MUSEO FERROWHITE Cultura

Fecha: Martes, 5 Septiembre, 2017 - 00:00

Por el castillo

“Hemos tratado de llevar adelante que la gente conozca el lugar porque al estar en el Bulevard hay mucha gente que no sabe que hay un museo y un castillo con un mar atrás”, afirmó Ida Muhamed, presidenta de la Asociación Amigos del Castillo al cierre de su gestión.

Como presidenta hice una gestión de cuatro años, hemos tratado de llevar adelante lo propuesto, que la gente conozca el lugar porque al estar en el Bulevard hay mucha gente que no sabe que hay un museo y un castillo con un mar atrás. Muchos vecinos de White no estaban en conocimiento de ese lugar, entonces esta Asociación tuvo como función principal que sea conocido, desde allí empezamos a trabajar haciendo un mateada”, cuenta Muhamed, vecina comprometida con Ferrowhite Museo Taller.
Bingos, rifas y mateadas fueron las propuestas bien concurridas, “trabajamos con todo el amor del mundo, tratamos de que la gente se acercara y viera este museo”. De a poco y con muchas actividades propuestas se invitó a visitantes, “recaudamos fondos para hacer pequeñas mejoras en el sector, ayudando el museo, que se sabe bien que es un edificio municipal pero a veces quedan pequeñas cosas que no se arreglan”.

Paredón y después

La presidenta saliente recuerda los tiempos que el paredón tapaba la visión de la ría, “era algo que nos tapaba la vista al mar, con Pedro Martos en ese momento éramos visitantes del museo, juntamos firmas e hicimos un movimiento increíble y llevamos ese pedido a la Municipalidad. Me llamó Reynaldo (Merlino) y me dijo: Ida vení, están tirando el paredón. No sabés la alegría, la emoción que tuvimos en ese momento. Ahí empezamos y seguimos”, contagió. Muhamed continúa su aporte dentro de la Asociación como vocal de la comisión, “allí abajo o desde donde esté es un amor muy grande por ese lugar, nací en el Bulevard, así que más todavía me llena de alegría estar trabajando allí”.
Los dos ingredientes para concretar objetivos es “estar unidos y trabajar en conjunto, porque no hay otra manera.
El objetivo siempre está pendiente porque uno no termina de proyectarse en los trabajos y en las ganas de hacer. Siempre queremos más.”
El Museo Taller ha recibido la colaboración de la vecindad, que acompaña la gestión de un espacio público atractivo, “tener algo como Ferrowhite Museo Taller es un sueño, viene gente de afuera y se queda admirada”, apunta. “Es muy lamentable el estado de abandono en el que está el Castillo, siendo patrimonio nacional y que nunca ninguna autoridad ha puesto los ojos en ello para ponerlo en vigencia”, también recordó que un sector del mismo se pudo recuperar “con ayuda del señor Andragnez, que trabaja en Cargill, limpiaron un salón de 200 metros cuadrados donde ahora funciona Prende, un taller donde van los chicos a hacer serigrafía y hacen un trabajo, colaboramos en compra de materiales y lo que hace falta en ese taller”.

Cotidianeidad

La Asociación trabaja con esfuerzo para lidiar con las necesidades materiales y simbólicas de la institución municipal que está conformada por el complejo la Casa del Espía, La Rambla de Arrieta, la ex usina y el fondo con vista al mar. “Hace dos años llegó un subsidio y se pudo cubrir con alambrado alrededor del Castillo porque la caída de vidrios hacia peligroso el paso. Ahora pusieron bancos con los durmientes, siempre hay proyectos nuevos que ojalá se puedan ir cumpliendo de a poquito”.
Con 10 miembros, ahora bajo la gestión Angélica Fordighini, la Asociación está presente de manera permanente y representa la entidad amiga que está abierta a todo aporte, “para todo aquel que quiera venir y traer ideas, que quieran apoyarnos bien recibidos serán siempre, se trabaja para una comunidad. Estamos para brindarnos, todos tenemos que estar en comunicación y unidos para este White que está un poco olvidado. Es una localidad de empresas, si White estuviera de acuerdo al dinero que entra y sale por este puerto tendría que ser un ejemplo”.
En relación con las tareas pendientes, Muhamed afirmó que “una quisiera hacer mil cosas, como la entrada que cuando llueve es un desastre, seguiremos trabajando y esperamos que las autoridades nos oigan para hacer una entrada como se merece el museo”.
Una entidad con patrimonio indiscutido sigue sosteniendo su trabajo de forma compartida, la palabra y el testimonio de la historia reciente constituyen una forma más de construirlo, “seguiremos participando de las actividades y también contando historias, también eso hacemos, contamos cómo era el Bulevard, cómo se vivía antes”.

VISITANTES
Tal cual lo dice Ida Muhamed, el Museo Taller es visitado al menos una vez por mes por personas y grupos de otras partes del país. En el mes de julio, llegaron los profesionales de museos de la red MUS compartieron experiencias e interrogantes sobre el diario quehacer, conversaciones que tejen vínculos entre los trabajadores de museos de todo el país. En agosto,
Marcela Andruchow, Mercedes Morita y Gabriel Bilmes, del Centro de Investigaciones Ópticas del CONICET, llegaron desde La Plata para poner en marcha en Ferrowhite un curso de "Digitalización de Bienes Culturales Mediante Imágenes 3D".

Autor: Redacción EcoDias