ENFERMEDAD POCO CONOCIDA Salud

Fecha: Lunes, 5 Abril, 2021 - 00:00

La endometriosis puede provocar infertilidad

Esta enfermedad afecta a una de cada diez mujeres en el mundo y no tiene cura. Se concientiza a través de su día mundial, celebrado el 14 de marzo.

En
nuestra ciudad, un grupo de mujeres autoconvocadas forman parte de la organización comunitaria nacional Endohermanas. Tienen endometriosis, una enfermedad silenciosa que tarda entre 5 a 10 años en ser diagnosticada. Esta podría ser la causa del desconocimiento de la enfermedad por parte del mismo cuerpo médico y de las mujeres que sufren en silencio dejando que la enfermedad avance.
El objetivo de esta organización es crear una Ley Nacional para que sea incluida en el Programa Médico Obligatorio (PMO) como una enfermedad crónica. Esta búsqueda también quiere sumar el aporte de investigadores que se interesen por la temática y se logre avanzar en el conocimiento de las causas y una posible cura de la misma.

Que duela no es normal
Endohermanas Bahía Blanca promueve esta frase como lema
. Una puede llegar a sentir alguna molestia pero un dolor que llegue a incapacitarte o tener un sangrado abundante que no podés salir de tu casa, eso no es normal”, remarcó una de las referentes, Belén Pérez Serrón. “Se termina ironizando con que las mujeres somos histéricas, exageradas, esas frases que una misma comienza a aceptarla, no se ocupa de ir al médico y buscar una mejoría”.
Belén Pérez comenzó con dolores fuertes en marzo de 2016, recorrió diferentes médicos de distintas especialidades a nivel local hasta octubre de 2018, que fue a
la Ciudad de Buenos Aires para consultar con un especialista en patologías pélvicas y allí dieron con el diagnóstico de endometriosis intestinal. No es de los más frecuentes, es severo y difícil identificar porque los síntomas se confunden con problemas digestivos.
“Como mis síntomas eran intestinales tardé un tiempo en asociar que los dolores coincidían con el ciclo menstrual y ahí fue que conocí la existencia de esta enfermedad. En Buenos Aires enseguida me diagnosticaron. Con el tratamiento que estoy haciendo a partir del 2018 no volví a tener dolores. El tema es encontrar el especialista y el tratamiento adecuado”, contó.

Diferentes manifestaciones
Lorena
Arrién tuvo que dejar sus estudios de Bioquímica en la Universidad Nacional del Sur a causa de la enfermedad. “Primero me enteré que tenía una enfermedad de base en la médula ósea, tenía todos los valores bajos y comencé con dolores muy fuertes y sangrado,
me daban pastillas para calmar el dolor hasta que algo estalló y tuvieron que hacerme una cirugía de urgencia donde terminaron sacándome un ovario. Se probó varias alternativas hasta llevar a un dispositivo intrauterino específico que hoy me está dando resultados positivos. Actualmente, mi situación de salud hace difícil que pueda llegar a ser madre y eso lo estoy trabajando, me llevó muchos años y por eso, quiero ayudar a que esta enfermedad se conozca”.
Otr
a de las integrantes de la agrupación, Paola Narváez, contó que casi perdió el riñón izquierdo hasta descubrir que tenía un foco grande de endometriosis que llegaba afectar las funciones del riñón. “El tema arrancó porque orino sangre, entonces un posible diagnóstico era infección urinaria, con los estudios se veía que había algo más sin lograr un diagnóstico exacto, hasta que me operaron y vieron el nivel de afección”.
De acuerdo a la experiencia de estas mujeres, en Bahía Blanca no hay médicos especializados en la problemática, y principalmente hay una barrera como sociedad asociado a que “si duele es normal” y no se tiene conciencia de los peligros que esto trae a la salud de la mujer, tanto física, emocional como psicológica.

Efectos sobre la psiquis
Otro de los síntomas que padecen las mujeres con endometriosis es el dolor psicológico. “Te tratan de loca, que sos una exagerada, que uno tiene ganas de sentirse mal, llegué a estar siete días en cama porque no podía levantarme del dolor. Esto sumado al dolor de la incomprensión de las personas a tu alrededor hace que muchas tengan graves problemas de depresión”, se lamentaban.
Endohermanas se inició hace 3 años con el primer caso de muerte por endometriosis en Argentina. También tienen presencia en diferentes provincias. Las referentes locales llaman a las mujeres a no dejar pasar el tiempo, aunque el médico no diga nada -en algunos casos porque desconocen la enfermedad-, hacer el seguimiento de su salud, de los controles necesarios, de hacer interconsultas y no volver a casa a continuar la vida normal hasta que el dolor vuelva a aparecer.

Reiteradas cirugíasc
Una de las características de esta enfermedad son las reiteradas intervenciones quirúrgicas. “Paola solo en el 2020 se operó dos veces, otra de nosotras ya tuvo diez operaciones, tuvo la menopausia y todavía continúa con los dolores, tenemos todas las panzas marcadas”, confesó Belén Pérez.
Al tener poca información sobre la endometriosis,
resaltan la incertidumbre que trae ingresar al quirófano porque los mismos médicos no saben con qué se van a encontrar y son operaciones de varias horas, en el caso de una ellas duró cinco. Un mito que desmintieron en el caso de la endometriosis es que “después de ser madre te pasa todo”.
Teniendo en cuenta a las mujeres de
Argentina que forman parte de la organización y de los casos específicos de la ciudad, aquellas que logran ser madres continúan padeciendo de la enfermedad aún luego de la maternidad. Por ello, la lucha de que sea reconocida como una enfermedad crónica y que puede afectar cualquier parte del cuerpo. Los casos más comunes son en la zona pélvica: útero, ovario, intestino, vejiga, riñones.

MANTENERSE INFORMADA
Para comunicarse con las integrantes de Endohermanas y saber más sobre esta afección es posible comunicarse a través de su página de Facebook @endohermanasargentina, o por correo electrónico endohermanasargentina@gmail.com.

Autor: Redacción EcoDias