Opinión

Fecha: Martes, 29 Agosto, 2017 - 00:00

Los remedios de la abuela

Soy tan viejo que ni me acuerdo de los años que tengo. Hace un año dejé atrás los 90.
Las medidas que tomó la cúpula cegetista de una movilización para el 22 de agosto y después en septiembre convocar a un comité confederal y si vamos a un paro o no.
Son las compresas y ventosas de mi abuela (hace 100 años). “Y pensar que hace 10 años fue mi locura”, me refiero a los dirigentes del movimiento organizado de la clase obrera.
Marx analizó en “El Capital” que el capitalismo no puede entenderse sin conocer la función del trabajo de donde obtiene sus ganancias, y por eso consideró a la clase obrera como la enterradora del sistema capitalista.

¿Se equivocó Marx, o los dirigentes? Tengo una entrevista que Lenin concedió a periodistas españoles y que se publicó el día que Lenin falleció.
Rescato dos cosas: le dijeron que en la Urss no había libertad. Lenin les respondió: En mi país, la Urss, nosotros no hablamos de libertad de expresión, nosotros hablamos de dictadura del proletariado. Y dijo: Si no fuera porque el movimiento organizado de los trabajadores no adquirió conciencia de su condición de clase -y por ende su participación en la Revolución, lo que se asemeja a lo que nos pasa hoy en la Argentina- por eso Lenin afirmaba que la misma dictadura del proletariado se prolongaría por muchos años, puesto que si la revolución triunfase destruida la división de clases nuestra misma dictadura no tendría contra quien aplicarse y lógicamente se extinguiría. Digámoslo de otra manera: al desaparecer la división de clases y las formas capitalistas de producción, ¿contra quién ejercitamos la dictadura?
Más claro aún, sin capitalismo y división de clases, estos se extinguirían y desaparece la dictadura. La transición de un sistema si se realiza pacíficamente promete vida a futuro por delante, de lo contrario peligra el futuro de la humanidad, económico, financiero y social.
Tal como lo estamos viendo, en esto la participación de los pueblos será determinante, por eso vemos la ofensiva que se ha lanzado con formas y métodos cada vez a mayor escala para impedir que la conciencia humana se coloque a la altura de los acontecimientos que estamos viviendo.

Autor: Por Aron Berstein