PARA VER Y CONSIDERAR Cine

Fecha: Martes, 27 Junio, 2017 - 00:00

La noche del domingo

Finalmente se entregaron los Martín Fierro a la producción televisiva argentina de 2016.

Un resumen ultra sintético de lo que fue la 47ma edición de la demorada premiación de la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentinas -APTRA- del domingo 18 de junio sería: mucho antes y poco durante.
Mucho antes, porque copiando transmisiones internacionales se dedicó una larga previa a “la alfombra roja”, aunque ni siquiera tenía ese color.
Un desfile de nominados e invitados, que más que contestar preguntas sobre su trabajo, mostraban sus atuendos poniendo especial atención en nombrar a los diseñadores que los habían facilitado.
Y el poco durante, porque a pesar de su pretendido glamour, el desarrollo de la gala fue rutinario.
Se hizo en el hotel Hilton porteño, fue transmitida por “El Trece” con la conducción de Mariana Fabbiani y Guido Kaczka y con una concurrencia de famosos y no tanto, que estaba más pendiente de la cena -comentadísima fue la entrada servida sobre una piedra- y el momento en que la cámara los enfocaba que en el escenario, por lo que muy pocas categorías o ganadores fueron escuchados o aplaudidos.
Las gran ganadora de la noche fue la ficción El marginal, no tanto por la cantidad de premios ya que sólo recibió el de Mejor
Unitario y/o Miniserie y el de Mejor Autor / Libretista para Adrián Caetano y Guillermo Salmerón, sino por el Martín Fierro de Oro que es la frutilla del postre.
Lo demás fue una repartija en que el canal anfitrión se llevó la mejor parte -15 de las 35 categorías en juego- y con el habitual tributo al trío integrado en orden cronológico descendente por: Mirtha Legrand, Susana Giménez y Marcelo Tinelli.
Divos que recibieron premios por sus añosos programas y trayectorias, porque si se da crédito a la leyenda: sólo hacen acto de presencia si están seguros de ganar algo.
No hubo mucho más para destacar, porque hasta los intercambios políticos fueron tibios y sólo el “In memoriam” a los profesionales del espectáculo fallecidos desde la edición pasada -acompañada por Abel Pintos cantando el tema “Sin principio, ni final”- consiguió un emocionado aplauso de pie.
Una pálida fiesta, que se extendió hasta pasada la 1.00 del lunes, redondeando tres horas y media demasiado largas aún para los más cholulos.

Autor: Silvana Angelicchio