ALIMENTACIÓN CONSCIENTE Economía social

Fecha: Martes, 20 Octubre, 2020 - 00:00

Impulsan la economía social y la soberanía alimentaria

Espacio de Trabajo por la Soberanía Alimentaria (ETSA) se mantiene activo en la concientización por un sistema agroecológico inclusivo y participativo.

El colectivo interdisciplinario formado por docentes, investigadores, profesionales y alumnas y alumnos, trabajan la extensión universitaria, docencia e investigación vinculando la problemática de la soberanía alimentaria, la agroecología y la agricultura familiar a nivel local, regional y nacional.
Promueven el valor de compartir, de la cooperación, de la reciprocidad y la preservación al igual que el reconocimiento de la labor de mujeres, hombres y familias enteras con la tierra para dar lugar a los alimentos.
“Empezamos desarrollando talleres, después hicimos cursos de extensión a lo largo de 2 años, sumamos distintas actividades vinculadas con charlas en escuelas secundarias y primarias, ciclos de cine donde tocaba estas temáticas”, explicó el integrante de la ETSA y docente de la licenciatura en Geografía, Matías Álamo.

Cambios
Hasta antes de la pandemia, el espacio mantenía una huerta demostrativa en el Complejo de Palihue de la Universidad Nacional del Sur, la que producía hortalizas a volumen en invierno como en primavera y verano. Ahora, se encuentran abocados al trabajo en red con organizaciones afines y a la concientización a través de distintos conversatorios promulgando la participación, construcción y el debate colectivo.
Por el impulso de la Federación de Mutuales para la Defensa Organizada del Consumo (Mudeco), a partir del 25 de septiembre empezaron un ciclo de conversatorios sobre Soberanía Alimentaria. “Hablaremos sobre cómo se puede pensar este concepto desde el punto de vista del sistema agroalimentario. Un eslabón está vinculado con la producción donde la agricultura familiar, las prácticas agroecológicas toman una importancia para el desarrollo productivo”, expresó.
El eslabón comercial está relacionado con los canales cortos de comercialización como el establecido por los bolsones o las ferias. “Consumir se convierte en un acto político donde podemos decidir qué comprar, a quiénes comprar y dónde hacerlo, romper con la lógica capitalista de decir porque los alimentos frescos debo comprarlos únicamente en los supermercados o híper”. También propone pensar las relaciones entre productor y consumidor, “acotar los intermediarios, y proponer un sistema agroalimentario más participativo e inclusivo”.

Autor: Redacción EcoDias