Familiares y víctimas Derechos Humanos

Fecha: Lunes, 18 Julio, 2011 - 10:21

Para no estar en soledad

Constituida durante el año pasado, la Asociación de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado de Viedma y Patagones cumple una importante labor en la reconstrucción de la memoria colectiva. Actualmente se encuentran atentos a lo que ocurre tanto en el juicio por delitos de la humanidad de Viedma como en el de Bahía Blanca en el cual, alguno de sus integrantes, actuarán como testigos.

El 28 de junio, día histórico para Bahía Blanca por ser el inicio del juicio contra 19 represores acusados de crímenes de lesa humanidad durante la dictadura, cientos de personas se manifestaron en las afueras de Colón 80 a favor de la tan esperada justicia por las víctimas del Terrorismo. Sin embargo, todas esas personas no eran solamente de Bahía Blanca sino que el apoyo además vino de otras partes del país. Fue así como pudo verse al premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, a Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y a la Asociación de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado de Viedma y Patagones. No era la primera vez que esta última entidad visitaba la ciudad, desde hace un tiempo vienen acompañando el proceso de búsqueda de verdad y justicia ya que en Bahía hubo víctimas oriundas de la comarca rionegrina y algunos de los integrantes de la asociación serán testigos en el juicio que se desarrolla actualmente.
Pero el trabajo no termina en los juicios sino que, al igual que todas las organizaciones de derechos humanos, realizan una importante labor en la reconstrucción de la memoria colectiva. Ejemplo de ello fue una muestra que llevaron a cabo en Bahía Blanca semanas atrás en la cual se podían ver objetos, fotografías, cartas y documentos de víctimas del Terrorismo de Estado de Viedma y Patagones: “Es la muestra de nuestros desaparecidos, de los desaparecidos de la comarca” explicó a EcoDias Cristina Cévoli, presidenta de la institución, destacando que la muestra recuerda a los desaparecidos desde otro lugar “a través de la vida, con lo que hacían, lo que les gustaba…entonces mostramos objetos y fotografías de la familia, en reuniones y bueno los relatos son presentados por sus familiares. Produce un alto impacto porque por lo común siempre están esas fotos carnet de los desaparecidos y en cambio éstas son fotos en la playa o de paseos, es otra cosa”.
En Viedma actualmente se está desarrollando el juicio a represores de trabajadores de la UOCRA Sierra Grande cuyo comienzo también significó un hecho histórico para esa localidad. Por supuesto que la asociación se encuentra atenta a lo que allí ocurre pero también a lo que está pasando en Bahía debido a que, decíamos, en nuestra ciudad hubo varias víctimas de Viedma: “Nosotros somos testigos del juicio en Bahía Blanca y algunos son víctimas y van a hacer sus declaraciones, entonces realmente estamos preparándonos y hasta cuidándonos para participar en el juicio así que fuimos en algunas circunstancias pero no a todas”.
Una de esas jornadas en la que sí estuvo presente la asociación fue en la primera la cual, señaló Cristina, se vivió con gran emoción “sobre todo porque a nosotros nos faltan compañeros que hicieron sus denuncias en el 84 y que vivieron buscando justicia. Tres de los compañeros de Viedma ya fallecieron, uno en 2005, otro en 2008 que era mi esposo (Eduardo Bachi Chironi) y otro este año en un accidente tremendo que todavía no nos explicamos cómo fue. Entonces el día que arrancó el juicio en Bahía era una cuestión muy emocionante porque realmente esperamos tanto este momento del juicio”.
Cristina tiene muchas esperanzas de que los represores sean condenados como merecen aunque también mostró su preocupación por el estado de salud que presentan. “Se que algunos están enfermos y yo no quiero que se mueran sin ser condenados. No quiero que se escapen al infierno porque es una fuga al infierno que se mandan”.

Hacerlo juntos
La Asociación de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado de Viedma y Patagones se conformó el año pasado por la simple necesidad de los familiares de apoyarse los unos con los otros en momentos tan importantes como son los de los juicios: “Participamos del juicio donde testimonió Susana Diéguez una compañera que estuvo en El Olimpo secuestrada y verla sentadita ahí delante de todos estos represores y nosotros que éramos pocos afuera, entonces dijimos que algo teníamos que hacer para estar juntos cuando tengamos que declarar. Empezamos a juntarnos así, convocamos a quienes tuvieran familiares y fue tan amplia la convocatoria que resolvimos conformarnos como asociación porque además por ejemplo una de las cosas que tenemos que hacer es pagar los abogados y para eso tenemos que buscar la forma de obtener recursos, entonces decidimos hacerlo como asociación”.
Otro de los objetivos, continuó, es el de acompañar los juicios de cualquier punto del país ya que cuentan con compañeros que han tenido que declarar en lugares como Salta, Formosa o Capital Federal: “Lo que queremos hacer también y lo estamos haciendo, es reconstruir la memoria colectiva, a partir de la militancia, de la vida de los compañeros que no están, de nuestra propia vida y de nuestros sueños del ayer que hemos ido consolidando con los años…hacerlos juntos”.
La aparición de la entidad en Viedma y Patagones causó un impacto social muy fuerte al punto que se recibieron diez denuncias nuevas de personas que no se habían animado a hablar hasta ese momento: “Te sorprende realmente porque no sabíamos que habían estado detenidos, por ejemplo. Estamos hablando de conocidos de siempre que tenían eso escondido”.
Para mantener viva la memoria es importante la tarea educativa y de allí a que también se trabaje en las escuelas: “Creemos que es necesario. Hay preguntas que hacen los chicos que realmente te dejan la idea clara de que es una cuestión que ha estado tan silenciada, que está apareciendo ahora, que está refrescándose diríamos pero que es necesario que se sepa”.
El caso de Cristina tuvo como víctima a su marido, Eduardo Bachi Chironi, fallecido en 2008, ex detenido - desaparecido quien fue detenido legal en Viedma, luego estuvo en el ex centro clandestino de detención “La Escuelita” de Bahía Blanca, donde fue atrozmente torturado y luego pasó a la Unidad 4 de Villa Floresta. Por este hecho Cristina será testigo en el juicio a los represores en Bahía Blanca.
Actualmente se encuentra abierta al público una muestra que se está realizando en un lugar que lleva el nombre de Chironi, quien, ya en libertad, siguió luchando por la búsqueda de verdad y justicia hasta el día de su muerte. Explicó Cristina que la muestra es “en La Casona que lleva el nombre de Bachi Chironi quien fue quien empezó a molestar para recuperar esa casa en la que funcionó una dependencia de Inteligencia del Ejército en Viedma. En 2005 fue adquirida por la provincia, se empezó a reformar en 2007 y se inauguró en 2010, ahí se hizo una muestra también referida a los juicios”.

Autor: Redacción EcoDias