La crítica Cine

Fecha: Lunes, 7 Marzo, 2011 - 16:37

Lazos de sangre

Ree Dolly tiene 17 años y está a cargo de sus dos hermanos pequeños, de su madre alienada y de una modesta propiedad en los Ozarks, las tierras altas de Missouri.
Apenas sobreviven, pero todo empeora cuando la policía le comunica que su padre -acusado de “cocinar crack”- dio la casa como fianza y si no se presenta a juicio la familia quedará en la calle.
La chica no tendrá más remedio, que comenzar una búsqueda tan desesperada como peligrosa.
Montañeses huraños -hillbillies-, música de banjo, endogamia, armas y pobreza son lugares comunes, que no coinciden con el “american dream”, ni con la corriente principal de la industria cinematográfica de Estados Unidos.
Sólo aparecen en tono de comedia, como en la vieja sitcom Los Beberly Ricos; en historias terroríficas e igualmente prejuiciosas al estilo de Deliverance (1972) o en algún biopic como La hija del minero (Michael Apted, 1980). Pero el escritor Daniel Woodrell, nacido y criado en ese duro ambiente, prefiere mostrarlo con lucidez y cierta piedad, definiendo al género como country noir y es su última novela -editada en 2006- la que la directora Debra Granik ha versionado, consiguiendo un notable resultado.
Se trata de un film independiente, léase: de bajo presupuesto -alrededor de 2 millones de dólares- ;tema poco atractivo para la masa adolescente a la que se dirigen la mayor parte de los film “de Hollywood” y rodado con cámara digital RED para abaratar costo, pero sin resignar calidad visual.
A pesar de la trama sórdida, los paisajes oscuros -las casas pertenecen a familias pobres de los suburbios de las ciudades de Forsyth y Branson que trabajaron como extras- y la poca cantidad de diálogo, Lazos de Sangre atrapa desde el principio. Porque la tensión del relato se mantiene hasta el desenlace y porque se centra en un peonaje fuerte, interpretado maravillosamente por Jennifer Lawrence, que ya había encarnado a otra hija rebelde en el drama Camino a la redención (Guillermo Arriaga, 2008).
Asume con naturalidad su protagónico casi total, aunque sostenido por secundarios de peso. Sobre todo el de John Hawkes como el contradictorio tío Teardrop y la galería personajes femeninos, entre sumisos y feroces, encarnados por actrices poco reconocidas como Shelley Waggener, Laureen Sweetser, Casey McLaren y en especial Dale Dickey.
Un film pequeño, que logra el ambicioso propósito de conmover, en todas las acepciones del verbo.

Título original
: Winter’s Bone
Dirección: Debra Granik
Guión: Debra Granik, Anne Rosellini
Fotografía: Michael McDonough
Música: Dikon Hinchliffe
Origen: USA - 2010
Calificación: Sólo apta para mayores de 13 años
Intérpretes: Jennifer Lawrence, Laureen Sweetser, John Hawkes, Shelley Waggener, Kevin Breznahan

Autor: Silvana Angelicchio