Opinión

Fecha: Martes, 5 Diciembre, 2017 - 00:00

Nuevos tiempos

Ése era el título de una revista mensual de la época de la URSS.
Surgió una joven generación de escritores soviéticos, a partir de la revolución y de la segunda guerra mundial en la que la URSS tuvo 28 millones de víctimas, de las que 20 millones eran soldados jóvenes.
Napoleón no pudo contra la Rusia de los zares, Hitler y el poderoso ejército que se apoderó en muy poco tiempo de toda Europa, perdió la guerra contra la URSS.
La ofensiva actual que se libra contra la Federación Rusa, de concepción burguesa capitalista tampoco pudo hasta ahora desestabilizar a Rusia, y ésta pretende volver a ser la gran potencia mundial como lo fue la URSS.
Putin no es un advenedizo político, conoció la URSS, y gobierna con acierto su mercado interno, es decir cuenta con la aprobación del pueblo ruso. Y en materia internacional imprime a la posición de Rusia a dar pasos coherentes, eficientes.
En los años 1940/45 (guerra) tuvimos la trilogía Roosevelt (Estados Unidos), Churchill (Inglaterra) y José Stalin (URSS). Hoy la componen dos países: Estados Unidos y China.
Los intentos de Estados Unidos de desestabilizar a la Federación Rusa, no han logrado sus objetivos, y de acuerdo a la realidad que vivimos estamos viendo que la balanza se inclina a favor de China.
La alianza de Estados Unidos con la Eurozona (OTAN), se va resquebrajando.
Ni en lo económico, ni en lo militar Europa cree que puedan vencer a China y Rusia.
Más bien, el impetuoso avance de la economía china como país más poblado del mundo y como primera economía mundial, quebró la hegemonía de Estados Unidos y abre la perspectiva de un nuevo orden económico mundial, que contempla las necesidades de los países del mundo (fueron los chinos los que señalaron ideológicamente que los países del mundo estaban divididos entre países ricos y países pobres), vaya esto como respuesta en cuanto a cual va a ser el camino de la economía mundial en los próximos años.
La relación de fuerza cuyos protagonistas son los pueblos no los que gobiernan, van inclinando la balanza hacia China, y ésta ofrece “tiempos nuevos” a los países que se incorporan al “Camino de la seda” y de la paz.
En dos a cinco años no habrá más dilema, se impondrá un nuevo mundo, una nueva economía y tendremos un nuevo hombre.
El capitalismo no desaparecerá. Eso sí las grandes corporaciones económicas, financieras que hoy detenta del capitalismo, tendrán que admitir y aceptar que su ciclo histórico concluyo y que la guerra ya no es solución pues no habrá vencedores ni vencidos.
Se destruirá media naturaleza y media humanidad.
Son esos “Tiempos Nuevos” los que nos esperan.

Autor: Por Aron Berstein