MARCHA EN LA PLATA Derechos Humanos

Fecha: Martes, 26 Septiembre, 2017 - 00:00

Los lápices de la UES siguen escribiendo

Multitudinaria marcha en la capital provincial al cumplirse 41 años de la Noche de los Lápices. Los manifestantes exigieron la aparición con vida de Santiago Maldonado.

En el marco conmemorativo del 41° aniversario de la Noche de los Lápices cientos de personas entre jóvenes, adultos y adultos mayores, marcharon en La Plata desde Plaza Italia hasta el Ministerio de Obras Públicas de la provincia en 7 y 58. Los manifestantes, alumnos de escuelas secundarias, universitarios y de organismos de Derechos Humanos, Político partidarios, Sindicales y particulares también exigieron por la aparición con vida de Santiago Maldonado.
Aquel 16 de septiembre de 1976, la dictadura cívico-militar llevó a cabo un operativo para secuestrar a estudiantes y militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Esa noche, policías y militares se llevaron de sus domicilios a Víctor Treviño, Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro. Al día siguiente, capturarían a Emilce Moler y Patricia Miranda, y más tarde a Pablo Díaz, quien formaba parte de la Juventud Guevarista. Gustavo Calotti, que había terminado el secundario un año antes, fue secuestrado el 8 de septiembre. Todos fueron conducidos al centro clandestino de detención conocido como Arana, donde sufrieron torturas durante semanas, y luego se los trasladó al Pozo de Banfield. Seis de ellos continúan desaparecidos.
Hoy, al cumplirse 41 años de aquel operativo la memoria colectiva sigue diciendo presente en parte del pueblo movilizado y cada año las marchas se nutren de cantos de esperanza militante. Esta vez, las columnas comenzaron a agruparse en el centro de Plaza Italia del centro platense. Una de las presentes y referente de Derechos Humanos de la capital provincial, Nora Ungaro, indicó a los medios presentes que “es un año especial, porque no solo es el 41º aniversario de los chicos, sino que además cumplimos once años sin Jorge Julio López y estamos atravesando esto tan terrible, lo que ocurrió con Santiago Maldonado. Este gobierno nos hace retroceder quitándonos derechos y persiguiendo a aquellos docentes que se preguntan por Santiago”.
Cabe destacar que todos los secuestrados en los sucesos de la Noche de los Lápices tenían apenas entre 14 y 17 años, como la mayoría de los pibes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Los operativos estuvieron a cargo del Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el genocida general Ramón Camps. Los estudiantes secuestrados y desaparecidos durante ese operativo fueron Daniel Alberto Racero, María Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Francisco “Panchito” López Muntaner, Claudio de Acha y Horacio Ungaro.
Uno de los referentes de H.I.J.O.S La Plata, Matías Facundo Moreno, indicó que “estamos acá a 41 años de la noche de los lápices, por un lado recordando a los compañeros que no solo estuvieron luchando por un boleto estudiantil, sino que militaban en un proyecto de resistencia a la última dictadura cívico militar y hoy en un año particular en el cual nos atraviesa la desaparición de Santiago Maldonado y la de Johana Ramallo, desaparecida el 26 de julio de 2017. Esto nos refuerza la necesidad de juntarnos y hacer visible la exigencia de aparición con vida de Santiago Maldonado y Johana Ramallo. Violencia institucional hubo siempre, pero el tema está en la posición que toma el estado ante esa violencia institucional. Hoy en este presente vemos que hay un estado nacional que da un sinfín de explicaciones pero sin ir de lleno sobre la fuerza responsable de la desaparición de Santiago Maldonado como fue la Gendarmería. Hay un gran porcentaje del pueblo argentino que no se banca vivir en un país donde hay un pibe desaparecido en democracia”.

María Clara Ciocchini tenía 18 años cuando la secuestraron, era oriunda de Bahía Blanca, fue scout en de la parroquia La Pequeña Obra. Estudiaba Bellas Artes, en La Plata, donde conoció a Claudia Falcone. Las dos militaron en UES. Según testimonios, fueron vistas en los Centros Clandestinos de Arana y Pozo de Banfield.


DIANA PIZÁ EN HOMENAJE A LOS COMPAÑEROS DE LA UES
En un homenaje a los compañeros secuestrados en “La Noche de los Lápices” nos encontramos con nuestra directora en la Escuela Normal, Vicente Fattone, que con mucha tristeza nos preguntaba, se preguntaba ¿por qué a nuestros chicos, a tantos de nuestros chicos?
Nadie tiene que arrepentirse por habernos enseñado a pensar. Nosotros fuimos eligiendo un camino en libertad, es posible que no fuese el que hubiesen querido nuestros mayores, pero eran los aires del mundo, de América latina, de Argentina. Fue un camino de compromiso asumido con toda la responsabilidad, inexperiencia y entrega de que son capaces los adolescentes sensibles, desprendidos, amorosamente desfachatados y alegres. Nuestras ganas de vivir nos hacían luchar por la justicia, una justicia parejita sin pibes con hambre y panzas hincadas. La imagen del hambre en Biafra nos taladraba la cabeza, y así llegó el hambre en nuestros barrios a ser motivo de preocupación ineludible, también nuestra educación, las escuelas, los compañeros y la política como herramienta de cambio social.
Quizá tengamos que arrepentirnos nosotros, los que caminamos extrañando, no de nuestra militancia ni de nuestros sueños, sino de no haber sabido descubrir a tiempo y mostrar al resto de la sociedad lo que podía significar la represión y el terrorismo de estado.
Los responsables civiles y militares de la Dictadura Cívico-Militar, que están siendo juzgados, nos llevaron a tantos queridos compañeros y compañeras, los desaparecieron, los asesinaron salvajemente. Intentaron borrarlos de la historia, invisibilizarlos junto a los ideales que fueron motivo de una participación comprometida, pero no lo han logrado.
Los que hemos sobrevivido los estamos nombrando como protagonistas de nuestra historia, luchadores por un modelo de nación con mayor justicia y dignidad. Vuelven a estar junto a nosotros, en cada esfuerzo, en cada síntesis lograda, en cada acción de este trabajo permanente por el país que nos debemos. Este será nuestro mejor homenaje.

Autor: Redacción EcoDias