4TO JUICIO LESA HUMANIDAD Derechos Humanos

Fecha: Martes, 26 Septiembre, 2017 - 00:00

Hacia la sentencia

El miércoles 20 de septiembre por la mañana, se realizó la última audiencia del debate en el Juicio por Delitos de Lesa Humanidad en la causa denominada “González Chipont Guillermo Julio y otros, por privación de la libertad agravada reiterada, aplicación de tormentos, homicidio agravado reiterado a…”.
El tribunal, luego de escuchar las palabras finales de los acusados, dio como fecha de la lectura del veredicto el día miércoles 4 de octubre a las 17 hs., en Av. Colón 80.

Este juicio que comenzó el 11 de octubre del año 2016, llega a su fin transcurrido un año de debate, con 31 de los 39 acusados iniciales.
La audiencia concluyó con las palabras finales de los acusados, que hicieron uso de su derecho.

Emitieron sus últimas palabras Arsenio Lavayén, Alejandro Lawless, Enrique Del Pino, Jorge Granada, Miguel Ángel Chiessa, Carlos Ferreyra y Andrés Miraglia.
Toda la atención estaba centrada sobre el acusado Arsenio Lavayén, alias “el zorzal”, el cual participó como guardia del Centro Clandestino La Escuelita y que había pedido desalojar la sala al momento de sus últimas palabras. Lavayén está imputado por delitos como secuestros, torturas, homicidios, y por la sustracción de los dos menores nacidos en cautiverio en el Centro Clandestino y que son los hijos de Graciela Alicia Romero y Raúl Metz; y de María Graciela Izurieta y Ricardo Garralda.
Lavayén específicamente está acusado de haber presenciado y/o asistido en el parto del bebé del matrimonio Metz.
Al momento de decir sus últimas palabras, Lavayén negó haber asistido y presenciado el parto, ya que dijo no haber estado en el lugar en ese momento. Refirió que cuando ingreso al Centro Clandestino a cumplir su turno, el bebe ya había nacido. Relata que le contaron que a la hora y media que el niño nació, “vino un médico de la unidad del Comando del V Cuerpo de Ejército y retiró el bebé de al lado de su madre y se lo llevó”.
Luego relató que “Cuando llego el personal que hacía la interrogación en el lugar, se reunieron en el patio, y yo al único que podía conocer era a “el Tío”, dijo refiriéndose al represor muerto impune Santiago Cruciani, jefe de torturadores en el CCD. Continuó Lavayén mencionando que siempre “iba a trabajar a ese lugar, siempre andaba con 4 o 5 mas, los otros eran distintos, pero él nunca faltaba. El señor que llamaban el Tío, comentaba en ese lugar... yo lo escuché con mis propios oídos, dijo que venía un mayor desde Buenos Aires con la esposa especialmente a buscar y llevarse el bebé”. “Si yo hubiese cometido el delito ese, como que me llamo Lavayén que lo asumiría, pero yo no lo hice”.
Luego de un breve cuarto intermedio que se tomo el Tribunal, Lavayén siguió con sus últimas palabras poniendo la responsabilidad en el médico que retiró el bebé del Centro Clandestino.
Dijo que “en los libros de guardia de la enfermería tiene que estar quién era el médico que estaba ese día de guardia. Y en la guardia tiene que estar asentado con quién iba, que salió a hacer el médico…”. “Yo no le sé el nombre porque si no lo diría”.

Luego dijo que en el ámbito de La Escuelita “No hubo otro nacimiento” y que “a una chica que estaba en un estado muy avanzado de embarazo, la sacaron, pero no dio a luz en La Escuelita esa chica, y la sacaron juntas con la madre del bebé”, en cuanto al destino de ambas dijo: “A nosotros nunca se nos decía nada, solo nos decían que las personas que sacaban de ahí se las llevaban a la cárcel, era lo único que nos decían a nosotros”
Increíblemente, luego de admitir que su “trabajo” consistía en ser guardia de un Centro Clandestino de secuestro, tortura y exterminio, donde las personas secuestradas permanecían encapuchadas y atadas las 24 horas del día; padecían las peores torturas físicas y psicológicas imaginables; las mujeres eran, además, violadas sistemáticamente. Así y todo Lavayén le dijo al tribunal que era “inocente” del robo del bebé nacido en ese siniestro lugar, y que quería que se haga justicia con él.
Desde la agrupación H.I.J.O.S. de Bahía Blanca, expresaron su parecer sobre estos dichos:“Nosotros también queremos, esperamos y luchamos para que se haga Justicia con él y con todos los Genocidas culpables de los delitos más atroces que vivió nuestro país, muchas de cuyas víctimas aun estamos buscando; como esos dos bebes nacidos durante los secuestros de sus madres, junto a los más de 400 hermanos que faltan encontrar a lo largo de todo el país, y también junto a los cuerpos de muchos de nuestros padres y sus compañeros, los cuales estos Genocidas NUNCA han aportado ningún dato certero que nos permita encontrarlos. Seguiremos apostando a la Justicia, y sepan que: ¡A donde vayan los iremos a buscar! Cárcel común a todos los genocidas. ¡No a las domiciliarias!”.

La sentencia es el 4 de octubre. Allá nos encontramos todos, todas, a las 17 hs.

Autor: Redacción EcoDias