LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 27 Febrero, 2018 - 00:00

Las horas más oscuras

En mayo de 1940, a comienzos de Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill asume como Primer Ministro de Gran Bretaña e inmediatamente debe enfrentar una decisión terrible: pactar una paz vergonzante con la Alemania Nazi a cambio de la débil promesa de no invadirlos o luchar a pesar de que el grueso de sus tropas están sitiadas en la costa francesa y el plan de evacuación es un albur.
Las horas más oscuras, no intenta ser una biografía del casi legendario estadista ni mucho menos -entonces tenía más de sesenta años en su mayor parte dedicados a los campos de batalla reales y políticos-, sino un drama histórico centrado en el paradójico momento en que obtiene el puesto que ambicionó toda la vida, porque nadie más se atrevía a tomarlo.
Un proyecto impulsado por Anthony McCarten, que escribió un guion alrededor de tres discursos pronunciados por Churchill en esos infaustos días que fue inmediatamente aceptado por las productoras y encargado al director Joe Wright.
Elección acertada, ya que ha probado tener buena mano para las recreaciones de época en general, había abordado tangencialmente este mismo periodo en particular en el drama Expiación, deseo y pecado (2007) y ha sabido disponer de un equipo entregado a la ambientación con un notable resultado estético; aunque eso habría sido insuficiente sin
el protagónico de Gary Oldman, la columna que lo sostiene de punta a cabo.
Un Oldman perdido bajo el maquillaje que le permitió “ser” Churchill junto con un trabajo vocal y gestual, que le llevó meses de estudio de la gran cantidad de fotografías y metraje de archivo que mantienen la memoria del aspecto y la personalidad avasallante del personaje.
De hecho, la intervención del especialista japonés en maquillaje prostético Kazuhiro Tsuji no sólo logró un rostro envejecido que no pareciera una máscara, sino también una justa nominación al Oscar por su labor, como el mismo Oldman por la suya, además de haber estado bien acompañado por el elenco en general.
Un drama que atrapa a pesar de algunas secuencias poco verosímiles -como la del viaje en subte o el exceso de intrigas palaciegas- y desarrolla cierto suspenso, no obstante abordar en clave política casi los mismos hechos que Dunkerque (Christopher Nolan; 2017) en clave bélica.

Título original: Darkest Hour
Dirección: Joe Wright
Guión: Anthony McCarten
Fotografía:
Bruno Delbonnel
Música:
Dario Marianelli
Intérpretes: Gary Oldman, Lily James, Kristin Scott Thomas, Ben Mendelsohn
Origen: USA, UK - 2017
Clasificación: Sólo apta mayores de 13 años

Autor: Silvana Angelicchio