CIENCIA Y ECOLOGÍA Ecología

Fecha: Martes, 8 Agosto, 2017 - 00:00

Los invasores

Plantas y animales son partícipes de los movimientos humanos, esta actividad impacta en el medio ambiente, la economía, la salud y el patrimonio cultural. Un café con sabor a colonizaciones y procesos globalizadores.

"Desde siempre las personas nos hemos movido de un lugar a otro del planeta y llevamos con nosotros algunas especies porque queríamos, plantas, animales y semillas, algunos cultivos, que nos garantizaban de alguna manera la forma de vivir en los lugares que íbamos colonizando", introduce el Dr. Sergio Zalba, integrante del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional del Sur.

Un pasaje

"Al mismo tiempo, llevábamos otras especies, sin querer, por ejemplo especies causantes de enfermedades: los parásitos, las bacterias. El tema es que en los últimos años la tasa de movimiento de especies de una región a otra se ha multiplicado miles de veces, eso implica poner en contacto en tiempos que son evolutivamente instantáneos, especies que estuvieron separadas durante el resto de la vida en la Tierra" explicó el especialista. "Esas nuevas relaciones, en general, pasan desapercibidas, pero hay un pequeño conjunto de especies que provocan cambios significativos sobre el ambiente". Las especies que llegan a un nuevo lugar forman una población "que crece y se expande constituyendo lo que conocemos como invasiones biológicas". Esto se traduce en impacto sobre el ambiente, la economía y la salud, "y al mismo tiempo son una fuente tremendamente interesante de preguntas y respuestas para la Biología".
Si la ciencia se plantea mover una especie de un continente a otro surgirán interrogantes acerca de sus consecuencias. Puede ser un experimento gigantesco, "generalmente no planificado, en el que podemos poner a prueba hipótesis que tienen que ver con la co-evolución, la evolución conjunta de los organismos, con la adaptación a una nueva situación. Uno podría esperar que sea muy difícil para una especie adaptarse a situaciones ecológicas nuevas, de hecho eso pasa, la mayoría de las especies les va mal. Un pequeño conjunto de organismos, en cambio, consiguen establecerse y crecer; a veces, más allá de los límites que nosotros mismos podríamos imaginar". El fracaso o el éxito de una invasión ayudan a responder preguntas de muchísimo interés para la ciencia.

Conocidos

"Entre los impactos mejor conocido de las especies exóticas invasoras están los efectos que tienen sobre los ecosistemas, las nuevas especies se encuentran con presas o competidores que no han convivido con ellas y entonces en muchos casos provocan la reducción en los números de las especies nativas, llevándolas en ocasiones hasta el límite mismo de la extinción" planteó Zalba. En este punto, algunas especies comienzan una tarea mayor, "actúan como verdaderos ingenieros de ecosistemas, pueden cambiar la frecuencia o intensidad de los incendios o pueden modificar de raíz el paisaje", esto sucedió con la invasión de castores en el territorio de Tierra del Fuego, donde extensas superficies de bosque se van extendiendo y se van transformando en pastizales, "a partir del efecto que tienen los castores sobre el bosque de lenga y de ñires". En el hemisferio orte, sitio de donde son nativos estos animales, "los árboles con los cuales construyen sus diques son capaces de rebrotar después de cortados, nuestros bosques australes no tienen esa capacidad y entonces, el efecto no es sobre una de las especies, sino que cambia absolutamente el paisaje".

Azar y no

Algunas especies llegan a otros lugares de manera accidental. "Se calculan que hasta 4.500 especies son trasladadas cada día en el agua de lastre, que es cargada en los buques en los viajes oceánicos cuando no llevan carga comercial y tienen que garantizar la estabilidad de la navegación". Los depósitos cargados de agua se convierten en el transporte de muchos organismos llevados de un lugar a otro involuntariamente.
Otra especies son transportados con algún objetivo, "como fue el caso de los castores en Tierra del Fuego, 20 animales fueron trasladados desde Canadá hasta el sur del país para establecer una población, que comenzó en el Lago Fagnano, para que con el tiempo se obtenga un recurso que a través de la caza genere pieles. Nunca se pudo establecer una actividad económica sustentable a partir de los castores, y lo que sí tenemos ahora uno de los bosques más valiosos en diversidad biológica bajo una seria amenaza que implica la presencia de esta especie, tanto en Tierra del Fuego argentina como del lado chileno, donde pudo expandirse de manera espontánea".

Enfermedades nuevas

Dengue, Chikungunya y Zika son enfermedades devenidas de un vector invasor. "Fueron traídas de otro continente, propagadas por un vector, un mosquito, traído desde África. Nadie trajo a ese mosquito voluntariamente" describió. "Inadvertidamente movemos enfermedades o vectores de un continente a otro y eso representa un desafío tremendo en países donde la inversión en salud es escasa y donde la formación de nuestros profesionales de la salud no incluyen esas enfermedades, que son nuevas. Ni nuestros médicos ni los profesores ni los libros que estudiaron en la facultad hacían mención, prácticamente, porque no eran enfermedades que teníamos". Las especies invasores son un riesgo significativo para la salud.
Esta cuestión preocupa a los países y los organismos internacionales, por las grandes pérdidas económicas que produce la introducción voluntaria o involuntaria de especies. "En Estados Unidos calcularon que cada año pierden 137 mil millones de dólares como causa de la presencia de especie exóticas invasoras, tanto por los daños directos como indirectos que tienen que invertir para tratar de limitar el problema". A nivel global se supone que el costo es de 5% del producto bruto interno, es decir, de todo lo que se comercia en el planeta, eso es más o menos 4 veces la deuda externa de Grecia".

- Reseña perteneciente al 8° Café Científico organizado por Fundasur y CONICET Bahía Blanca en la Casa Coleman.

Autor: Redacción EcoDias