REIVINDICACIÓN Interés general

Fecha: Miércoles, 2 Septiembre, 2020 - 00:00

Los pueblos indígenas celebraron su día

El 9 de agosto es una fecha internacional y la oportunidad para hablar de los derechos humanos de los pueblos indígenas y llamar la atención acerca de su situación actual, en tiempos de pandemia.

Los pueblos indígenas de América padecen el racismo estructural y la discriminación histórica. Sufren desigualdad social, laboral y económica.  A pesar de las adversidades que afrontan, demuestran una gran capacidad de readaptación a su medio para sobrevivir.
Para hacer visible su lucha la Organización de Naciones Unidas propone este año pensar en el “Covid-19 y la resiliencia de los pueblo indígenas”. Aseguran que, en primera instancia, son un grupo de expertos que hace siglos advierten sobre las consecuencias del daño ambiental. Sus territorios albergan el 80% de la biodiversidad del mundo; sus cultos y prácticas se basan en mantener el equilibrio ambiental, ya que consumen solo lo que necesitan y no modifican su entorno. Esta cosmovisión tiene las características particulares de cada grupo social, aunque coinciden en el respeto por el medio ambiente.

Situación actual
Los pueblos indígenas de América comprenden 2.467 territorios, 826 comunidades y más de 476 millones de personas. La pandemia ha visibilizado las problemáticas y dificultades que enfrentan cotidianamente. Más del 86% trabaja en la informalidad sin cobertura social y el 85% sufre inseguridad alimentaria. Más de 200 de sus comunidades viven aisladas sin ningún tipo de servicio público o social, sin agua, sin luz, cloacas u hospitales.
Muchos de los pueblos indígenas hablan en su propia lengua y no tiene acceso a la información masiva. Las campañas de salud no se adaptan a sus idiomas, por lo tanto, las desconocen.
En número similar, no tienen acceso a los sistemas de salud públicos por ser discriminados o estigmatizados en los centros de salud. Las familias por tradición comparten viviendas multigeneracionales, es decir que viven varias familias bajo un mismo techo. En tiempos de Covid-19, esta situación genera un foco de fácil contagio.
Organización de Naciones Unidas, Organización Internacional del Trabajo y Organización Panamericana de la Salud realizan campañas de asistencia sanitaria y control epidemiológico. Buscan entablar diálogos con líderes de cada comunidad y la adaptación de las campañas a sus costumbres y valores culturales. También se les facilita el acceso a elementos de aseo, como agua y jabón, concientizándolos sobre la necesidad del distanciamiento social, una de las medidas de prevención prioritarias.
Se analiza la cosmovisión y cultura a través de sus rituales para elaborar adaptaciones que respeten los protocolos sanitarios sin interrumpir sus costumbres. La integración de los pueblos indígenas a la lucha contra el Coronavirus es urgente. Su inclusión fomenta su adaptabilidad a las políticas de desarrollo que vienen y prometen un mundo más justo para todos.
La pandemia por Covid-19 pone en riesgo la superviviencia de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario o contacto. “Las mujeres indígenas se ven particularmente afectadas debido al aumento de la violencia y el acoso”.Para favorecer la resiliencia, es importante la colaboración entre los grupos indígenas, también generar acceso al trabajo decente y la protección social.

Fuentes: Organización de las Naciones Unidas, Organización Internacional del Trabajo, Organización Panamericana de la Salud  y Organización Mundial de la Salud.

EN NUESTRA REGIÓN
Desde Ecos Puntaltenses adherimos a la fecha e impulsamos un espacio de reflexión sobre estos grupos sociales, a pesar de que nuestra región tiene antecedentes pretéritos de su existencia.
De acuerdo a datos aportados por el Archivo Histórico Municipal, la presencia de la humanidad en la región data de hace 10.000 años, y hace referencia a grupos nómades. “
Estas sociedades de diferente origen étnico, se vinculaban a través del comercio y eran capaces de cubrir largas distancias para conseguir de los blancos yerba, tabaco, harina que cambiaban por sus ponchos, plumas, ganado y piezas de talabartería”. Esto fue apoyado con el ingreso de los caballos al territorio. En la edición 52 seguiremos el tema.

Autor: Redacción EcoDias