Separación de residuos sólidos urbanos Ecología

Fecha: Lunes, 24 Octubre, 2011 - 23:45

La importancia de la clasificación en casa

Bahía Blanca no tira la basura… tira la plata.

Todavía no hay un hábito generalizado en Bahía Blanca en cuanto a la separación de residuos en origen, más allá de que las prácticas de cuidados del medio ambiente las tenemos al alcance de la mano, al igual que sus beneficios.

"A separar y reciclar que se acaba el mundo" podría ser la nueva frase de aquí a futuro, puesto que si seguimos acumulando sin tratar los residuos domiciliarios el mundo acabará bajo grandes basurales.
El tema de la basura es complejo y desde los gobiernos municipales y provinciales no se han implementado soluciones que vayan al fondo del problema. En nuestra ciudad se ha iniciado una campaña interesante -el programa piloto de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu)-, que por ahora únicamente le ha permitido a la Agencia de Publicidad Rex aumentar su facturación, como se podrá apreciar más abajo.
Basura se genera en todos los lugares, cada vez más y de toda clase. Y más allá de la falta de decisión política también es cierto que hay una cuestión de educación personal de la ciudadanía que aún no está resuelta.
Existen diferentes sistemas, métodos y procesos respecto al tratamiento de los residuos y algunos de ellos, por ejemplo el que se refiere a residuos domiciliaros, son posibles si se inician debidamente dentro de nuestras casas. Lo principal es generar la conciencia y el hábito cotidiano sobre lo que es una posibilidad cierta.
Hablamos de la separación de residuos en origen, del reciclado, de aprovechar lo que se tira para reutilizar. Hablamos de lo orgánico y lo inorgánico, de los restos de comida, del papel, del cartón, las botellas, las latas. Todo aquello de lo que hemos escuchado hablar pero que por falta de costumbre no ponemos en práctica.

Algunas cosas se hacen bien
El Ecocanje organizado por Departamento de Saneamiento Ambiental de la Subsecretaría de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Bahía Blanca es uno de los casos que concentra mucha población en cada uno de sus eventos. El intercambio organizado periódicamente les permite a vecinos y vecinas que se toman el trabajo de cuidar el medioambiente canjear material reciclable por el apreciado humus elaborado por la Cooperativa de Trabajo Ecoplanta, de General Cerri. El procedimiento cuenta con la colaboración del programa social “Los Pibes de Don Bosco”, el programa Prohuerta del INTA y la Cooperativa Obrera Limitada.
Según información consignada por la dependencia municipal, “el objetivo del proyecto, que hasta la fecha se viene cumpliendo con creces, es el de generar un Punto Verde en el que el intercambio de información y concientización respecto a temas medioambientales con la comunidad sean el fin del proyecto, y el canje de fertilizante por materiales recuperados el medio que nos permita concretarlo”.
Así, “los chicos de Don Bosco son los encargados, en el día de la campaña, de realizar el trabajo de recibir el material que traen hasta cuatro mil quinientas (4500) personas, de pesarlo, cargarlo en camiones y llevarlo hasta el lugar de disposición definitiva, entregar el fertilizante, repartir folletos y responder a las más diversas consultas. En este último punto es de resaltar que el programa fue creciendo en cuanto a las inquietudes de las personas que concurren, ya que los ciudadanos no se interesan solamente por el fertilizante, sino que muchas personas, como los jubilados por ejemplo, han tomado la actividad de recupero como la más importante en su rutina y en algunos casos como la única. Por esta razón llegan muy temprano y permanecen mucho tiempo realizando las más diversas consultas”.
En cada campaña de Ecocanje en el playón de estacionamiento del Parque de Mayo, se canjea un kilogramo de tierra mejorada por 4 kilogramos de papel o cartón, 30 botellas de plástico Pet o un kilogramo de tetra pack.
Por lo general, los asistentes presentan su material debidamente, es decir, las botellas desinfladas y con tapa, para que ocupen menos espacio, el papel separado por clasificación (cartón, diarios, blanco, revistas) y el tetra pack también reducido, a los efectos de agilizar su embolsado.

Algunas cosas se prometen
En el mes de mayo, publicábamos: “El programa de separación de residuos se planteó como objetivos reutilizar y/o reciclar residuos sólidos urbanos, prolongar la vida útil del relleno sanitario y potenciar el funcionamiento del emprendimiento municipal-cooperativo de la Ecoplanta. La gestión de residuos tiene como meta dar un destino y un tratamiento adecuado, de manera económica y técnicamente factible, ambientalmente sustentable y socialmente aceptable”.
Y también: “El proceso a implementarse comprende etapas como la generación, disposición para recolección (diferenciada), recolección (diferenciada), transporte, tratamiento y disposición final. Con esos fines se utilizarán tanto el Relleno Sanitario como la Ecoplanta de General Daniel Cerri, así como también lograr una mayor concientización en la población respecto a la separación en origen a través de jornadas de capacitación en instituciones y escuelas, distribución de imanes explicativos y charlas informativas a la comunidad y a alumnos y alumnas” (EcoDias 363).
Según la información brindada por la Dirección de Prensa municipal el 8 de mayo, cuando se hiciera la presentación en el Salón Blanco del municipio, la separación se realizaría en las localidades de Cerri, Cabildo e Ingeniero White, así como en los barrios 26 de Septiembre, Saladero, Boulevard, Kilómetro 5, Pacífico, Villa Libre Sur, Villa Soldati, Villa Loreto, Villa Nueva y Barrio Obrero. Justamente las últimas barriadas, de un nivel socioeconómico medio, en las cuales la separación de residuos sería significativa por el tipo de consumo familiar que registran, han sido omitidas en el plan inicial.
En la presentación, el intendente le había dicho al alumnado presente en el Salón Blanco: “Van a ser, junto con los jóvenes, con las mujeres, seguramente con muchos actores principales de la sociedad, los que nos ayuden a evangelizar (SIC) en materia medioambiental, en un cambio de hábito, en un cambio cultural, en un cambio educativo que sin lugar a dudas es uno de los principales desafíos que asume la ciudad de Bahía Blanca, ni siquiera digo esta gestión, digo la ciudad en su conjunto”:

Algunas cosas se hacen mal
Lo que Cristian Breitenstein no les dijo en esa oportunidad a los niños y niñas es que la partida del presupuesto asignado a publicidad, y administrada por predilecta Agencia de Publicidad Rex, sería malgastada de una manera insólita. Por caso, el periódico EcoDias, que lleva 11 años editando semanalmente información ambiental y cuya distribución en los establecimiento escuelas es notoria, no ha recibido ninguna propuesta de publicar la campaña municipal de separación de residuos domiciliarios. Sí, el diario La Nueva Provincia, en el que se dilapidan enormes espacios teñidos de color naranja en los que poco y nada se comunica.
Como puede verificarse en las fotografías que ilustran esta nota, la campaña en la vía pública es patética. Se contrata numerosa cartelería, cuyo costo individual es elevado, colocando afiches que contienen información que se puede leer si la persona se acerca a menos de 40 cm., violando el Abc de la comunicación en la vía pública. Como si esto no fuera suficiente, la cartelería contratada se concentra en barrios no incluidos en el programa Girsu.
Después de aquella versión del entonces secretario de Gobierno Iván Budassi de que atacaría con una política de shock la separación de los residuos sólidos urbanos, esta propuesta comunicacional ocupa un lugar destacado en el registro necio de la ciudad.

Autor: Redacción EcoDias