Teatro comunitario Cultura

Fecha: Domingo, 25 Enero, 2009 - 00:00

Improvisar y ejercitar con emociones

Dentro de la nómina de talleres culturales dependientes del Instituto Cultural de la ciudad, se desarrolla por segundo año consecutivo el dedicado a teatro a cargo de la actriz, directora, docente de Teatro y gestora y promotora cultural, Claudia Tourn.

El taller gratuito está dirigido a adolescentes y jóvenes adultos, con los cuales a partir de técnicas teatrales se trabaja sobre el autoconocimiento, la interacción con el otro y el trabajo grupal, logrando creaciones colectivas que surgen como necesidad de expresiones particulares, grupales y sociales.
El encuentro es cada viernes a partir de las 17 y se extiende hasta las 20 hs. en el Colegio La Piedad de Avellaneda 324.
Este grupo es uno de los 41 grupos de teatro comunitario que existen el país, y es uno de los que se creó en último término.
“La edad de los integrantes es flexible, porque tuvimos adolescentes desde 12 o 13 años y jóvenes adultos, hasta de 60 o 65. En sí, hacemos hincapié en los adolescentes pero nosotros incluimos a los adultos esos que decimos que tienen espíritu joven, ya que es muy difícil seguirles el ritmo a los adolescentes y si hay 2 o 3 adultos y el resto adolescentes, la clase va a cambiar”, aclaró la profesora.
Respecto al grupo y su conformación, Tourn afirmó: “Hemos tenido de todo, padres y madres de familia, jóvenes de 20 y 30 años, no es bueno que sean familiares directos, madre e hijo, nieto y abuelo, porque el mas chico no hace las cosas por vergüenza. Oscilamos entre 12 a 15 en promedio, hemos llegado hasta 20. Hoy hay chicos de entre 14 y 18 años, con Ana de 52 y Rosa de 60”.
El método de trabajo es a través de técnicas de teatro, entrenamiento, relajación, improvisaciones, juegos teatrales, y escritura de obras.
Los alumnos vienen de los barrios Vista Alegre, de la zona del Penna, de Villa Delfina, de Villa Rosas, Noroeste, y han pasado integrantes de casi todos los barrios de la ciudad.
Los chicos se enganchan. Algunos chicos se mantienen y otros se van, este año continúan 5 del grupo anterior.
“Yo doy clase a niños y adolescentes en cualquiera de los sistemas -teatro clásico y comunitario- y el problema siempre es que los castigos cancelan las clases, las mudanzas cancelan las clases, los chicos andan mal en la escuela, se cancelan las clases”.

¿Qué es el teatro comunitario?
“A veces para definir teatro comunitario hay que entender que uno de los pilares, la temática son los problemas de los individuos del grupo. No todos los chicos que están tienen problemas, aunque es bueno que se interrelaciones con otra gente. Otra de las cuestiones que tenemos como teatro comunitario, son las funciones a beneficio” definió Claudia.
“El teatro comunitario surge de la necesidad de expresión, esta hecho por gente amateur, o sea no pueden ser profesionales más del 20% del grupo, y es para abordar problemáticas del grupo, del barrio, de la ciudad, o de alguno de los integrantes. Nosotros dentro de estos temas apuntamos a la temática adolescente, por lo tanto abarcamos estos temas, con la idea de que mejoren la calidad de vida de cada uno de los individuos, mejorar como persona y ampliar la visión de las cosas”.
Es el teatro que llega a todos por las problemáticas, por no ser profesional y por ayudar en varios sentidos a la sociedad.

Sobre las tablas
El grupo ya tiene varios proyectos de presentación del trabajo del año, como las cuatro creaciones colectivas realizadas por los alumnos, dos propuestas de reflexión, y dos de pasatiempo.
“Cuando hacemos una función pedimos una colaboración -ya que entrada no se puede cobrar por pertenecer a los talleres culturales- que la destinamos a diferentes lugares, por ejemplo la colaboración del 27 fue un paquete de fideos que fueron destinados a los oratorios que funcionan dentro del colegio La Piedad”.
“En la presentación de diciembre la colaboración será un budín o un pan dulce porque se hará un pesebre viviente del que participaremos junto con coros y bandas de música. En esa jornada se servirá una merienda para los chicos con las recaudaciones. Vamos a hacer un cuento para chicos llevado al teatro. El mismo lo vamos a hacer para reyes”.

Pequeños cambios
“En los chicos hay un cambio como individuos, ves como se solidarizan, como cambian entre ellos, se preocupan por los pares y la comunidad. Sensibilizan su percepción de la sociedad. Muchos mejoraron la relación con sus padres, porque están más abiertos, en si, la gente que he tenido con problemas de adicciones era gente que estaba mas o menos recuperada, consumía cada tanto, por eso se trató que dejaran de consumir por completo. También los problemas familiares, de los padres, son comunes. Yo creo que a todos les sirve de alguna manera, sino no seguiría apostando a esto. A pesar de que trabajamos para adolescentes, para cualquier edad significa mejorar, sentirse valorado, abierto, aprender a confiar, a compartir, es como si fuese una familia”.
Por último, Claudia imaginó su ideal para con los chicos y lo que se lleven del taller: “Yo espero que cada uno que pase por el taller, cada una de esas pequeñas o grandes cosas que hayan logrado, las mantengan y puedan trasmitirlas a los más allegados, si están en otro grupo de teatro diferente u otra actividad”.

Autor: Redacción EcoDias