¿Hola? Ecología

Fecha: Sábado, 5 Mayo, 2007 - 00:00

Los peligros del celular

Mucho hemos hablado de las antenas de telefonía celular y del peligro latente que corren quienes están expuestos a las mismas.
Pero existe riesgo también para aquellos que simplemente utilizan la telefonía celular. Son muchos los estudios a nivel internacional que lo comprueban, y alarmantes los datos.

Un problema crónico
El ingeniero Néstor Mata, de la Universidad Tecnológica Nacional de nuestra ciudad, brindó algunas estadísticas que vinculan el empleo del teléfono celular con la aparición de determinados tipos de cáncer, por efectos acumulativos dependiendo del uso que se le dé al aparato: “Se ha encontrado que en el uso de 2.000 horas acumulativas en diez años, que es más o menos el promedio de media hora por día, puede llegar a producir hasta un 280% más de probabilidades de tener un cáncer cerebral con respecto a aquel que no lo usa. Todos estos estudios son de los suecos de 1999 sobre los diez años anteriores, y hay otros que han concluido el año pasado, que dicen que con el uso de 4.000 horas acumulativas en diez años, que serían más de una hora por día, se va hasta 800% de probabilidades de cáncer cerebral”.
Todo esto lo produce la radiación electromagnética pulsada que proviene de la modulación digital, que produciría alteraciones en el ADN. Por otro lado, hay datos que afirman que cualquier persona con un cáncer incipiente tiene un aumento de la proliferación de las células cancerosas cuando son expuestas a radiaciones de este tipo. Para este caso, Mata cita un estudio experimental realizado en Australia: “Sobre 200 ratas que se les inyectó cáncer linfático, a 100 se las expuso a la iluminación de una torre de transmisión de un sistema parecido al GSM que y otras 100 fueron aisladas. Al cabo de 18 meses de las expuestas murieron 43 y del otro grupo 23, prácticamente la mitad. Hay un asidero bastante considerable en cuanto a experiencias que son irrefutables”.

Otro problema: la potencia
En nuestro país la norma sobre teléfonos celulares establece que el nivel de radiación es de 935 microwats por centímetro cuadrado en seis minutos de tiempo como máximo de exposición. Por ejemplo, un teléfono a una distancia de sesenta centímetros, usando el sistema sin manos, tiene una potencia de 4,5 miliwatts, o sea 4.500 microwats por centímetro, casi cinco veces por arriba de nuestra norma. Este parámetro, dice Mata, se basa en normas internacionales pero que están consideradas para efectos térmicos y no para los biológicos: “El Comité Internacional de Protección de Radiación no Ionizante establece claramente que es una norma para efectos térmicos. Ellos mismos dicen que todavía no hay suficientes estudios como para discriminar un umbral determinado como para proteger contra efectos biológicos pero creo que hay bastantes evidencias”.
La potencia ideal según el ingeniero sería de 1,4 microwats por centímetro cuadrado: “A partir de ahí hay muchos efectos en diferentes niveles pero el mínimo sería ese”, y además explica la manera de llegar a ese ideal: “En Austria se puso un punto de micro watt por centímetro cuadrado y eso se puede lograr porque hay una metodología desde el punto de vista de la ingeniería que permite hacerlo. En vez de tener torres concentradas en distintos puntos de la ciudad, lo que se hace es ubicar estaciones distribuidas a lo largo de cada una de las cuadras, y se usan dispositivos que serían como microantenas que dan una radiación pareja por debajo del punto de micro watt: y todo el mundo se puede comunicar sin problemas”.

Desconocimiento
Decíamos que no solo cáncer podría provocar el celular sino también otros problemas de salud, y en este caso tan sólo por portarlo: “Teniendo el celular estamos recibiendo radiación cada diez segundos que tiene que ver con el pulso de identificación del teléfono. Es un problema porque depende de la zona del cuerpo donde tenga el teléfono. En Europa se ha reducido la producción de esperma masculino a un 30% ya que se usa el teléfono en la cintura, bolsillos, lugares donde no debe usarse; lo mismo pasa con las mujeres con el tema de los ovarios. Los problemas de infertilidad están aumentando notablemente y hay problemas nerviosos que también están aumentando”.
El desconocimiento también tiene que ver con que no es algo directo, que nos perjudique ahora mismo sino a largo plazo, es como que no nos damos cuenta y no medimos qué uso hacemos de algo hoy tan necesario con un celular: “El problema de la radiación no es un efecto directo, momentáneo o instantáneo, es un efecto acumulativo, es un problema de radiación crónica”.

Autor: Redacción EcoDias