HERRAMIENTAS Derechos Humanos

Fecha: Miércoles, 24 Febrero, 2021 - 00:00

Proponen protocolos para evitar la violencia en ámbitos educativos universitarios

Se pueden realizar denuncias y consultas en el Comité de Actuación del Protocolo ante casos de Violencia de Género y Discriminación en la Universidad Nacional del Sur.

“La violencia laboral es lo que más se ve, desde lo jerárquico hacia los auxiliares docentes”, afirmó la abogada e integrante del comité, Patricia Piersigilli. Este es el órgano que se dedica a recibir las denuncias o consultas de aquellas situaciones que puedan producirse tanto dentro del ámbito universitario o como en otros espacios dependientes, por ejemplo, de extensión, prácticas o laboratorios o de investigación, como el Conicet. También estas situaciones se pueden dar en el ámbito virtual.
El Comité de Actuación del Protocolo ante casos de Violencia de Género y Discriminación de la Universidad Nacional del Sur (UNS) está integrado por la doctora Patricia Piersigilli, la licenciada en Trabajo Social Analé Barrera y la licenciada en Psicología Silvia Scheider. “El protocolo se sancionó en julio de 2019. Todas conformamos un equipo y también trabajamos de esa forma, atendemos las situaciones y las evaluamos antes de llegar a un dictamen, si hubiese que llegar hasta ese punto”, expresó la abogada.
Además, el protocolo crea otro órgano, el Consejo Asesor, que recibe los pedidos de medidas de protección que envían desde el Comité, los informes que realizan, los dictámenes y pedidos de apertura de sumarios sancionatorios. Está conformado por un representante de cada claustro, uno de los docentes, otro de los no docentes, de los estudiantes, de escuelas medias, de la subsecretaría de Derechos Humanos del claustro universitario y un representante de la asesoría letrada

Actuaciones
Los casos que atienden son consultas en donde piden asesoramiento por situaciones de violencia de género dentro del ámbito universitario o incluso dentro del ámbito intrafamiliar. “Cuando trabajamos dentro de este último contexto no tenemos mucha incumbencia para tomar decisiones o medidas pero sí podemos asesorar, acompañar y derivar a los organismos del municipio y de la justicia que sí trabajan en esa cuestión”, destacó.
El trabajo es interdisciplinario y esto permite el abordaje de las diversas aristas de la problemática. “La violencia laboral es lo que más se ve, desde lo jerárquico hacia los auxiliares docentes, y casos entre las alumnas o el personal”. Además cumplen roles vinculados a la capacitación y sensibilizaciones sobre cuestiones de diversidad y violencia. El año pasado, previo a la pandemia, realizaron un encuentro con personal no docente de las escuelas medias y con centros de estudiantes.
Durante el año de pandemia trabajaron en red con Bienestar Universitario y el municipio para facilitar ayudas socioeconómicas.

Primeros registros

Desde noviembre del 2020 hasta la actualidad los casos han sido 50, en donde el 64% de los llamados fueron consultas que se resolvieron con asesoramiento, acompañamiento y derivación a otros organismos. El otro 36% de los casos han sido denuncias, alcanzando un 5% las situaciones de discriminación.
Una vez realizada la denuncia se toman medidas de protección para la trabajadora, el trabajador y alumnas. “En algunos casos se piden procesos sancionatorios, es decir que el Comité está habilitado para pedir la apertura de un sumario en los casos en que el agresor sea un empleado que esté trabajando en relación de dependencia de la universidad”.
La mayoría de las consultas fueron por violencia laboral, luego se contabilizaron las producidas por cuestiones de violencia familiar y en el tercer lugar casos de discriminacion, en donde este último también provenía de su ámbito familiar. “Muchos chicos tenían dificultades en su familia porque sus padres no aceptaban su autopercepción de género, también los acompañamos y los asesoramos”.

Trabajar en pandemia
La abogada comentó que no fue fácil trabajar en clima de pandemia ligado a las plataformas tecnológicas, donde el Comité trabajó por videollamada por WhatsApp y la plataforma Zoom. “Fue de mucho aprendizaje para todas, hubo que aprender el mecanismo del protocolo, el espíritu y la impronta que le queremos dar. Queremos que el trabajo que hacemos cumpla con las condiciones de celeridad, fundamentalmente confidencialidad y colaboración por parte de las personas a quienes le requerimos ayuda ante la toma de una medida de protección”. También reconoció la buena respuesta de la Subsecretaría de Derechos Humanos y el Consejo Asesor.

Autor: Redacción EcoDias