PARA VER Y CONSIDERAR Cine

Fecha: Martes, 16 Octubre, 2018 - 00:00

Objetos filosos

HBO reafirmó su capacidad como productora con uno de los mejores ciclos de 2018.

Una única temporada de ocho episodios le han bastado a Sharp Objects para atrapar primero y asombrar después.
En un momento en que se lanzan series de diferentes formatos y temáticas, para cada público y plataforma posible, el canal de cable HBO -pionero en producir su propio material- sale a competir con este estupendo thriller creado por la show runner Marti Noxon -basada en la primera novela de Gillian Flynn editada en 2006- y dirigido por el canadiense Jean-Marc Vallée, director entre otros títulos de El club de los desahuciados (2013).
La acción se desarrolla en Wind Gap, un pueblito ficticio de Missouri -eso que definen como la “América profunda”-, donde el asesinato de una adolescente seguido de la desaparición de otra ha puesto a los habitantes de cabeza y a la noticia en los medios nacionales.
Por eso un diario de la ciudad de Saint Louis envía a Camille Preaker, una periodista nacida y criada en el pueblo y en teoría con un punto de partida privilegiado para cubrir el caso, aunque al irse dejó asuntos personales inconclusos y este regreso agita sus fantasmas autodestructivos.
Ambiente enrarecido que remite al Twin Peaks (1990) de David Lynch, como sucede en la mayoría de las tramas que mezclan policial y thriller psicológico en un contexto rural o suburbano, realizado con una estética tan cuidada y bucólica como decadente, en la que brillan Amy Adams como la reportera perturbada y Patricia Clarkson como su madre y señora feudal de Wind Gap.
El nivel de las interpretaciones secundarias acompaña con excelencia y en el casting adolescente luce en particular Eliza Scanlen, como la hermana menor de la protagonista.
En la breve hora de cada episodio el clima tenso se sostiene y va creciendo hasta completar una suerte de larguísimo film con un remate doble o triple, donde al clímax de la resolución del caso le sigue un desenlace relativamente inesperado y algunas escenas esclarecedoras durante y tras los créditos finales.
Sin exagerar: Hipnótica.

Autor: Silvana Angelicchio