VI Jornadas de Economía Social y Solidaria Economía social

Fecha: Lunes, 21 Noviembre, 2011 - 06:42

Otra forma de vivir la economía

Los días 12 y 13 de noviembre se realizaron en Bahía Blanca las VI Jornadas de Economía Social y Solidaria, bajo el lema “Tod@s trabajamos, tod@s decidimos”, con el objetivo de seguir avanzando en el debate y la construcción de mejores prácticas económicas.

El sábado 12, en las instalaciones del Colegio Claret, se realizaron talleres en los cuales se intercambiaron experiencias acerca de los caminos recorridos de los emprendimientos y se reflexionó sobre la relación entre la economía solidaria y el comercio justo, el medio ambiente, política, género y cultura. Concurrieron alrededor de 70 personas entre organizadores, representantes de Cáritas Nacional, Programa Pro-Huerta del INTA Buenos Aires, Nuestras Huellas e integrantes de la granja Los Tamariscos, granja La Chacana, la Feria del Lago, el local Reloj de Arena, Cáritas Bahía Blanca y los Banquitos de la Buena Fe Fuente de agua para el corazón, de Spurr y Estomba.
El domingo 13, en el sector del lago del Parque de Mayo, la Feria del Lago compartió su espacio de todos los domingos para dar lugar a una exposición multitudinaria y cultural. Se podían apreciar producciones diversas como alpargatas tejidas, accesorios fabricados con papel de diario pintados y barnizados, juguetes didácticos de madera, blancos pintados a mano, plantines y cactus, artesanías con reciclados, alimentos dulces y salados, productos agroecológicos de la Granja Los Tamariscos, puesto representado por jóvenes que desarrollan tareas allí. Además, el Centro de Formación Profesional 402, en su 25° aniversario, promocionó sus cursos ofreciendo en forma gratuita y en gacebos cerrados, cortes de pelo, maquillaje, limpieza de cutis y serigrafías en remeras. Como cierre de las jornadas, se pudo disfrutar de música afrolatina con Los Tiburones de la Ría. Mucha gente recorrió el espacio, se acercó a hacerles preguntas a los mismos emprendedores, muchos de los cuales coincidieron en que no sólo habían ido a feriar para vender.

Algunas percepciones
“Yo trabajo en proyectos de economía social y solidaria y me sorprendió la cantidad de gente con la que se está trabajando acá en Bahía Blanca. Me pareció interesante cómo fueron cruzando las temáticas de economía social con género, medio ambiente, política, porque me parece que así es como tenemos que pensar a la economía social, desde todas las dimensiones posibles, de qué manera las personas se van relacionando y eligiendo formas de vivir que hacen a una economía en sentido amplio” (Luján Llorensi, representante de Cáritas Nacional, integrante del área Promoción Humana de Desarrollo Local).
“Los talleres me parecieron super interesantes. La idea de compartir experiencias es clave y estos espacios son necesarios. Vengo recorriendo ferias en distintos lugares y me tomó por sorpresa Bahía Blanca. Es una experiencia a imitar” (Yamila Baladán, representante de la organización civil “Nuestras Huellas”, de Don Torcuato, Buenos Aires).
“La jornada del sábado me encantó, me parece que se puede trabajar muy bien, hubo muy buena predisposición para compartir, para intercambiar, para cuestionarse, reflexionar y eso hace que cuando te vas del encuentro te vas con aprendizajes, otras ideas. No conocía Bahía Blanca y me sorprendió un montón porque no pensé que había tanta gente enredada en una propuesta como esta, en la Feria, los Banquitos, la Granja, hay mucho trabajo, como un encadenamiento de propuestas y de acciones que no me lo esperaba. Me voy muy contenta de haber venido, de conocer y de compartir este encuentro en donde hay mucha gente que está eligiendo esto de compartir con otros, que sin las Jornadas uno no lo podría compartir” (Mariana Moricz, Programa Pro-Huerta del INTA, Coordinación Nacional).
“Destaco mucho la participación, las múltiples voces de los distintos agentes, el nivel organizativo. Me llevo la resonancia de irme contenta, contenida, como en casa. Creo que es la diferencia de la economía social. Compartir toda una jornada también implica esa intensidad, ese es otro punto a favor, no es sólo un ratito” (Romina Porreca, de “Nuestras Huellas”).
“Los talleres fueron muy enriquecedores, y de la feria, más allá de la venta misma, espero que prime el espíritu solidario, intercambiar ideas y saber que uno no está solo porque cuando quedas al margen de la economía normal, uno se siente solo. Entonces, es lindo ver que hay otras personas que están como uno. Yo no produzco pero vendo a aquellas personas que hacen artesanías” (
Concepción, del Banquito de la Fuente Agua para el corazón, acompañada de Noemí, quien coincidía en sus apreciaciones, sentada a su lado ofreciendo sandalias artesanales).
“Junto con cinco personas más integro un emprendimiento textil, desde el cual hacemos los moldes y la confección de remeras y guardapolvos entre otras prendas. Es la primera vez que vengo a feriar al parque. Participé en los talleres, los cuales me parecieron relindos, siempre trato de participar en todos los que hacen porque me gustan y me hace bien el intercambio de opiniones y experiencias” (Lucía, del Banquito de Spurr)
“Las jornadas me parecen muy interesantes para poder compartir lo que es la economía social, que sepamos bien qué hacemos. La feria está piola, es una oportunidad para que cada uno pueda mostrar lo que hace con sus propias manos” (Franco, de la Granja agroecológica Los Tamariscos)
“Las jornadas me parecen muy buenas porque no sólo estamos los emprendedores de la Feria del Lago sino también los de los Banquitos. La Feria está hermosa porque podemos ver a mucha de la gente que estuvo compartiendo los talleres con nosotros, exponiendo acá sus productos” (Alicia, del local de Comercio Justo “Reloj de Arena”).
“En estas jornadas la gente se puede conocer, intercambiar opiniones en base a los emprendimientos de cada uno. Mucha gente de los Banquitos participó de los talleres pero no de la Feria, cuando uno suele creer que priorizan vender a participar. En lo trabajado en los talleres salió el tema de la necesidad de una ayuda económica, un crédito, para poner en funcionamiento el emprendimiento” (Beatriz y Cecilia, del área Economía Social y Solidaria de Cáritas Bahía Blanca).

Autor: Por Julia Guzmán