LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 12 Septiembre, 2017 - 00:00

Ozzy: rápido y peludo

Ozzy es un perrito encantador, aunque demasiado inclinado a hacer travesuras en las que suele involucrar a la pequeña Maggie.
A pesar de eso los Martins consideran un miembro más de la familia, hasta que la imposibilidad de llevarlo en su viaje a Japón les presenta un conflicto que creen resolver eligiendo una exclusiva y costosa guardería canina.
Hasta aquí la idílica existencia de Ozzy, porque al cerrarse la puerta tras sus dueños, en vez de recibir mimos y tratamientos de belleza lo encierran en un lugar espantoso del querrá escapar a toda costa.
Lo que comienza como comedia familiar se convierte rápidamente en una trama carcelaria, con casi demasiados tributos o referencias a clásicos del género como La leyenda del indomable (Stuart Rosenberg; 1967), Fuga de Alcatraz (Don Sieguel, 1979) y en particular Sueños de libertad (Frank Darabont; 1994).
Mixtura cuanto menos curiosa para una animación dirigida a los más pequeños, ya que la introducción es feliz y colorida, pero el desarrollo posterior transcurre en una prisión oscura con escenas bastante tensas, donde el protagonista y sus compañeros de encierro enfrentan maltratos varios.
Se trata de una coproducción hispano- canadiense y del primer largometraje animado de Capitán Araña, una productora madrileña e independiente fundada en 1998 que después de sumar experiencia trabajando para otras empresas -en particular televisivas- decidió arriesgarse a crear contenidos propios.
El film se estrenó en España en octubre de 2016 y fue distribuido por Disney, pero obtuvo críticas regulares local e internacionalmente.
Algo que no representó un gran obstáculo, porque -para bien o mal- las animaciones funcionan. Sobre todo si involucran bichitos tiernos como el beagle protagonista y sus amigos: un salchicha miope, un terrier con un carrito para sus patas traseras y un pastor irlandés enorme.
Así que los niños se encariñarán y sufrirán bastante por los buenos del cuentito, aunque los adultos aficionados al género animado notarán el diseño pobre de los personajes humanos, la falta de fluidez en los movimientos y los clichés de este “canto a la resistencia de los débiles y a la amistad.”
Y aclarar que la adenda en el título no es una zoncera local, sino el lema publicitario internacional “Fast and furry”, que pierde la aliteración y casi toda la gracia al ser traducido.

Título original: Ozzy
Dirección: Alberto Rodríguez, Nacho La Casa
Guión:
Juan Ramón Ruiz de Somavía
Música
: Fernando Velázquez
Origen:
España, Canadá - 2016
Calificación: Apta para todo público

Autor: Silvana Angelicchio