MANOS RELIGIOSAS Locales

Fecha: Martes, 27 Marzo, 2018 - 00:00

Para soluciones habitacionales

La comuna lanzó una nueva fase del programa que prevé la mejora habitacional en distintos barrios bahienses, que se desarrollaba bajo el lema de que “para que en 2019 no haya más ranchos de chapa”. La nueva etapa contará con la participación voluntaria de 70 congregaciones religiosas.

El acto de lanzamiento tuvo lugar en el club Alem y estuvieron presentes la secretaria de Políticas Sociales, Soledad Monardez; el jefe de Gabinete, Cesar Tommasi; las subsecretarías Morena Rossello y LetiziaTamborindeguy; las directoras Cecilia Canosa y Jimena Maricic y el responsable de la Oficina Municipal de Cultos, Héctor Mendé.
En diálogo con los medios locales, Ignacio Caspe, subsecretario de Acción Social indicó que el proyecto “para que en 2019 Bahía Blanca no tenga ranchos de chapa”, tuvo un avance muy importante en 2017 y cuatro años de duración.
Además, refirió que “nos dimos cuenta de que materiales y maquinarias se pudieron gestionar en Nación y en Provincia, pero necesitábamos más manos para llegar a más familias, aprovechando los recursos humanos y experiencias que hay en muchos barrios. Hoy estamos lanzando el programa, hicimos una convocatoria y con menos de un mes de inscripción tenemos cerca de cuatrocientas personas. Es importante y se nos va a hacer más fácil llegar al objetivo en 2019. Lo importante es unirnos por un objetivo en común”.
Por otro lado, manifestó que “el voluntariado no solo consiste en mano de obra, sino que una vez que conoces a una familiar, en la confianza se abren otros interrogantes, como situaciones de violencia, o que los chicos no vayan al colegio. Es generar el vínculo y que puedan contar sus problemáticas”.
En ese sentido, Soledad Monardez, manifestó que “el año pasado se avanzó significativamente en responder a la situación habitacional y tratamos de aumentarlo este año aún más y cuando la gente se dispone como en este voluntariado y se corazón ayudar a los demás, eso es invaluable. No solamente cuando uno mejora una casa en su estructura, son también en ayudar en todo lo demás”.
En ese sentido, Nilda Baridón, voluntaria del programa, miembro del grupo “Manos Mormonas que ayudan” y parte de la mesa interreligiosa municipal, indicó que la decisión de participar en la iniciativa debido a la experiencia que tienen a partir de los voluntariados que tiene su grupo.
“La idea nos pareció genial, la semana pasada estuvimos en uno de esos “ranchitos” que hay, charlamos con la dueña de casa y me gustaron las ganas de progresar que tienen. La idea es poder ayudarlos a progresar como familia”, manifestó.
Las agrupaciones colaborarán en el contacto directo con familias que presenten condiciones habitacionales precarias en distintos barrios, e incorporarán voluntarios para realizar los trabajos necesarios.

Autor: Redacción EcoDias