VARIETTE Cultura

Fecha: Martes, 1 Agosto, 2017 - 00:00

Propuesta local

"De un solo tronco salen todas las ramas culturales", es la propuesta del ciclo cultural El Árbol: música, poesía, pintura, stand up y dramatizaciones. Una varietté que quiere instalarse en la ciudad.

El pasado viernes se realizó la primera edición del ciclo cultural "El árbol", una noche de música a cargo de Fabro Paciarotti, Alejandro Rodríguez y Willy Traversa, también se pudo disfrutar de la música de Mauro Ponte y la interpretación teatral de Sofia Lo Gatto.
"La idea es que se siga juntando más gente, ya estamos organizando los eventos de julio y agosto, lo haremos una vez por mes. Se estila ahora mucho la varietté, un evento abierto con música, pintura en vivo, puestas teatrales, con una participación de media hora por artista", cuenta Fabro Paciarotti, organizador del evento. Las funciones del ciclo están pensadas primero para "que sea una velada donde haya un poco de todo, los músicos con temas propios y con interpretaciones de otros autores, dibujo en vivo, lectura de poesías, representaciones. Es bueno que todo lo que sea arte se pueda unir en una sola noche".

Lugares posibles

El músico reconoció que existen diferencias en la puesta de "El Árbol" y las de los bares, "es importante hacerlo en un centro cultural y no en un pub, que vas tocás y la gente te escucha, en cambio en esta varietté vas a ver una presentación, una función. Me parece genial que en los centros culturales se mantenga esta idea". Casa del Pueblo se volvió el lugar que aloja la propuesta cultural, "los conocí por las redes sociales y después charlé con ellos, estudiaron la idea de instalar el ciclo en el centro cultural y acordamos hacerlo cada último viernes de cada mes".
Fabriotti se inspiró en otro ciclo cultural surgido en 2014, "conocí que hubo una propuesa similiar hace un par de años, Poesía en la Calle, aunque creo que después se fue diluyendo. Queremos fomentar encuentros así, no donde vas a ver una banda en un recital y ya está, esto es más abierto, y es más parecido a aquello que hacíamos en un encuentro de fogón. Actualmente, con las redes sociales se crea una dependencia bastante fea, donde no tenés contacto real con las personas, también es un sitio donde se generan discusiones o malentendidos, cosa que no sucede cuando estamos mirándonos, en presencia". Aunque es quien organiza el ciclo, espera que prospere y los artistas participantes logren más compromiso, "hay muchos artistas que quieren participar, y no depende de que esté o no esté yo, no es individual".
Paciarotti es oriundo de Trelew, "mis tíos tenían una banda tributo a Los Beatles, a los 5 o 6 años me enseñaron a tocar la batería, después me vine a Bahía. A los 14 años llegué a Bahía Blanca y me regalaron una guitarra criolla, desde ahí no paré más. A los 15 empecé a tocar en bandas. Tuve una época donde no pude tocar, por un accidente en el trabajo, fueron 5 años sin tocar, después arranqué otra vez".
Respecto a la música bahiense aportó que "hay mucha producción musical en la ciudad, y hay muchas cosas buenas. Veo una calidad de mucho laburo en bandas independientes, que graban discos muy buenos. Por ahí no se alcanzan a difundir mucho por la falta de lugares para presentarse. La mayoría de los eventos apuntan a lo que lleva gente, en ese sentido, están muy de moda las bandas tributo a Los Redondos o Soda Stereo. Me gusta Tiembla de Niro, también Pepe Migliorisi, de hecho toqué con él. Todos los músicos que participan en cantautores tienen un montón de temas muy lindos. Juan Pablo Rodríguez grabó un disco que se llama Nebraska, que está muy bien hecho, tiene una variedad musical terrible porque va desde el hard rock hasta la cumbia. Las bandas de jazz de la ciudad son muy buenas, SuperNova es la más conocida. Me gusta lo que está pensado y elaborado. Por eso, estuve en el Teatro Municipal y escuché a Tato Maina y Laura Celave, escuché a Mil Puentes". Fabriotti pertenece a Cantautores, "es un colectivo de músicos, que es itinerante, donde nos dejan tocar" se ríe, "el año pasado tocamos en todos los centros culturales que hay en la ciudad, más o menos diez, también tocamos en la Plaza Rivadavia y en la feria artesanal de la Plaza del Sol".
En el poema leído al inicio del ciclo se manifiesta la voluntad del espacio por crear un ambiente de fraternidad, de amistad y de convocatoria abierta. "Te deseo, hoja de mi árbol/ paz, amor, salud, suerte y prosperidad/ Simplemente porque cada/ persona que pasa en nuestra/ vida es única/ Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros" recitaron los versos de Jorge Luis Borges.

Autor: Redacción EcoDias