Opinión

Fecha: Martes, 6 Noviembre, 2018 - 00:00

La historia y el futuro

Quien mejor conozca la historia, mejor conocerá el futuro.
Vi la película “Lo que el viento se llevó”, basada en un libro escrito por una mujer.
Washington y Jefferson independizaron Estados Unidos dominada por ingleses y franceses, creó una Constitución, según Marx la más avanzada del mundo.
El desarrollo arrollador del modelo de producción (explotación), tanto la revolución como la constitución tuvieron poca vida., en 1823 surgió la Doctrina Monroe y sepultó a la revolución y a la constitución.
Ese largometraje de la película relata la vida del pueblo norteamericano y sus clases sociales. El norte progresista y avasallador y el sur negrero y esclavista.
Los motivos por los que Estados Unidos se convirtió en el país más poderoso y cabeza del capitalismo son conocidos.
¿Podrá el pueblo de Estados Unidos intentar una nueva revolución?
¿Cómo sería la tierra si no existiese Estados Unidos en su versión de dueña de la tierra y del hombre?
El problema y la crisis estructural de la tierra y hombre solo tiene un destino y un culpable. ¿Puede el pueblo de Estados Unidos hacer una nueva revolución?
Es muy difícil. El capitalismo creó sus telarañas económicas, políticas, financieras, sociales de acuerdo a sus necesidades y ambiciones desmesuradas, hasta convertirse en la dueña del mundo.
¿Cuántas personas creen que son las que dominan la vida del pueblo de Estados Unidos y del mundo? No son muchas… convirtieron a Estados Unidos en una cárcel de pueblos.
Esa misma realidad que lleva a la cumbre del poder a Estados Unidos es la misma fuerza imparable de su decadencia.
No es Rusia, tampoco China ni otros países quienes se oponen a Estados Unidos.
¿Por qué Venezuela atenta contra la seguridad del imperialismo yanqui, o Rusia, o China, o Corea del Norte, o Irán, o Siria?
Hasta Europa y Alemania como cabeza de la Eurozona dan señales de descontento.
¿Quién dirige a Estados Unidos es Trump o por encima de Trump están las grandes concentraciones tanto demócratas como republicanos?
Estados Unidos debería aceptar lo que la misma realidad está señalando: la tierra y el hombre (como humanidad) deben cambiarse.
Charles Spencer Chaplin fue un genio, filmó (cine mudo) y pintó lo que era Estados Unidos en la fiebre del oro. Chicago señaló el grado de explotación en Estados Unidos.
La ambición desmedida de convertirse, en el menor tiempo posible, en los dueños del mundo.
Lo real es que todo país que quiera tener acceso a una vida digna, atenta contra la seguridad de Estados Unidos.
Se ha creado y en pleno desarrollo un mundo nuevo, Estados Unidos ya no es la dueña del mundo, aunque se resiste a admitirlo.
Le será difícil a quien gobierna Estados Unidos sentarse en la mesa como un país igual a los demás. Si los países del mundo presionados por sus pueblos logran imponerse habrá un nuevo mundo y una nueva humanidad, mas social y mas humana.
La tercera y última película que me gustó es “La buena tierra”, escrita por una mujer, y que narra la vida de un chino (propietario de sus tierras), a la vez que nos da una imagen de una China tan pobre que cuesta pensar que en menos de 40 años pasó a ser la primera economía del mundo. Y es tan impetuoso su avance por ser el país mas poblado con 1400 millones de habitantes.
Mao consideraba que la revolución china nació en el campesinado pobre.
Marx consideraba que la revolución obrera nacería en los países más desarrollados.
Y Lenin sostuvo que la Revolución rusa se produjo porque se rompió el eslabón más frágil de la cadena capitalista.

Autor: Por Aron Berstein