EN HILARIO ASCASUBI Economía social

Fecha: Martes, 24 Julio, 2018 - 00:00

Presentaron obra teatral a un año del Cebollazo

Promediando julio de 2017 el sur de la Provincia de Buenos Aires fue escenario del primer “Cebollazo”, una intervención de productores cebolleros que con manifestaciones a la vera de la Ruta Nacional 3 y la entrega de 30 mil kilos de cebollas buscaron visibilizar la crisis que atraviesa el sector.

Con el auspicio del Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) se llevó a cabo el sábado 21 de julio la presentación de la obra teatral “Se cayó el sistema, disculpe las molestias”, a cargo de la Cooperativa “La Comunitaria de Rivadavia” de Provisión de Servicios Culturales y Sociales Ltda. Con una entrada accesible, se desarrolló “El Cebollazo Cultural” en el Polideportivo del Club Social y Deportivo de Hilario Acasubi.
Como se recordará el fin de semana del 22 y 23 de julio de 2017 trabajadores y trabajadoras del sur de la provincia de Buenos Aires regalaron bolsas de cebolla en los accesos de las localidades de Villalonga, Ascasubi, Mayor Buratovich y Pedro Luro, ubicados a lo largo del tramo de la Ruta Nacional 3 que une Bahía Blanca con Viedma. La jornada había finalizado con una caravana por las calles de Pedro Luro.
Con esa acción se buscó visibilizar los reclamos del sector como el acceso a la tierra, subsidios de emergencia agropecuaria, y créditos blandos. A todo esto le sumaron la preocupación por la discriminación, en especial a la colectividad boliviana.
Se unió a la conmemoración de ese hecho la Cooperativa “La Comunitaria de Rivadavia” con una obra teatral que se ha presentado en numerosos escenarios en Buenos Aires, La Pampa, Catamarca, entre otras provincias argentinas, así como en Bolivia.

La obra
Con “Se cayó el sistema, disculpe las molestias” el grupo de teatro comunitario de Rivadavia se mete en el presente y en el futuro. Un peludo y un zorro, emblemas de la resistencia del modelo agropecuario, vivirán las peripecias de los cambios productivos de la llanura pampeana.
A través de las famosas leyendas populares de aparecidos recorrerán los nuevos mitos y las nuevas problemáticas rurales. La llorona se presentará como la maestra rural que no quiere que cierren la escuelita de campo, el hombre sin cabeza será ese empleado rural que no pudo reconvertirse, ese tambero que quedó sin trabajo.
La obra narra el desplazamiento de “la vaca” por “la soja” y la consecuente falta de empleo que empuja a los personajes a la ciudad. Luego esos personajes desplazados, marginados, son recuperados por el encargado del “Museo histórico rural”, que amasa un negocio redondo, aunque previamente debe “limpiar” y “acomodar” ciertos “detalles” para presentar en su Museo al campo “mítico”, el que todos tienen en su imaginario.
En este sentido el grupo de teatro comunitario realiza una crítica: en los pueblos rurales se vive con la contradicción de aquello que “ya no es” pero que conviene mostrar como armónico y exento de conflictos.
En este cambio productivo, el peludo y el zorro, desplazados a la ciudad, serán testigos de las consecuencias de las transformaciones culturales: el gran supermercado de la vida, con hacinamiento, tecnología, consumo y basura. Los personajes tienen huecos, un gran vacío que no pueden llenar con nada, hasta que sorpresivamente algo impensado cambia el rumbo de las cosas y les hace preguntarse, ejercicio que han olvidado, y pensar que quizás nacemos sin huecos.
En resumen, “Se cayó el sistema, disculpe las molestias” es una obra de creación colectiva de teatro comunitario que se pregunta por la esencia de la humanidad.

Autor: Fuente: El Portal de las Cooperativas