ESTUDIOS Salud

Fecha: Martes, 7 Mayo, 2019 - 00:00

A la vista, murciélago

Se colocaron refugios artificiales serán sitios de descanso para los murciélagos, la medida está relacionada con la investigación de las especies de nuestra ciudad.

Las historias alrededor de los murciélagos le han hecho fama de chupasangres, elementos necesarios en ritos mágicos y principales vectores de la rabia; sin embargo, estos animales se han adaptado a una vida nocturna y en parte esto los deja en el ámbito del misterio. Otro de los mitos es que son ratas, están emparentados con los seres humanos y los delfines, el desconocimiento sobre la vida y los hábitos de los animales.
La investigación, la conservación y la educación son los tres pilares a la hora de definir la actividad científica alrededor de los murciélagos. “En la etapa de la investigación vemos qué murciélagos habitan el espacio y cuál es su estado ecológico para después determinar los planes de conservación”, explican los integrantes de la Fundación Programa de Conservación de los murciélagos en la Argentina (PCMA), quienes trabajarán en Bahía Blanca junto al Grupo de Estudios en Conservación y Manejo (Gekko) dependiente del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la Universidad del Sur, y el municipio. “Los murciélagos forman uno de los grupos más numerosos de vertebrados. Su abundancia y hábitos alimenticios los vuelven piezas clave para el funcionamiento de los ecosistemas y en el control de insectos de interés sanitario y agrícola”, apuntan desde Gestión Ambiental local.
Los refugios artificiales podrán verse en los parques y las plazas, son pequeñas cajas y tubos, de esta forma se promueve que los animales los constituyan como sus refugios, evitando la colonización de estructuras edilicias. Los lugares serán monitoreados durante dos años, tiempo en el que se los estudiará en busca de explicaciones acerca de su comportamiento y especies que habitan la región. “Se analizará qué especies los utilizan, en qué abundancia y durante qué época del año”, la indagación científica también incluirá entrevistas a vecinas y vecinos.

Qué se sabe
Estos animales no realizan, en su mayoría, actividades durante el día, momento en el cual buscan protección en ambientes naturales, tales como huecos de árboles o cuevas, o en construcciones humanas, como edificios, puentes o alcantarillas. No suelen modificar los sitios donde se guarecen.
La dieta de los murciélagos es muy amplia, e incluye insectos, frutos, néctar, polen, flores, otros vertebrados, tal es el caso de consumo de peces, ranas, ratas, aves. Unos pocos de ellos se alimentan de sangre, de aves y mamíferos. “Esta gran variedad en la dieta se ve reflejada en la morfología y en los hábitos de los murciélagos, siendo uno de los factores de los que depende el tipo de señal de ecolocación que emiten”, informa PCMA desde su página web.
En nuestro país abundan las especies insectívoras, que habitan en gran número las ciudades, “muchos de los insectos de los que los murciélagos se alimentan representan plagas para los cultivos, como por ejemplo las polillas, o son transmisoras de enfermedades al hombre. Es por ello que los murciélagos son excelentes controladores biológicos de plagas”. Morfológicamente, se pueden reconocer dos especies como grandes grupos, los que cazan a su presa en vuelo, tienen alas largas y estrechas; y los que toman al insecto de la superficie, cuentan con alas anchas y cortas.
Muy pocas especies de murciélagos son carnívoras, las presas son principalmente aves, reptiles y otros mamíferos como ratones, y también murciélagos. del grupo anterior de carnívoros, se puede describir uno muy especializado, se alimenta de peces, y se denominan piscívoros. Estos se caracterizan por tener patas grandes, con largas garras, y calcar muy desarrollado que les permite atrapar a los peces. Los murciélagos nectarívoros son aquellos que incluyen polen y néctar en su dieta. Son animales de pequeño tamaño, con habilidad para vuelo maniobrable y sostenido, hocicos y lenguas largas, al modo de picaflores nocturnos; liban las flores de frente, contactando directamente con las anteras y con los estigmas, convirtiéndose en excelentes polinizadores. Los frugívoros se alimentan de una gran variedad de frutos, muchos no son disfrutados por los humanos, contribuyendo a la dispersión de las semillas, y por lo tanto a la regeneración de los bosques. De las miles de especies de murciélagos que existen sólo tres se alimentan de sangre, se denominan hematófagos o sanguívoros. Se alimentan de animales de la sangre caliente de mamíferos y aves. Las presas son localizadas por el olor, sonido, y posiblemente por termorreceptores. En general se aproximan desde el suelo, siendo muy ágiles saltando, una vez sorprendida la presa, realizan un pequeño corte con los incisivos en una zona irrigada, la sangre fluye debido al anticoagulante que contiene su saliva.
Muchas zonas han sido reconocidas como áreas protegidas, sectores que se dedican a la preservación, entre ellas están el Parque Potrero de Yala, Las Capillas y Las Lancitas, en la provincia de Jujuy; en Salta, la Reserva Provincial de Flora y Fauna Acambuco y Piquirenda, El Rey dentro de las yungas; el dique Escaba en Tucumán; las cavernas El Sauce y los Murciélagos, próxima a La Calera, en la provincia de Córdoba. En la Mesopotamia, Parque Provincial Teyú Cuaré, en Misiones y Paraje Tres Cerros de Corrientes, mientras que los sectores en Santa Fe son las zonas urbanas del Parque Villarino y la Facultad de Derecho en Rosario.

Autor: Redacción EcoDias