Transporte gratuito para discapacitados Locales

Fecha: Domingo, 8 Mayo, 2011 - 14:53

Reforma que necesita reformas

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó un proyecto que busca modificar un artículo de la ley que protege los derechos de los discapacitados para que los pases gratuitos para la utilización del transporte público tengan la misma validez de tiempo que el certificado de discapacidad. Sin embargo, existen voces que afirman que deben incluirse más reformas porque de lo contrario los problemas para conseguir los pases continuarán de la misma manera que en la actualidad.

La diputada provincial Verónica Couly (Unión Celeste y Blanco) elaboró un proyecto de ley que intenta la modificación del artículo 22 de la Ley 10.592 que protege los derechos de las personas con discapacidad. Ese artículo habla del transporte terrestre y fluvial y el uso de los mismos al que los discapacitados tienen derecho. El objetivo de la reforma es que el pase gratuito que se debe otorgar a la persona discapacitada para viajar tenga la misma validez temporal que su certificado de discapacidad. El proyecto ya tiene la media sanción de los Diputados y sólo falta la aprobación de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires para que entre en vigencia.
Sin embargo, parecería que tal reforma no sería del todo beneficiosa si no se incluyen algunas modificaciones en el nuevo texto.
Jorge Berrondo quien, al igual que varias personas con discapacidad de Bahía Blanca, viene desde hace tiempo reclamando por los derechos respecto al transporte y a otras cuestiones que los atañen, dialogó con EcoDias y dio su parecer acerca de la necesidad de modificar la reforma de Couly: “Si no se aprovecha una reforma para realmente subsanar lo prioritario, estamos equivocados o con otros intereses que no se corresponden con la realidad. Tienen que tener en cuenta lo dificultoso que es realizar trámites para la personas con discapacidad, la mayoría dependemos del auxilio de terceros y carecemos de medios de transporte. Si se nos preguntara cuál es la urgencia hablado lógicamente del transporte, la respuesta sería poder acceder realmente a mis derechos y que se me de el pasaje sin más trabas”.
Señala Berrondo que cambiar algo para que nada cambie es grave y afirma que así el pase dure un año o diez, la realidad es que las empresas de transporte no cumplen: “He escuchado en estos días que dicen que la redacción original del proyecto que en uno de los puntos más polémicos decía “el pase que a tal efecto otorgue la empresa de transporte tendrá la misma duración que el certificado de discapacidad” había sido ubicado en el medio del texto y le daba el control a las empresas de transporte de otorgar el pase. Dicen que había sido con la intención de solucionarles el problema a las personas de los pueblos más chicos donde no hubiera autoridad que lo gestionara. O sea se recurriría a las empresas que por buena voluntad tramitarían el mismo. Nadie que diga conocer la realidad de los discapacitados podría sostener esto”.
Recordó Berrondo que los requisitos para obtener la credencial habilitante de la Dirección Provincial del Transporte son la fotocopia del Certificado de Discapacidad autenticada por autoridad competente, DNI y foto carnet. El trámite, dice la reglamentación, debe ser realizado personalmente por el mismo interesado y su representante legal o bien por las asistentes sociales de distintos municipios: “Eso es la reglamentación de cómo se tiene que hacer. Ahora mi pregunta es, un pueblo sin asistentes sociales pero con escribano para certificar fotocopias y locales de las empresas para hacer el trámite…a mi me suena raro…Afortunadamente por la intervención de distintas ONGs se ha logrado que el texto original redactado por la autora fuera modificado y cambiara a “el pase que a tal efecto otorgue el organismo correspondiente”.

No alcanza
Se explicaba que el proyecto se encuentra en la Cámara de Senadores donde espera su sanción definitiva. Sin embargo, opina Berrondo, esto no alcanza ya que son varias las modificaciones que se deben realizar: “Hacer que el texto no diga, como dice en la actualidad, “facilitar el traslado de las personas discapacitadas en forma gratuita”. Eso abre el panorama a interpretación, ajustándose a la ley nacional debería decir “deberán transportar gratuitamente a las personas con discapacidad” y nosotros queremos agregar “en todos sus servicios”. Otra reforma, por ejemplo, sería respetar los fallos de la Suprema Corte que el año pasado declaró inconstitucional los cupos que limitan a un pasaje con un acompañante en los ómnibus de larga distancia, entonces eso hay que incorporarlo a la ley, respetando el fallo porque si no tenés que andar con el papelito dando vueltas por todos lados”.
A su vez, el proyecto incorpora disposiciones que prevén incluso la pérdida de concesiones en caso de que no se otorguen pasajes “pero al ser disposiciones te las discuten. Esto es por citar algunas cuestiones, pero hay muchas en el tintero. Se hizo solo una modificación pero lo que planteamos es aprovechar la reforma porque estas reformas son mínimas y terminamos cambiando algo y no cambia nada”.
Por otra parte, EcoDias consultó a Berrondo acerca de su experiencia cada vez que intenta realizar un viaje de larga distancia y visita cada empresa para obtener su pasaje: “No te lo dan, te lo niegan, en mi caso tengo que ir con la copia del fallo de la Corte Suprema y un montón de papeles para presionar para que te lo den. No digo todas las empresas, hay algunas empresas que te lo dan pero siempre sujetos al cupo y ahí empezamos la discusión de que la Suprema Corte declaró eso inconstitucional, te dicen que ellos no están enterados, que son revendedores del pasaje, pero hay una disposición provincial que dice que pueden perder la concesión aquellas empresas que siendo revendedoras autorizadas o tercerizadas o de la manera que fuera y se niegan a venderte el pasaje, pueden perder la concesión”.
Un dato que muestra esa realidad tiene que ver con la pregunta acerca de cuáles son las empresas que incumplen. Berrondo mencionó a El Rápido del Sud y Andesmar pero “es más fácil decir cuáles son los que te los dan que las que no te los dan. Sin problemas no te lo otorga ninguna”.

Plaza, Mayo y Fournier
En otras oportunidades, el reclamo por el cual se solía ver a Berrondo y a varias personas con discapacidad en los medios de comunicación, tenía que ver con el transporte público de pasajeros de Bahía Blanca. La queja refería a la falta de accesibilidad de las unidades para los discapacitados. Si bien en algún momento parecía asomarse un inicio de solución, hoy el panorama muestra algo totalmente contrario: “Eso es lo que llamamos la legislación sin la decisión política. Participamos de la redacción de la Ordenanza, se logró que se incluyera dentro del pliego de licitación que todos los colectivos tenían que estar adaptados y la realidad es que la Fournier no tiene ninguno, mientras que Plaza y Mayo que habían venido con todos, ahora vemos día a día cómo se van sacando. Son un desastre las frecuencias y a eso sumemos que día a día cada vez hay menos colectivos adaptados. Hemos avisado que vamos a iniciar acciones legales para con el funcionario que le correspondiera el control”.

Autor: Redacción EcoDias