Muestra Cultura

Fecha: Sábado, 1 Noviembre, 2008 - 00:00

Pintar la música y la literatura

El artista Carlos Belardinelli expone en el hall de acceso de la Biblioteca Bernardino Rivadavia hasta el 15 de noviembre una serie de cuadros inspirados en música y literatura.

Belardinelli nació en Bahía Blanca. Tiene 75 años y estudió en la Escuelas de Bellas Artes del Instituto Tecnológico del Sur, hoy UNS.
Asistió a talleres locales, de Capital Federal y Mar del Plata. Sus maestros fueron Ubaldo Monacelli, Saverio Calo, Juan Carlos Castagnino y Demetrio Urruchua.
Aunque su formación empezó mucho antes: “Yo empecé a pintar cuando era chico, mi padre fue mi primer maestro, tenia 5 años. Mi padre pintaba y me enseñó mucho, después comencé a ir con mi papa a distintos talleres y así en adelante. Mis primeras muestras fueron a los 5 o 6 años” contó emocionado.
Belardinelli realizó escenografías para el Ballet del Sur, integró muestras colectivas en diversas localidades del país, e individuales en Bahía Blanca, Pigüe, Coronel Suárez, Capital Federal, La Plata y Mar del Plata entre otras.
Algunas de sus obras forman parte del patrimonio del Museo de Bellas Artes de Bahía Blanca, de la Biblioteca Rivadavia, de la Universidad Nacional del Sur, de la Escuela de Danza Clásica, y de la Secretaría de Cultura de Pigüé.

La muestra
La muestra por decisión de Carlos no tiene un nombre, simplemente tienen titulo cada una de las quince obras y corresponden a la producción del último año: “No trabajo para una muestra, siempre estoy pintando, y cuando junto una cantidad que tengo necesidad de mostrarla; lo hago. No trabajo contrarreloj, sino siempre y permanentemente”.
Las pinturas están apoyadas en obras musicales y literarias, hay obras inspiradas en la música de Astor Piazzolla, de Alberto Ginastera, textos de Julio Cortazar y música nativa como la vidala chayera, entre otras.
“Esta es una pintura de síntesis, no es una abstracción total, pero en la medida que uno va perdiendo la forma de la realidad va quitando un tipo de lenguaje, entonces la textura me permitió incorporar otro lenguaje que suplante a la forma de la realidad, tal vez uno diciéndolo tarda mas y cuesta mas, si uno lo ve es mucho más simple”, detalla Belardinelli, al tiempo que agregar el tema de la elección de los colores: “Al igual que el color, los colores y la música están relacionados. Pintar música es inmaterial, pero tiene color, armonía, ritmo, todas palabras similares a las que se utilizan en plástica. Para hacer música o literatura pintada, creo que hay que relacionar los colores, algo uy elemental. Nadie se imagina un tango color rojo, amarillo o verde, lo imagina negro, gris, azul o violeta, con un ritmo y un color diferente de una salsa, un rock, una cumbia, una rumba”.

Autor: Redacción EcoDias