AVANCE Educación

Fecha: Martes, 15 Noviembre, 2016 - 00:00

Logro institucional

Se inauguró el Observatorio Ionosférico, iniciativa de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional junto a el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Roma y la Facultad Regional de Tucumán. El proyecto de carácter científico se suma a la proyección internacional que tienen las universidades argentinas en cuanto a materiales y capital humano formado.

El logro es producto de un importante subsidio otorgado a la casa de estudios por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. La obra fue puesta en marcha el pasado 26 en las instalaciones de Montevideo 340, donde funciona el Centro de Extensión Universitaria de la citada facultad. Finalmente, se oficializó su actividad el 7 de noviembre con un acto abierto a autoridades municipales, representantes consulares y autoridades universitarias. "Estoy muy contento y orgulloso de participar de esto que por ahí tiene mucho más implicancia de lo que a simple vista parece", aseguró Héctor Gay, intendente municipal. "Estas son las cosas que importan en las relaciones y cooperaciones que se pueden hacer, en un mundo cada vez más chico justamente a partir del avance de las comunicaciones. Y estos pasos que estamos dando tienen sentido si lo aplicamos con ese sentido de cooperación para mejorar la vida de la gente".
"Recuerdo que exactamente a apenas una semana de haber asumido nuestra gestión, el señor decano nos fue a ver un poco preocupado por algunas demoras que había para que explicarnos la importancia y conociendo a Liberto (Ércoli) le ponía mucho énfasis en que esto era importante y que teníamos que avanzar. Obviamente lo era y por eso quiero agradecer a toda la gente de Ciencia, Innovación y Tecnología de nuestro municipio que ha trabajado con esto, también al señor presidente del Concejo Deliberante que recibió y aceleró los pasos para que junto con el resto de los ediles pudiésemos aprobar y subsanar algunas demoras que había", puntualizó. "Feliz de haber aportado nuestro granito de arena y que signifique que Bahía Blanca esté en el mapa de las comunicaciones y que esto pueda servir a la gente así que gracias a todos y felicitaciones a la gente de la (Universidad) Tecnológica" finalizó el funcionario.

Circuitos

La ionosonda es una antena en forma romboidal de 40 metros de base por 25 metros de alto que se debe instalar en un campo, conectado con una fibra óptica a equipos electrónicos que tomarán las mediciones, además esta ionosonda se conectará a otras en una red global -en todos los continentes- brindando datos instantáneos de radiaciones y permitiendo también hacer observaciones de otras ionosondas, formando un observatorio permanente. Esta es la segunda ionosonda que se instala en el país: la primera fue instalada en Tucumán, en la Facultad que la Universidad Tecnológica Nacional posee en esa provincia. Permitirá cubrir la parte sur del país y así abarcar todo el territorio nacional.
La información experimental obtenida con este instrumento se envía vía internet al INGV en Roma y a la red de estaciones de ionosondeo vinculadas en todo el mundo, usando estos datos y los obtenidos en otras partes del mundo se construye un mapa ionosférico. Con esta información se confecciona una guía para la selección de frecuencias de las comunicaciones de alta frecuencia entre móviles y una estación base especificada. El aporte de las mediciones de este observatorio junto con el de la Facultad Regional de Tucumán de la UTN y el instalado en Puerto Argentino, en las Islas Malvinas, tiene gran relevancia para la zona sudamericana, lo que fue destacado por el Space Weather Service de Australia y el Global Ionospheric Radio Observatory, Center Atmospheric Research de la Universidad de Massachusetts.
La ionósfera es una región de la atmósfera superior, que se extiende aproximadamente desde 50 a 2 mil kilómetros de altura, allí se encuentra una ínfima porción de la masa gaseosa que constituye la atmósfera, una millonésima parte de la masa total de la atmósfera. Por acción de la radiación solar se produce la ionización de algunos átomos y moléculas, esto significa que a estos constituyentes atmosféricos la radiación les quita partículas cargadas eléctricamente denominadas electrones. La cantidad de electrones libres generados por la radiación solar es lo suficientemente importante como para afectar a las ondas de radio que por ella se propagan. Con el observatorio ionosférico se conocerá el comportamiento específico de la atmósfera superior y se puede predecir mediante el uso de modelos teóricos y empíricos de fundamental importancia para los sistemas que utilizan señales de radio como los de comunicación de alta frecuencia, de detección y rastreo de satélites, de navegación por satélite, entre otras.
Esto llevó a que el Comité sobre Navegaciones Espaciales y la Unión Internacional de Radiociencia impulsaran la creación de un grupo de trabajo internacional de científicos para el desarrollo de un modelo que se denomina International Reference Ionosphere (IRI). La ionosonda es un radar que envía pulsos electromagnéticos verticales con frecuencia de entre 1 y 20 Mhz los que son reflejados en la atmósfera superior y regresan a Tierra, la ionosonda mide el intervalo de tiempo que transcurre entre la salida del pulso y la llegada del eco y luego calcula la altura donde se produjo la reflexión.
En Argentina, el origen de esta investigación colaborativa se remonta al año 2005 cuando la Facultad Tucumán de la UTN ingresó al proyecto. Es así que desde 2007 opera continuamente en esa ciudad del noroeste argentino una ionosonda, constituyéndose desde entonces como un factor de conocimiento real de las condiciones ionosféricas en el hemisferio sur para aplicaciones climatológicas espaciales. El costo del proyecto fue afrontado por el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina. Será operado por docentes investigadores y alumnos becarios de las carreras de Ingeniería Electrónica y Eléctrica de la Facultad local.
La instalación de la sonda aportará habilidades tecnológicas y conocimiento científico y colocaría a la ciudad como un punto importante que va aportar información de muy alta calidad al estudio ionosférico. Los aportes científicos serían aprovechados por las comunicaciones y navegación comercial y militar. El observatorio operará durante las 24 horas diarias durante los 365 días del año.

Autor: Redacción EcoDias