PREVENCIÓN DE ACCIDENTES Interés general

Fecha: Miércoles, 23 Mayo, 2018 - 00:00

Monóxido de carbono

Una nueva temporada fría se despliega y con ella se agudiza la problemática de la intoxicación por monóxido de carbono. Prevenciones y cuidados sobre los mantenimientos y ventilación de las viviendas es la manera de estar alertas.

Son preocupantes las estadísticas por emanaciones que no son detectadas a tiempo y marcan que cada cuatro horas hay accidentes vinculado con la inhalación de monóxido de carbono. Aunque el gas natural es un combustible seguro, lo que es fundamental es estar atentos, atentas, al estado de los artefactos y de la instalación interna de las viviendas.
Se le llama “el asesino silencioso” porque es inodoro, incoloro, insípido y no irritante; duerme y luego mata. Muchas de las víctimas se acuestan a dormir y no despiertan. Por eso es importante seguir los procedimientos de seguridad, entre los que la empresa de gas Camuzzi destaca:

Mantenimiento e instalación
Verificar periódicamente con gasistas matriculados el funcionamiento de sus artefactos a gas y el estado de los conductos de evacuación de gases y rejillas de ventilación.
Evitar descuidos en la revisión de las instalaciones de gas en viviendas deshabitadas durante períodos prolongados, como en ciudades turísticas.
Los gasistas matriculados son los únicos que pueden hacer o modificar una instalación de gas. Para identificarlos, se les debe exigir una matrícula otorgada por Camuzzi Gas.
Toda instalación nueva o modificación de una existente, debe realizarse con la participación directa de gasistas matriculados, notificando a Camuzzi Gas.
Una alarma de detección de monóxido puede proveer protección adicional, pero no sustituye la adecuada instalación, uso y mantenimiento de los artefactos a gas.

Ventilación
Los artefactos que consumen gas necesitan expulsar al exterior los residuos de la combustión. Los conductos de evacuación de gases deben estar adecuadamente diseñados: totalmente independientes de otros conductos estancos, libres de obstrucciones y con salida a los 4 vientos.
Los artefactos necesitan oxígeno del ambiente para producir una combustión eficiente y segura, por lo que es fundamental el correcto funcionamiento de las rejillas de ventilación.
Mantener una ventilación permanente de los ambientes donde funcionan artefactos de gas sin tiraje o tiro natural. Evitar permanecer en ambientes cerrados.
Prestar especial atención en invierno, época en la cual se usa la calefacción y los usuarios tienden a minimizar la ventilación.

Precauciones
Poner atención a la aparición de manchas, tiznado o decoloración de los artefactos o alrededor de ellos. Esto puede ser aviso de combustión incompleta y de generación de monóxido de carbono.
La llama del quemador de los artefactos a gas debe ser de color azul con los extremos transparentes. En caso que esta se torne amarilla o anaranjada, se debe llamar inmediatamente a un gasista matriculado. Al encenderse no debe quedar una parte apagada o demorar excesivamente en encenderse totalmente.
Durante ausencias prolongadas, cerrar las llaves de gas.
Con el quemador a máxima potencia, la llama debe ser estable, sin fluctuaciones en su tamaño.

Los sí y los no
En los ambientes cerrados los artefactos deben ser preferentemente de tiro balanceado.
Los que no posean tiro balanceado, no pueden instalarse en cualquier ambiente.
Los calefones y calefactores de tiro natural y las estufas de tipo infrarrojo, no deben colocarse en baños o dormitorio, por su elevado consumo de oxígeno.
No usar hornallas ni el horno para calefaccionar la casa. Consumen mucho oxígeno y en caso de funcionar mal generan monóxido de carbono.
No utilizar carbón vegetal o mineral para calefaccionar o cocinar dentro de un ambiente cerrado. Los combustibles sólidos son los que generan mayor cantidad de monóxido de carbono.

Los síntomas varían de una persona a otra. Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y las personas que habitan en zonas de gran altitud.
Ante los primeros síntomas, es necesario ventilar el ambiente, recurrir a un centro de salud u hospital o comunicarse al 911. Es importante informar al personal médico sobre la sospecha de estar sufriendo intoxicación por monóxido de carbono.


POR AÑO EL MONÓXIDO DE CARBONO CAUSA 200 MUERTES
Es preocupante la estadística por emanaciones que no son detectadas a tiempo. Marcan que cada cuatro horas hay accidentes vinculado con la inhalación de monóxido de carbono. La cifra impresiona y se advierte que aunque el gas natural es un combustible seguro, lo que es fundamental es estar atentos al estado de los artefactos y de la instalación interna de las viviendas.
Se le llama “el asesino silencioso” porque es inodoro, incoloro, insípido y no irritante; duerme y luego mata. Muchas de las víctimas se acuestan a dormir y no despiertan. Por eso es importante seguir los procedimientos de seguridad, entre ellos: mantener una ventilación permanente de los ambientes, aún en los meses de invierno ya que pueden salvar vidas.
Hacia el año 2017, en los informes del Ministerio de Salud de la Nación, elaborados en base a los reportes del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS), los accidentes por intoxicaciones con monóxido de carbono son producidos en un 87 por ciento por calefones, 8% por calefactores y 5% por cocinas.
Para cualquier emergencia, Camuzzi ofrece los números telefónicos 0-800 666-0810 y 0810-666-0810, las 24 horas y los 365 días del año.

Autor: Redacción EcoDias