LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 3 Octubre, 2017 - 00:00

It (Eso)

A finales de la década del ochenta, varios niños desaparecen o son asesinados en la pequeña ciudad de Derry.
La violenta muerte del pequeño Georgie, fue una tragedia para su familia y en particular para su hermano Bill, que apenas terminadas las clases empezará a investigarla con ayuda de los otros tres integrantes de “El club de los perdedores”, porque así los llaman los grandulones abusivos de su escuela.
En ese verano, al cuarteto se irán sumando tres compañeros igualmente marginados y juntos enfrentarán la indiferencia de los adultos y sus temores más profundos para neutralizar al monstruo homicida.
It o Eso abre con una larga e impactante secuencia, que los lectores reconocerán del clásico de Stephen King en que se basa y los atrapará tanto como a los recién llegados.
Todos los elementos de la novela están ahí, pero esta versión los reubica o cambia para mantener el clima enrarecido a pesar del tiempo pasado desde su edición en 1986.
Hay que recordar que tiene unas mil páginas, demasiadas idas y vueltas temporales y una mezcla de terror y aventura de iniciación difícil de trasladar a la pantalla, como probó el intento mayormente fallido de la miniserie reconvertida en largometraje de 1990.
Por eso el ascendente director argentino Andrés Muschietti y sus guionistas, decidieron convertirla en un díptico con este film como primer capítulo ambientado en el 89 y el segundo casi en el presente, que evita la pérdida de ritmo inherente a los flashbacks.
El resultado no puede ser mejor, porque aun con un presupuesto bastante acotado para la industria -35 millones de dólares que incluyen la publicidad- este largo recupera el espíritu de aventuras preadolescentes como Los Goonies (Richard Donner; 1985) y Cuenta conmigo (Rob Reiner; 1986).
Consigue la empatía inmediata de los espectadores con las destacables actuaciones del juvenil septeto protagónico; un miedo sin el exceso de sobresaltos o golpes bajos de tantos títulos contemporáneos y una buena performance -cuando un actor está totalmente cubierto por maquillaje o mascaras no puede hablarse de interpretación- del escandinavo Bill Skarsgård como el payaso Pennywise.
Un excelente título para un género todavía sospechado de menor como el terror, que es autoconclusivo a pesar de la segunda parte anunciada para 2019, que además de acertar con el guion lo hace con el casting -en particular la elección de la niña-, la factura visual -tanto en los paisajes boscosos como los interiores casi góticos del caserón y las alcantarillas- y en el equilibrio justo en el uso de los efectos tradicionales y los digitalizados.
Para asustarse con gusto, aunque la calidad baja en las copias -una forma de hablar- dobladas, que fueron mayoría a pesar de la restricción para mayores de 16 años.

Dirección
: Andrés Muschietti
Guión
: Chase Palmer, Cary Fukunaga & Gary Dauberman
Fotografía
:
Chung-hoon Chung
Música: Benjamin Wallfisch
Origen:
USA, Canadá - 2017
Calificación: Solo apta para mayores de 16 años
Intérpretes: Bill Skarsgård, Jaeden Lieberher, Jeremy Ray Taylor

Autor: Silvana Angelicchio