RINCÓN Instituciones

Fecha: Martes, 19 Junio, 2018 - 00:00

A partir del juego

¿Cómo es posible contagiar literatura en edades tempranas? Palabra de juguete es la respuesta para que chicas y chicos en edad escolar disfruten de relatos y poesías.

“Mientras hacia la escuela secundaria me hice socia de la Biblioteca Rivadavia, y ahora cuando me dieron la oportunidad de hacer el taller, me pareció bárbaro volver porque desde siempre saqué libros de la sala Infantil y Juvenil”, cuenta Verónica Sacristán en diálogo con EcoDias, pronta a comenzar el taller Palabra de juguete.

Rondas
“Siempre hay que tener a la literatura asociada con el recreo y no con los horarios de clase, como decía María Elena Walsh” aporta Sacristán a la hora de definir las intenciones de un taller literario para niñas y niños. Además, los juegos con las manos, el cuerpo y la voz son los recursos introductorios para aprovechar el entusiasmo infantil por las adivinanzas y las canciones. La tallerista rescata la capacidad lúdica humana, “para mí no dejamos de jugar nunca, el tema es adaptar el juego a la etapa que se vive”.
La docente estrena su título de profesora de Letras dando talleres en bibliotecas populares, comenzó el año pasado en Pajarita de Papel, dentro del programa Bibliotecas Populares y realizó experiencias en otros espacios institucionales similares. Actualmente está dictando Nido de palabras, para niñas y niños de 4 a 7 años, en la Biblioteca de calle Saavedra al 900, un desafío que pone a prueba la experiencia y la imaginación de la tallerista. “Hacemos un acercamiento a la literatura, junté mucho juegos con palabras, están presentes las adivinanzas, los trabalenguas, las jitanjáforas y las canciones, traté de apuntar mucho más a la oralidad, las imágenes relacionadas con las palabras, porque asisten nenas y nenes que todavía no han pasado por la experiencia de haber aprendido a leer y escribir”.
En el taller no se espera un resultado, “se apunta a un proceso, que es lo que cada uno va haciendo, el camino que va construyendo. La devolución de la actividad la tenés prácticamente en forma inmediata, enseguida te das cuenta si se están aburriendo, si les gusta, si se enganchan o no, en este punto hay que sacar un conejo de la galera”. Con una propuesta flexible, los intereses de los asistentes quedan reflejados, “los talleres son pensados a partir del juego, ver qué les interesa, el juego con la palabra es el eje central a preparar”. Esta dinámica permite que la asistencia pueda variar de acuerdo a las circunstancias personales de los destinatarios, sin perder la actividad. “Empezamos y terminamos la propuesta en cada jornada, si nos queda alguna historia o producción inconclusa la retomamos en el próximo encuentro”.

Capital literario
María Elena Walsh, Graciela Montes, Laura Devetach y Ricardo Mariño son parte integrante de estas rondas literarias, y se suman autores regionales, tales como Laura Forchetti y Roberta Iannamico. “Hace muchos años hay un gran acercamiento entre la literatura y la escuela, se ve mucho teatro de títeres, libro álbum, libro pop art, como formas de llegar a los chicos”. Otra de las formadoras de la docente fue Mirta Colángelo, “pude hacer un taller con ella antes que se retirara, y me di cuenta que todo lo que ella tocó dejó una huella importante”.
En cuanto a utilizar la poesía como género para los más pequeños, Sacristán afirma “que es muy accesible y depende de qué tipo de poesía estemos acercando, no es en sí ni fácil ni difícil sino entrar en el mundo poético y el juego con las metáforas. La infancia está muy asociada a la metáfora, las ocurrencias, el disparate, que desde la mirada adulta se va perdiendo”. Y cómo no entusiasmarse frente a un texto de piratas con una previa búsqueda de tesoro, o cantar una canción que está escrita en poema, “empezamos con el movimiento y después nos sentamos un rato y vemos qué surge para poder escribir”.
Sin preconceptos a la hora de sentarse a compartir, el taller abre una instancia de gustos y experiencias que ya son capital en los pequeños. Hadas, dragones, bailarinas de ballet aparecen en la sala a pedido del público. “También me pasó el año pasado que Nico, un chico de 6 años, me propuso el año pasado que hagamos un libro. Llevé preparado un formato de libros pequeños para que hagan cada uno el propio, tapa, contenido en palabras y dibujos. Nos inspiramos en el Zooloco de María Elena Walsh y después de leer y crear, al final del encuentro cada uno se llevó su librito”.
La apertura de estos talleres en las bibliotecas populares de la ciudad son un aporte a la actividad abierta y gratuita, la posibilidad de acercarse a la literatura es mayor, ya que no en todos los hogares se cuenta con dinero para realizar compras de libros, “también hay que destacar la cuota social de las bibliotecas, al ser accesible, permite que los libros además de ser consultados y leídos en sala lleguen a las casas de los chicos, democratiza el acceso a la cultura y la literatura”.

PARA LOS MÁS GRANDES
La Biblioteca Mariano Moreno, de Ingeniero White, ofrece un Taller Literario para Adultos, se dicta los días miércoles de 17.30 a 19 horas. Es una oferta libre y gratuita. En el mismo se invita a compartir variedad de narrativa y poesía, también se convierte en un espacio para escribir. No requiere conocimientos ni experiencias previas, solo tener ganas de leer y compartir. Es posible inscribirse en Mascarello 3860 o al teléfono 4573358.

Autor: Redacción EcoDias