Salud

Fecha: Lunes, 26 Diciembre, 2016 - 00:00

Más cerca de la vacuna

La Asociación Buenos Aires sur frente al Chagas organizó el cierre de sus actividades anuales. Científicos están trabajando actualmente con la posibilidad de una vacuna.

Con presencia de personas afectadas por la enfermedad, familiares e interesados se ofreció una charla informativa cargada de esperanza. El Dr. Diego Guérin habló sobre el proyecto internacional Red VLP para el desarrollo de una vacuna contra Chagas.
“ASOBA es una organización no gubernamental que acompaña como lo hacen los programas gubernamentales que siguen los lineamientos sobre salud, también crear una ong que tenga un aspecto mucho más social, desde la cual se pueda trabajar mucho más desde la promoción y hacerlo con compromiso social con y para los afectados” inició Gabriela Rozas Dennis, una de sus integrantes. “Está abierta para afectados, familias y para todas las personas interesadas en compartir su experiencia, y sobre todo, que nos escuchemos, que se escuche la voz de los afectados”. La primera reunión de la asociación se realizó en Villarino en el mes de febrero de 2014, la segunda en el mes de marzo en Bahía Blanca. “Queremos lograr una mejor calidad de vida a través del conocimiento y el mayor compromiso social” sumó. “Hemos participado en el tercera y cuarta Asamblea Mundial de la Federación Internacional de Chagas, que nuclea las distintas asociaciones que hay en el mundo”. España, Suiza, Méjico son algunos de los países que cuentan con organizaciones de afectados. “ASOBA fue invitada a integrar la Red Iberoamericana contra Chagas y Leishmaniasis para el desarrollo de vacunas para estas enfermedades”. Desde el momento de su creación la organización realiza reuniones y talleres una vez por mes, con charlas de concientización e información en Tornquist, Saavedra, Villarino, Pedro Luro, Ascasubi y Punta Alta, dentro del partido se visitó más el barrio Villa Harding Green y Espora. “Nuestro objetivo para el 2017 podamos reunirnos más y que participen más personas”.
ASOBA participó con otras instituciones para dar a conocer sus objetivos, organizó una caminata el Día Nacional de Chagas, también organizó una recaudación de fondos para darle continuidad a los viajes a la región mediante un evento cultural. Acercarse a las ciudades es sumamente productivo porque “los afectados pueden recibir una información de manera directa”, y combatir las ideas erróneas que giran entorno a la enfermedad. “Los desafíos son ampliar la zona de ASOBA hacia Buenos Aires, aunque no lo parezca cuando se habla de Chagas debemos interpretar que no reconoce fronteras, se mueve mucho y entonces por qué no pensar que puede estar presente en Púan, Pringles y todos las localidades próximas, hay que llegar a esos lugares para darle información a esas personas que pueden estar afectadas, ser la voz de esos que están solos y no se pueden acercar” explicó Pablo Mangold, quien preside la entidad. “La Asociación vincula proyectos del Estado como el que trabaja la municipalidad de la ciudad, ese trabajo afecta a la región y de esta forma llegamos también a familiares y afectados. La idea es sumar miembros, no solo afectados sino también interesados. Además queremos fomentar el cumplimiento de la ley que incluye el tratamiento de las personas con la enfermedad, a veces se lo carteliza como chagásico o se hace un preocupacional y lo dejan sin trabajo. No solo tienen que saber de Chagas los enfermos de Chagas sino también la comunidad, los médicos, las obras sociales, los laboratorios bioquímicos, las empresas y el común de la gente”. Uno de los grandes estigmas de la Enfermedad de Chagas es que está asociada a “vinchuca y rancho, pobre y negro, eso es de ellos, es de los de allá, por eso es tan importante la difusión a través de una asociación”. ASOBA es parte de FINDECHAGAS, Federación Internacional de Asociaciones de personas afectadas por la Enfermedad de Chagas, que nuclea a otras entidades del mundo, “cada dos años se realiza una asamblea y un compartir de todo lo que se va logrando en cada lugar en el que se está trabajando, estuvimos en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia y el año pasado se hizo en La Plata, el próximo año se hace en México”.

Producto de investigación
“Los gobiernos no quieren hablar no solamente de Chagas, no quieren hablar de las enfermedades de la gente y mucho menos de las enfermedades que no son negocio, entonces lo tratan de ocultar por incapacidad, por vergüenza porque no tienen respuesta frente a una persona que dice estar enferma” afirmó en la introducción el Dr. Diego Guérin, especialista en el área de la Física, recibido en la Universidad de La Plata, experto en virus, quien está trabajando desde los años `90 en el tema Chagas. “La Enfermedad de Chagas fue descubierta hace mucho tiempo, más de 100 años, sin embargo aún hoy seguimos esperando que haya mejores instrumentos para combatir la enfermedad y atender a los enfermos. Todavía hay mucho camino por hacer”.
“El proyecto de la Red VLP reúne a mucha gente y ha sido motivado por el interés que tenemos algunos investigadores y profesores de universidad, se han unido algunas empresas, varios investigadores de distintos países y sobre todo hemos incorporado durante el 2016 un elemento muy importante que es asociaciones como ASOBA” describió el especialista.
¿Por qué no se ha hecho una vacuna contra el Chagas hasta ahora? “Es muy difícil hacer una vacuna que proteja, de todas las enfermedades humanas del mundo se logró erradicar solamente una, la viruela” explicó. “Otra es que se necesitan recursos económicos para hacer una vacuna, si bien es cierto que hay muchas organizaciones. La característica de la enfermedad hace que no haya interés por parte de las grandes empresas, que quieren ganar con la realización de los medicamentos. Esta enfermedad pertenece al conjunto de las desatendidas, porque no se atienden debidamente para la sociedad. Tenemos entonces que buscar más recursos. Un tercer elemento que hemos sumado a este proyecto son las asociaciones porque necesitamos la voz de la gente, de quienes padecen la enfermedad y de quienes se solidarizan con una búsqueda de una causa que es justa. Estamos avanzando desde el punto de vista científico, no falta avanzar en los otros terrenos, tratar de que estas asociaciones sean las orejas y la voz de estos proyectos”.
“Lo que queremos es que todos asumamos un rol protagónico, que informemos a través de las redes sociales, que difundamos esta propuesta y de esta forma encontremos gente que sí pueda aportar para este proyecto” invitó.

Desafío
El tripanosoma cruzi lo transmite la vinchuca, “este parasito tiene un ciclo de vida dentro del insecto y un ciclo de vida dentro del humano. Afecta a humanos y a animales, y en lugares deshabitados los animales son reservorio del trypanosoma cruzi como las mulitas, las comadrejas. Por eso hay que saber que la enfermedad no puede ser erradicada, sí se puede controlar”. Como la erradicación no es posible, los especialistas se inclinan por las campañas de rociado, limpieza y vigilancia de las casas donde hay afectados.
Pensar en una vacuna es tomar la decisión de realizarla como prevención, para quienes no están infectados, que actúe como protección o para tratar a las personas con la enfermedad. El trypanosoma cruzi afecta al corazón o al colon. “Como la tecnología avanza, las investigaciones avanzan, internet avanza, hay que utilizar estos recursos y sumarlos para hacer una vacuna para el Chagas”.
“Descubrimos un virus que ataca a las vinchucas, es como una pelota de fútbol, obviamente extremadamente pequeño, a partir del estudio de ese virus nos dimos cuenta que si uno le saca la información genética, una molécula que es la que produce la enfermedad, lo que nos queda no produce la enfermedad y tiene la misma capacidad de una sustancia química llamada coadyuvante. Para hacer una vacuna contra el Chagas lo que tenemos que hacer es tomar esa pelota ponerle el trypanosoma cruzi. Eso es lo que estamos haciendo y lo estamos aplicando en ratas de laboratorio en Brasil”. Las investigaciones sobrellevan la comparación de los virus de los afectados en diferentes partes de América, “estudiados se seleccionan cuáles son los antígenos más adecuados para hacer la vacuna”.

INICIATIVA
La Red Iberoamericana contra Chagas y Leishmaniasis se encarga de reunir la información y las herramientas necesarias para poder desarrollar vacunas contra Chagas y Leishmaniasis. La misma congrega a investigadores, centros académicos, empresas de biotecnología, organizaciones no gubernamentales vinculadas a ambas enfermedades para trabajar en forma conjunta. Las investigaciones se financian de manera directa de la sociedad a través del mecanismo de micro mecenazgo donde en una plataforma de internet cualquier persona u entidad puede aportar dinero para el proyecto.
El rol de las organizaciones no gubernamentales es prioritario, ya que son el nexo entre la comunidad científica y el resto de la sociedad. El trabajo mancomunado dentro de la red entre investigadores y asociaciones redundará en dar visibilidad pública al trabajo científico, incrementando el valor social de la labor solidaria que desarrollan las mismas. El micro mecenazgo permite el ingreso de dinero también para las organizaciones, de esta forma ellas pueden realizar tareas propias de difusión, prevención y vinculación. Integran la Red una veintena de asociaciones de afectados, fundaciones, facultades, universidades e institutos encargados de la investigación, análisis y pruebas tanto de Argentina, España, Paraguay, Bolivia, Brasil, Portugal, Uruguay y
Colombia. Para conocer más de este proyecto es posible leer on line: redvlp.org

DATOS Y DEFINICIONES
Se calcula que en el mundo hay entre 6 y 7 millones de personas infectadas por Trypanosoma cruzi, la mayoría de ellas en América Latina.
La transmisión vectorial se produce en las Américas. Los vectores son insectos de la subfamilia Triatominae (chinches) portadores del parásito causante de la enfermedad: Trypanosoma cruzi.
Inicialmente, la enfermedad de Chagas estaba confinada a la Región de las Américas, principalmente en América Latina, pero en la actualidad se ha propagado a otros continentes.
La infección por Trypanosoma cruzi se puede curar si el tratamiento se administra al poco tiempo de producirse la infección.
En la fase crónica de la enfermedad, un tratamiento antiparasitario puede frenar o prevenir la progresión de la enfermedad.
Hasta un 30% de los enfermos crónicos presentan alteraciones cardiacas y hasta un 10% padecen alteraciones digestivas, neurológicas o combinadas. Todas estas manifestaciones pueden requerir un tratamiento específico.
El control vectorial es el método más útil para prevenir la enfermedad de Chagas en América Latina.
El cribado de la sangre es decisivo para prevenir la infección mediante las transfusiones sanguíneas y el trasplante de órganos.
El diagnóstico de la infección en las embarazadas, sus recién nacidos y los hermanos es esencial.
Datos de la Organización Mundial de la Salud.

Autor: Redacción EcoDias