, una es la cara visible pero hay investigadores y becarios que forman parte del grupo de investigación y que también es gracias a su entusiasmo que las cosas salen adelante”.
En cuanto a la mención, señaló que los premios resultan muy importantes en términos de que de alguna manera hay una evaluación por parte de un conjunto de personalidades importantes dentro de la ciencia “que están dando relevancia al trabajo que uno trata de hacer con lo cual no deja de ser muy gratificante. Como decía una colega, es como una palmadita en la espalda en el sentido de que uno está haciendo las cosas bien pero también para mí implica la responsabilidad de tratar de hacer siempre las cosas mejor. De alguna forma es también un aliciente para seguir trabajando con el mismo entusiasmo”.
Si la ciencia fuera un deporte y los científicos futbolistas o basquetbolistas, tal vez, se estaría reconociendo con mayor difusión los logros obtenidos.
“Todo premio implica, más allá de que obviamente es gratificante y uno se siente halagado y demás, una sensación linda. Pero también creo yo que siempre hay que tener la perspectiva que se está confiando en que uno siga adelante con mucho entusiasmo y con mucha responsabilidad haciendo lo que hace”.
La premiación fue dirigida a mujeres que trabajan en ciencia y en ese sentido, EcoDias le preguntó a Ferreira cuál ha sido y cuál es actualmente el papel de la mujer en la ciencia. Basándose en su experiencia, comentó que en cuanto a posibilidades, éstas siempre fueron similares en cantidad y calidad tanto para hombres como para mujeres: “Lo que sí creo es que las mujeres tenemos también por elección, una elección conciente, una elección, al menos en mi caso porque también hay que hablar siempre que cada universo y cada mujer y cada científica tiene su universo de circunstancias y tomas sus elecciones.
Yo creo que las posibilidades están para ambos géneros igual, lo que pasa que las mujeres ponemos muchas veces en la toma de decisiones, la familia, los afectos y sobre todo por ejemplo los hijos, en mucha consideración cuando tenemos que tomar ciertas decisiones laborales”.
Ejemplificó Ferreira que en casos de oportunidades de viajes largos, becas o estadías en el exterior u otro tipo de posibilidades “se piensa mucho más en términos de cómo va a impactar la ausencia en por ejemplo si se tienen hijos chicos. O cuando son más grandes también, o sea no es un tema de no tener las posibilidades, las posibilidades están. Es un tema de cómo se evalúa una gran cantidad de cosas aparte del trabajo, debido a los roles que nos interesa asumir y los tratamos de hacer todos de la mejor forma”.

Trabajar para la sociedad
Obviamente la distinción fue para Ferreira y en nombre de ella para todo un grupo de trabajo pero ese reconocimiento se debió a un proyecto de investigación que como ya se informó, fue denominado “Combinación de nano y biotecnología en aplicaciones de materiales magnéticos como soportes o adsorbentes”. Tal vez a los que no estamos en tema, ese conjunto de palabras no nos dice mucho, por esa razón le pedimos a Ferreira que nos explique en qué consiste su investigación, lo cual hizo con mucha claridad y simpleza: “El proyecto que fue favorecido con la mención trata sobre todo de preparar partículas magnéticas, esto es que ponemos un imán y las podemos separar. Partículas muy magnéticas muy chiquititas, son tan chiquititas que son mil veces más chiquitas que el grueso de un cabello humano. Entonces, lo que nos interesa es poder prepararlas, chiquititas pero por ejemplo todas redonditas o todas cubitos o todas cuadraditas, en fin, todas con la misma forma pero aparte todas con tamaños similares. Esto es que no haya muchas muy grandotas y otras muy chiquititas. Nos interesa también que esas partículas cuando las ponemos por ejemplo en agua o en otro solvente, no se apelotonen todas sino que queden todas funcionando separadas. Eso es bastante difícil y para eso hay que ponerle cosas arriba de la superficie de esas partículas. El proyecto básicamente lo que plantea es cómo preparamos esas partículas chiquititas, todas similares o dentro de lo posible y que tengan todas formas parecidas, y las aplicamos para cosas que puedan resolver problemas. Por ejemplo, contaminantes de corrientes contaminadas, contaminantes coloreados de corrientes contaminadas. Por ejemplo cómo hacemos que sea fácil poner esas partículas en catalizadores que los usamos para acelerar reacciones y sobre todo biocatalizadores que tienen enzimas, que podamos separar simplemente con un imán”.
Lo que se busca es llevar a cabo un trabajo de una manera más simplificada en este caso mediante un imán: “Entonces, esas partículas servirían para hacer en un proceso más simple todos los procedimientos de lavado, de vuelta a cargar los reactores y demás. No solamente el proyecto piensa en ese tipo de aplicaciones sino que las nano partículas también pueden tener aplicaciones en otros tipos de sistemas por ejemplo para absorber metales pesados de corrientes contaminadas o aún para formar parte de sistemas de liberación controlada de fármacos”.
Uno de los intereses mayores, destacó Ferreira, es que con la investigación haya una posibilidad de que se traduzca en beneficio para la sociedad: “Ya sea a través de determinados tipos de sistemas que aceleren reacciones para hacer productos de alto valor agregado, esa es otra de las aplicaciones que tenemos de las partículas magnéticas”.
En pocas palabras, se espera que los resultados permitan hacer más baratas y fáciles, cosas que son caras: “La aspiración es que en el mediano plazo pudiera existir alguna clase de producto que pudiera llegar a la sociedad como un beneficio”.
Antes de concluir la charla, EcoDias consultó a Ferreira acerca de la realidad local en cuanto a investigaciones científicas: “Yo creo que hay mucho esfuerzo en Bahía Blanca por hacer investigación de calidad. Por supuesto no solamente en el área en la que yo estoy, siendo la Universidad Nacional del Sur un polo muy importante en ese sentido y todo lo que son los institutos del CONICET y demás, muy cruciales en todo lo que implica la investigación científica en la ciudad”.
Ferreira calificó como un orgullo y un privilegio el poder trabajar en Bahía Blanca y ser egresada de la UNS. Ferreira, como muchos investigadores e investigadoras es un resultado de la universidad pública: “Hice toda la carrera prácticamente en la República Argentina y creo que podemos estar orgullosos de todo el esfuerzo y todo el compromiso que existe con tratar de hacer ciencia de la mejor calidad posible, más allá de que obviamente siempre uno aspira a tener más recursos y la posibilidad de tener más acceso a más financiamiento y demás”.
Ferreira dijo que hay mucho trabajo que se hace de manera sistemática, diaria y tratando de que cada vez sea mejor: “Sin lugar a dudas, requiere mucho esfuerzo, mucha dedicación, mucho compromiso pero todas esas cuestiones existen y están presentes. Entonces, creo que cada vez más en los últimos años ha habido un acercamiento del aprecio de lo que se hace en ciencia pero también de los científicos hacia la sociedad para que haya un ida y vuelta con respecto a la comprensión de lo que hacemos porque esa también es nuestra responsabilidad, cómo contamos lo que hacemos y cómo planteamos a lo que nos dedicamos”.

Autor: Redacción EcoDias