Grupo AmaMAR Instituciones

Fecha: Sábado, 22 Marzo, 2008 - 00:00

Más que dar la teta

Se trata de una ONG integrada por personas que difunden la lactancia materna. Su función excede las recomendaciones acerca de la importancia de amamantar un bebe.

“El grupo para mi significa dar, dar, nada más que eso”, dice Diana Espino integrante del grupo AmaMAR que funciona en las instalaciones del Hospital Penna. Esta ONG se formó hace exactamente diez años cuando un grupo de personas vieron que en el hospital hacía falta gente que asesore a las mamás después que tienen a sus hijos. Según dice Diana, en el Penna llegan muchas pacientes de condición económica baja por lo cual a veces se encuentran con que tienen a su hijo y no saben como amamantarlo, es por eso que se realiza con las mamás todo un trabajo instructivo acerca de la importancia de la lactancia materna y cursos de psicoprofilaxis de post parto: “Por esa razón se formó el grupo AmaMAR y luego con los cursos de asesoras maternales. Nosotros hacemos el curso y después las que llegan las asesoramos también”.

La mejor nutrición
El trabajo del grupo abarca muchas cuestiones básicas con respecto a la tarea de ser madre y que son explicadas a las mamás. Una de esas cuestiones es la importancia de la lactancia materna: “Es lo mejor que le puede pasar al bebe y a la mamá. Hace que el post parto sea más leve y que la paciente se reponga más rápido. Además es lo básico en nutrición para el bebe. No Mucho es la primera vacuna porque tiene todas las vitaminas, minerales y anticuerpos sino que es la mejor nutrición que tiene hasta los seis meses”.
Por otra parte, Diana explicó más ventajas acerca de la leche materna y su diferencia con la leche maternizada. Un bebe criado con leche materna es muy difícil que padezca de otitis, gastroenteritis o gases: “en cambio con las leches maternizadas de cualquier marca puede pasar que no hagan bien, que produzca gases, que no te aumente el peso o que lo aumente demasiado, por eso la lactancia materna es lo ideal”.
Hasta aquí cuestiones básicas que tienen que ver con recomendaciones médicas para un mejor crecimiento del bebe. Pero ¿qué pasa cuando se entra en situaciones difíciles con embarazadas que no toman conciencia de su situación?: “No es un curso que enseñamos a dar la teta y nada más, se llega a más muchas veces. A veces llegamos a madres que no se imaginaron que iban a tener a ese chico
, y no solamente pasa que a veces no lo alzan sino que dicen que no quieren darle la teta. Entonces, hay que llegar a esa gente”.

Trabajo netamente social
Ahí comienza el trabajo más importante y tal vez el más difícil para el grupo. Es por eso que se realiza toda una tarea conjunta con profesionales de diferentes ramas como médicos, psicólogos, neonatólogos e infectólogos.
AmaMAR trabaja con las mamás desde el embarazo asesorando acerca del mismo, del cuidado de los pechos y la forma de amamantar. Y en el supuesto caso de que llegue una paciente embarazada que no se ha realizado controles, lo cual es muy común, se inician diferentes charlas de concientización con la paciente.
Por otra parte, y adentrándonos en el aspecto social, según Diana, hay un índice muy importante de embarazadas jóvenes, chicas de incluso tan solo doce o trece años hacia arriba. Es ahí cuando el rol de enseñar a dar la teta se convierte en un trabajo que va mucho más a fondo: “A esa mamá hay que aconsejarla como a una nena, haciéndole entender que le tiene que dar la teta, que es lo mejor para su hijo y que lo tiene que querer. Ese tema lleva a que ella te cuente y te pregunte ¿Y por qué lo voy a hacer si yo quedé embarazada y no me di cuenta? ¿Por qué lo voy a querer si no quería esto? Ahí uno tiene que llegar a otros planos”.
Para Diana, en AmaMAR lo primero es la importancia de dar el pecho, luego cómo darlo y también el hecho de hacer entender a la mamá que lo tiene que hacer: “Hay que tener una preparación previa en varias áreas y también es muy importante el hecho de que estemos en el consultorio con las mamás desde el embarazo”.

Lo positivo y lo que falta
“La gente ha tomado mucha conciencia de que le tiene que dar el pecho pero pasa que en su mayoría es gente que hace las preconsultas, que va a todos los controles periódicos pero esta la mamá que cae en un hospital público embarazada de nueve meses ya para tener y no se hizo controles....no sabes si está enferma o no. En las más chicas también se nota un cambio, en su gran mayoría lo hay. Es un trabajo educativo, todo es educativo, a la gente si no se la educa, si no se la informa no sabe”.

El después
Cuando la madre tiene a su hijo y retoma su vida, lo que falta es un seguimiento de la paciente y eso tiene relación con la falta de fondos del grupo: “No hay un contacto posterior ya que no damos a basto en el hospital de lo que hay ahí y después porque desde hace un tiempo no tenemos muchas salidas a las salas para dar charlas entonces no se puede seguir haciendo un seguimiento. El tema pasa porque es todo costo y nosotros somos netamente voluntarias, nos pagamos la tarjebus y a veces ir a dar una charla a un barrio lleva un dinero. Hace un tiempo que estamos atrás de un subsidio aunque sea mínimo de la municipalidad que esperemos que este año lo logremos así se abaratan los costos y podemos expandirnos un poco más. Salir no sólo a captar la paciente sino que ver como sigue la mamá y el bebe”.

Autor: Redacción EcoDias