PARA VER Y CONSIDERAR Cine

Fecha: Martes, 3 Octubre, 2017 - 00:00

Hacen gracias de todo

Los irrepetibles Les Luthiers cumplieron medio siglo entre festejos, homenajes y despedidas.

La página web y el canal oficial de YouTube del grupo humorístico musical reciben con la imagen de los seis integrantes brindando sonrientes y la frase: “¡Cumplimos 50 años, quién lo hubiera dicho!”.
Fecha señalada, con algunos rostros nuevos, porque el añorado fundador Gerardo Masana murió tempranamente en 1973, Ernesto Acher dejó el grupo 1986 para seguir con otros proyectos y el año pasado una lesión cardiaca de larga data se llevó a Eduardo Rabinovich, el Luthier favorito de buena parte de los seguidores por su carisma y capacidad para la comedia.
A pesar de esos golpes, Les Luthiers ha seguido con el apoyo del público de Argentina e Iberoamérica, fiel a su humor inteligente, su abordaje juguetón de los más variados géneros musicales y los instrumentos informales a los que debe su nombre.
En el presente lo componen cuatro de los miembros originales: Carlos López Puccio, Carlos Núñez Cortés, Jorge Maronna y Marcos Mundstock junto a Horacio "Tato" Turano, comodín para las ausencias de cualquiera de los integrantes desde 2015 y Martín O'Connor, la incorporación más reciente.
El comienzo fue en septiembre de 1967 en la ciudad de Buenos Aires, como un septeto de universitarios que se unieron al auge de los conjuntos corales del momento armonizando y bromeando ante sus condiscípulos, pero pronto cruzó esa frontera y se fue convirtiendo en popular en cualquier escenario.
En estos 50 años -¡un record de Rolling Stones!- han pisado miles de escenarios y recibido casi tantos premios, entre los que destacan el Grammy Latino especial a la Excelencia Musical, la Orden de Isabel la Católica y la declaración de ciudadanos ilustres de la Ciudad de Buenos Aires.
Pero en 2017 y en particular este mes de septiembre han sumado tributos importantes debido al aniversario, como el español Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades y recientemente el homenaje de las dos cámaras del Congreso de la Nación.
Aunque este mismísimo año, después de cumplir con las presentaciones que abarcan hasta diciembre, también fue el elegido por Carlos López Puccio para retirarse y dedicarse de lleno a su actividad de director de coros y a sus causas solidarias.
Merecido festejo y por todo lo alto, con casi tanto champagne como nostalgia.

Autor: Silvana Angelicchio