En Bahía Blanca Economía social

Fecha: Sábado, 28 Septiembre, 2019 - 00:00

Piden la declaración de emergencia alimentaria

El miércoles 25 de septiembre se dio a conocer en conferencia de prensa un documento que denuncia la falta de políticas públicas en materia de asistencia social, alimentaria, laboral y habitacional por parte del gobierno municipal que encabeza Héctor Gay.

Bajo el título “Emergencia alimentaria y laboral en la periferia bahiense”, un total de 36  organizaciones sociales dieron a conocer un documento de 6 páginas, que tiene como apartados “Escasez de comida para cientos de hogares bahienses”, “Falta de trabajo para adultos y jóvenes” y “Conformación de un Consejo de la Economía Popular”.

La presentación del escrito se da en consonancia con el tratamiento y aprobación legislativa de la prórroga de la emergencia alimentaria decretada en el 2002 hasta el 31 de diciembre de 2022 y “tiene la intención de priorizar en la agenda pública local y poner en la mesa de discusión durante la campaña electoral local la situación de emergencia alimentaria y laboral”.

Como se desprende de la lectura (disponible en la web de Ecodias) al diagnóstico cualitativo se le incorporan propuestas, de carácter urgente en algunos casos, y de mediano y largo plazo tendientes a resolver problemáticas estructurales.

Teniendo como destinatarios a los candidatos a intendente y concejales bahienses, el pedido que se les hace es “que se interioricen y ocupen, se responsabilicen y expresen, acerca de: (1) la implementación de la misma para asegurar que no haya faltantes de alimentos en los hogares y comedores de la ciudad, (2) la falta de trabajo para cientos de familias bahienses y (3) la creación de un consejo consultivo de Economía Popular para abordar estas y otras problemáticas que nos atraviesan la vida como sociedad”.

Propositivo

Sin lugar a dudas, el primer punto es resolver el acceso de toda la población del distrito de Bahía Blanca a una alimentación digna, saludable y sostenida en cantidad y calidad en el tiempo.

Como medidas programáticas se requiere: actualización periódica y realista de los montos de las ayudas municipales teniendo en cuenta el índice mensual de inflación de alimentos; simplificar el acceso a la tarjeta social; agilizar la entrega de leche maternizada o de leche para las y los niños y niñas mayores a dos años; creación y fortalecimiento de un Banco municipal de alimentos; asegurar la entrega de mercadería (p. ej. bolsones) a quienes están en emergencia; entre otras.

También se propone “incluir, en los aportes a comedores escolares o sociales, productos de la agricultura familiar local (por ejemplo, verduras, carne de cerdo, pescado), mejorando el balance nutricional de las dietas ofrecidas en dichos lugares”. El apoyo municipal a pequeños comercios y ferias barriales de productos frescos locales, así como el incentivo a la producción agrícola en microescala, se presentan como salidas viables que mejorarían rápidamente las condiciones de numerosas familias.

Capacitación y empleo

Las organizaciones sociales ponen un énfasis significativo en este aspecto, en cuanto genera condiciones de vida digna a las personas en la autogestión de su trabajo, de manera individual y también colectiva.

La “capacitación, generación y supervisión de trabajo cooperativo al servicio de la higiene pública y otras actividades de urbanización e integración de barrios , acordadas entre vecinos, secretaría municipal de infraestructura y la delegación municipal correspondiente”, aparece en la cúspide de las propuestas en esta línea.

Luego se enumeran otras soluciones: provisión de máquinas y herramientas a microemprendedores mujeres y hombres, a través de créditos blandos, que permitan promover sus actividades productivas en sus barrios y en sus viviendas; capacitación, generación y supervisión de trabajo cooperativo al servicio de huertas y criaderos comunitarios; creación y apoyo de talleres de oficios con una visión de género; e implementación de sistemas de reciclado con inclusión social.

Consejo de la Economía Popular

En este punto las organizaciones retoman una larga trayectoria de trabajo conjunto entre estado y sociedad que el gobierno municipal de Héctor Gay ha desconocido. Desde la crisis de 2001-2002 funcionaron en la ciudad, con distintas características, mesas de articulación público-privada-social tales como el Consejo Local Económico Social (CLES).

En franco retroceso en los últimos tres años y medio, nuevamente son las entidades de la sociedad las que ponen nuevamente en agenda este tipo de herramienta que tienen como objetivo la consecución del bien común para el comunidad toda.

Suscriben

Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) , Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Bahía Blanca, CGT Regional Bahía Blanca, Cáritas Arquidiocesana Bahía Blanca, Iglesia Metodista de Bahía Blanca, Curas en Opción por los Pobres de Bahía Blanca, Asociación Civil “Ser Comunidad”, Movimiento Evita, Sureando, Interbarrial Sur, SomosBarrios de Pie Bahía Blanca, Corriente Clasista y Combativa, Sindicato de Camioneros, Cooperativa de Trabajo Las Flores, Cooperativa La Poderosa, Programa Social de Acción Católica Giravida, Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados, Sindicato Unido Docente de la UNS, Agrupación “Lo más de sueños”, Centro social y comunitario “El Meren”, Centro Comunitario “San Ignacio de Loyola”, El Puente Bahía Blanca, Merendero “Los Principitos”, Grupo Productores Horticolas del Sauce Chico, Merendero Sembrando Amor, Merendero Los Angelitos, Ni un pibe menos por las drogas, Merendero Gaucho San Pedro Grumbein, Merendero Sueños de Esperanza, Merendero Las Colonias, Merendero Corazones Solidarios, La René Salamanca, Corriente Clasista Bahía Blanca, Justicia, Paz e Integridad de la Creación (Jupic), Feria “El Fénix”, Cels y Asociación Civil Madre Tierra

Autor: Redacción EcoDias