Educación especial Educación

Fecha: Lunes, 28 Abril, 2014 - 08:15

Inclusión, integración y oportunidad

Asegurar el derecho a la Educación es una meta, un deseo y una realidad hermanada con el compromiso familiar y social. La Educación Especial promueve este derecho para las personas con discapacidades temporales o permanentes dentro de la Educación Formal Pública. Hablamos de sus avances y sus limitaciones en las Escuelas Especiales.

La formación y la visión sobre la Educación Especial cambió totalmente en los últimos 7 años. Antes las escuelas especiales estaban categorizadas por leves, moderados y severos. Actualmente, las escuelas atienden Discapacidad Intelectual y cada una atiende chicos con mayor o menor compromiso. Distintas épocas a aquellas, hace unos 30 años atrás que niñas y niños con discapacidades estaban relegados, ocultos u olvidados. Dentro de las Escuelas de Educación Especial se reconocen aquellas que atienden las discapacidades intelectuales, personas ciegas y disminuidos visuales, personas con sordera o hipoacúsia, con discapacidad neurolocomotora y también, una de las escuelas atiende a niños afectados por el Trastorno Generalizado del Desarrollo. En nuestra ciudad, las escuelas ascienden a 10 organismos públicos.

Atención educativa

La inclusión es el final del camino, el proceso es la integración, donde se trata de brindar espacio y tiempo en la medida de las necesidades del chico. La permanencia en la Educación Común tiene como objetivo que reciba la misma educación que el resto de los niños. Al hablar de incluir se suman los aspectos sociales, laborales, vinculares, que esté dentro de una aula con todas estas variables y que esté aprendiendo. La Educación acompaña el tránsito de un niño con discapacidad desde el jardín, la escuela primaria y la secundaria, con este acompañamiento trabajan juntas Educación Común y Educación Especial. De esta forma, es mucho más fácil ir diseñando las trayectorias educativas integrales. Asimismo, en la modalidad de Educación Especial existe un equipo compuesto por asistente social, educacional, fonoaudióloga, maestro integrador, quien lleva adelante el proyecto de integración dentro de las escuelas de Educación Común.
La Educación Especial empieza a ser parte de la vida de un chico cuando se agotaron todas las instancias y recursos dentro de la Escuela Común, se evalúa detenidamente la necesidad de que asista a la modalidad Especial. No todos los chicos pueden completar la Educación Común, siempre depende de la historia de ese niño, puede ser que haya podido realizar su trayectoria por jardín de Infantes y primaria y finalmente, completen su educación en una Escuela Laboral para terminar la secundaria o un acompañamiento en Educación de Adultos. No hay que perder de vista que la Discapacidad puede ser temporal o permanente y aparecer en cualquier momento de la vida de una persona, a causa de una enfermedad o un accidente.
Los problemas de conducta llevaban a muchas niñas y niños a la Educación Especial. Sus contextos familiares o condiciones de vulnerabilidad los hacían discontinuar su Educación Común. En este momento, antes de realizar este pasaje, se analizan con detenimiento las posibilidades que le da su propio entorno, porque deberíamos incorporar la idea de un modelo social de discapacidad. Se integra a las Escuelas Especiales a los chicos que poseen una necesidad educativa vinculada a un origen orgánico o biológico, y no en lo social, que se trata de acompañar dentro de la Educación común. Las herramientas para lograr son los proyectos de integración y otros recursos humanos que posee la escuela, como son los equipos de orientación pedagógica y psicológica. La mirada social y pedagógica se ha transformado en relación con los niños y niñas con discapacidades. La familia es el principal actor, la escuela propone la trayectoria educativa y es ella quien acuerda y acompaña.


Después del timbre
Siempre se trabaja sobre las capacidades del niño para lograr su integración laboral. Ese objetivo se realiza efectivamente, como es el caso de la Escuela Laboral N° 1, donde más de 30 jóvenes quedaron en puestos efectivos de trabajo, 18 pasantes en empresas privadas locales y del Estado, como la Municipalidad, la Universidad Nacional del Sur, esta experiencia les sirve para su formación, muchos de ellos quedan como empleados. De esta forma se llega al final de toda la trayectoria educativa del joven.        Aquellos otros que no tienen las posibilidades porque la discapacidad es muy comprometida, se acompaña su educación en Talleres Protegidos o instituciones no gubernamentales donde encuentren actividades artísticas y recreativas. Fundación Lazos, justamente es una de esas instituciones, sitio que ofrece talleres para chicos y jóvenes, que se integran a su grupo de pares, con una trayectoria de 5 años y muchas manos voluntarias y solidarias. La Fundación se proyecta al futuro con una inversión en construcción de su sede, el terreno fue cedido por la Municipalidad y a su finalización se pretende ampliar las instalaciones para abrir una residencia para adultos con discapacidad. Mediante los talleres de cocina, de salsa, educación física, periodismo, música, momentos de lectura que retroalimentan el taller literario, los encuentros se concretan dos veces por semana. Las paredes del lugar se ensanchan cuando llegan invitaciones, por eso quienes asisten a los talleres, también realizaron participaciones junto a Poetas de la Bahía, en una jornada cultural y exhibición de los trabajos en los talleres, con Ana La Cubana se presentaron en el Teatro Municipal, bailaron en el Encuentro de Autores Bahienses, entre otras actividades del año pasado. Se impulsan jornadas de reflexión con la comunidad, para instalar la mirada social sobre la Discapacidad, la Discapacidad y Familia, la Sexualidad y Discapacidad. La atención de los intereses y el trabajo de integración que realizan estas organizaciones está vinculada a que los centros de día no abundan en nuestra ciudad y la mayoría son pagos o su estadía no está cubierta por la obra social.
El etiquetamiento y los mitos alrededor de la Discapacidad perviven en la sociedad y los medios de comunicación. No hay que olvidarse que la Discapacidad es una condición, por eso, hay que tener siempre en vista a la persona. Lo fundamental para entender la Discapacidad es la mirada sobre ella.

Lenguaje y discapacidad

Una tarea de integración e inclusión está centrada en el uso de la palabra.
Las personas con discapacidad deben ser nombradas y tratadas mediante expresiones que las presenten de un modo apropiado, sensible y respetuoso. Se hace urgente describir a la persona, no a la discapacidad, conocer y reconocer a la persona por su nombre. Hacerlo les da y nos da dignidad, dimensión exclusiva de nuestra condición humana.

Asesoramiento: Daniela Saporito. Licenciada en Educación Especial. Jefa de Área del Profesorado de Educación Especial en el Instituto Superior de Formación Docente N° 3 "Julio César Avanza". Vicedirectora del Centro de Formación Laboral N° 1 de nuestra ciudad. Presidenta de la Fundación Lazos.

Autor: Redacción EcoDias