ENCUENTROS Cultura

Fecha: Miércoles, 23 Mayo, 2018 - 00:00

Misterios y músicas

Sala llena para cada repertorio y en cada ocasión un enigma para descifrar a través de la música, la literatura y la historia.

Fisterre es el nombre de la agrupación que se dedica a la difusión de la cultura tradicional en el mundo, creada y dirigida por Pablo Cáceres Silva, ofrece conciertos para conocer las realizaciones culturales de muchas tierras. "Este año el ciclo es Los Grandes Enigmas", comienza el músico y conocedor vasto de estas disciplinas. Fisterre rescata material inédito o poco difundido para ponerlo en valor, único en su condición, las investigaciones que logra se ponen en un escenario, instrumentos, poesía y escenografías.

Por el sendero
"En marzo comenzamos la temporada, el primer enigma fueron Los Celtas, el segundo fue Robin Hood, y el tercero, Hadas, elfos y unicornios, que presentamos en el mes de mayo", apunta Cáceres Silva. La Isla de Pascua, el cuarto misterio que será develado por el grupo Odisea. La propuesta que comenzó en marzo se extenderá hasta el mes de noviembre, en una entrega por mes. "El año pasado realizábamos un concierto cada 15 días, ahora estamos haciendo uno por mes. En 2017 pusimos sobre las tablas todo lo que se había investigado años atrás, por 4 años mantuvimos esa agenda, pusimos en evidencia estas indagaciones. Y este año, bajamos a una vez por mes porque empezamos de cero con todos los grupos, armamos repertorio original, con el que no nos habíamos metido antes, por eso es todo nuevo, y requiere un tiempo mayor, de acá a julio mantendremos esta agenda. De esta forma, logramos que los conceptos presentados sean de temática única".
A través de la música se construye un puente para abordar temáticas históricas, "que en lo personal es lo más interesante, porque la música está dentro de la historia de la humanidad y no al revés. Las artes son un reflejo de lo que pasa en algún momento histórico y a veces, viceversa. Cuando hablamos de enigmas no son hechos cerrados, están en la puerta de la historia, y adquiere relieve la cuestión literaria, histórica, sociológica y hasta esotérica llegado el caso. Esto tiene una música que acompaña a ese enigma". El recorrido histórico, literario y musical es extensísimo, "son unos 1.500 años, y algunas cosas se pierden en el tiempo", y esto más que convertirse en un problema es tomado como un nuevo desafío para los grupos musicales.
La Isla de Pascua, el siguiente misterio a develar, "abarca más de 1.200 años, porque en realidad, tomamos la parte más evidente de su historia, los antiguos nativos de la isla pero que ni siquiera son los que habitaron el territorio en primera instancia, es una segunda o tercera oleada migratoria de la Polinesia". En realidad, Cáceres Silva está consciente que la historia del lugar va mucho más atrás, "uno llega hasta donde hay material de investigación, quedan cabos sueltos porque no está todo escrito, es un resumen o un pantallazo". Con la cobertura de 1.000 años de música y de enigmas, sabiendo que detrás hay más que contar, sin embargo, no se encuentra documentado y por ello, no se puede graficar. La investigación del músico trasciende los 10 años de lectura y búsqueda, "siempre salía una canción que la tocábamos como pieza perdida, el año pasado cerramos con esto y decidimos concentrarnos en hacer un especial de la Isla de Pascua". La música es inédita en estas latitudes, "supongo que cuando uno descubre una momia en Egipto, parece mentira pero siempre se van descubriendo cosas nuevas, vamos sacando estas piras arqueológicas y hacemos la muestra".

Próximas
Un concierto es la apertura y el cierre de un libro, que llega a través de una oralidad compleja y armoniosa, porque los relatos que conforman el concierto hacen viajar a los espectadores, en tiempos y lugares próximos y lejanos. Es un conocimiento elaborado con maestría y contado con pasión. Con los grupos de Fisterre se realizan diversas presentaciones y conciertos y en cada una de ellos se varían los instrumentos, "tocamos instrumentos clásicos, que todo el mundo conoce como violín, cello, guitarra, y eso es un soporte para instrumentos mediavales, antiguos, tradicionales de Europa, Asia, se tocan en la medida que se toque música de esos lugares". De esta forma, van al escenario flautas nativas, "no son exactamente las que se tocaban en ese momento pero suenan bastante parecido, esta es la búsqueda, cuando no se tiene el instrumento justo se toca con algún otro instrumento, antiguo también que tenga que ver con esa sonoridad para que te transporte a ese tiempo". Sin sintetizadores ni fusiones, solo se suman los instrumentos que acompañen y favorezcan las posibilidades comunicativas de la época descrita.
"La maravillosa historia del Sol y la Luna", es una de las temáticas que está trabajando Narcilium, uno de los grupos que dirige, "es el enigma de la cuestión mitológica en diversas culturas, que dedican historias al sol y la luna, lo amoroso, lo matrimonial, entre los dos astros, desde lo cristiano a la pagano". Asimismo, se explorará la influencia de ambos en la vida de las personas, tanto en el calendario, la literatura, lo mágico y lo religioso. "Música vikinga", es un enigma con ritmo que en pleno ensayo y construcción. "Canciones de la Madre Tierra" está a cargo del grupo vocal Amarillis. "Los enigmas que tienen las mujeres con la diosa primigenia, rescatando las mitologías anteriores a las masculinas, que dominaron los diferentes territorios, esa música que tiene que ver con la naturaleza y la fuerza femenina dentro de la raza humana". Estos conciertos están en plena preparación, y anunciaremos en nuestra agenda caleidoscopia.


SEDE
El ciclo cumple sus presentaciones en la Universidad Tecnológica, 11 de abril 461, un sábado por mes. "Es el sitio elegido y ofrecido para las presentaciones de este año, nos queda muy cómodo su escenario", la entidad de altos estudios cuenta con instalaciones accesibles para todo público, y también obra la magia de los seres convocados a través de la música.

Autor: Redacción EcoDias