Para ver y considerar Cine

Fecha: Viernes, 3 Noviembre, 2006 - 00:00

Hermanos y detectives

El retorno del director Damián Szifrón a la televisión abierta.

Un joven policía (Rodrigo de
la Serna) con una carrera rutinaria, se entera que su padre ausente por años, ha muerto y lo ha nombrado tutor de un medio hermano de 11 años (Rodrigo Noya), con coeficiente intelectual de genio.
Una extraña herencia que primero lo desconcierta, y luego le imprime un nuevo impulso a su vida y su trabajo, gracias a la capacidad de deducción y la mirada inocente de la realidad del recién llegado.
Punto de partida atractivo para el nuevo unitario de Damián Szifrón, que comenzó a grabarse en enero y terminó un par de semanas después de su estreno el primer miércoles de septiembre a la 23.30 hs.
Los números del rating -omnímodos por estos días- llegaron casi a treinta puntos a pesar del horario absurdo para una propuesta dedicada a la familia.
La arbitrariedad de los programadores aún le reservaba otros dos cambios de horario. El último, quizás por los reclamos de los espectadores, a los viernes a las 22 hs. donde seguramente se completarán los diez capítulos de la temporada.
Idas y venidas, que no han opacado la calidad de la serie, en guión, imagen, interpretación, constituyéndola en la mejor ficción del año.
Como Los simuladores, seguramente se repetirá varias veces y sería deseable que se realizara una segunda temporada. Aunque el perfeccionismo de Scifrón, parece haber provocado algún fastidio en técnicos y actores.
Un producto televisivo imperdible, es decir, casi una excepción.

Autor: Silvana Angelicchio