URBANA Locales

Fecha: Martes, 7 Agosto, 2018 - 00:00

Guía propia

Está disponible en su versión digital la Guía de turismo accesible, un catálogo de los lugares de la ciudad y la región para visitar.

Durante mucho tiempo, Bahía Blanca no fue considerada una ciudad turística, en la acepción más tradicional. A lo largo de los años, asumida su identidad, la localidad impulsa las visitas y recorridos para quienes la visitan y también, para los propios bahienses.
Habitantes de regiones próximas la consideran un centro comercial diverso, y por ello, asiduamente llegan y hasta en algunos casos, eligen permanecer durante un fin de semana. También es atractiva en eventos académicos, concentra parte de los saberes en ambas sedes universitarias, y sus recursos humanos impulsan constantemente congresos, conferencias y capacitaciones, incluyendo a organizaciones no gubernamentales. Por lo tanto, el turismo se enfoca en la actividad cultural, la Guía de turismo apunta, justamente, a dar relevancia a espacios de acceso gratuito y libre.

Orientación
La Guía está organizada según los puntos cardinales. Predomina en ella la oferta de museos municipales, espacios verdes y espacios céntricos. En la zona Puertos, destacan los museos comunitarios, Ferrowhite Museo Taller y Museo del Puerto, ambos con fuerte identidad ferroviaria y portuaria, recreadores de la historia reciente y remota de la ciudad. “Estimula el recuerdo a través del objeto de uso cotidiano de otras épocas, con salas adaptadas que permiten conocer el modo de vida de aquellos pobladores que cargados de ilusiones llegaron desde otras naciones”, describe en relación con el Museo del Puerto, reconocible por su amarilla nave en la entrada. También destaca el paseo del Puerto, por la Plaza del Puerto Piojos, que luce su ventana al mar y más allá, el balcón, el que fuera antes muelle, sitios de fácil acceso y en los cuales predomina la recreación abierta a mates y la fotografía de los atardeceres, la fauna y el ingreso de barcos y la tarea de prácticos.
En el norte, se nombran al Museo de Ciencias, en la ex quinta González Martínez, entidad donde el visitante puede informarse sobre el origen y evolución de la Tierra, visualizar su patrimonio fósil e interactuar con las actividades del cuidado del medio ambiente. En este sector, se destaca la presencia de un emprendimiento privado, accesible en cuanto a su entrada, el Museo de Ciencia y Técnica. Éste posee salas de experimentación con la física, la mecánica, la óptica, la electricidad, observación de los fenómenos mirados a través del ojo científico, y además, cada una de ellas propone una interacción para el visitante.

En el centro y más allá
El centro suele ser el atractivo para el turista de cualquier ciudad. El Museo del Deporte, ubicado en la torre Bicentenario, peatonal Drago, define una nueva identidad de preservación de materiales de las grandes figuras locales con proyección nacional e internacional. Trofeos, remeras, medallas, fotografías, gigantografías y un espacio para sentarse a disfrutar caracterizan el lugar, que además, suele tener exhibición de automóviles y motos durante el fin de semana.
Los Museos de Arte o 2 Museos se ubican en calle Sarmiento 450, las Bellas Artes y el Arte Contemporáneo, vecinos que reciben al público con muestras y visitas guiadas. La opción de la visita libre suele ser muy productiva, ya que cuenta con renovados señalizadores e interrogantes, interpeladores de curiosos y escolares. Unidos por un puente, separados por sus especialidades, y enriquecidos por un patio de olivo, limonero y casita de árbol, que son la delicia del buen clima.
El Teatro Municipal, centenario escenario, rodeado de plazoletas en Dorrego y Alsina. El lugar ofrece visitas guiadas, más allá de una gran cartelera de espectáculos, producciones locales y sala de ensayo de los Organismos Artísticos del Sur. En este punto cardinal, se sugiere la visita al Museo y Parque Estereoscópico, en calle Italia 19, otra propuesta privada que indaga sobre la historia local y sus orígenes. Y si de caminar se trata, a 9 cuadras, por calle Saavedra está el Museo y Archivo Histórico, perteneciente al municipio, por lo tanto gratuito en su acceso. Una muestra de andamios, juguetes, armas, fotografías, recuerdos, enseres y un patio central, flores y pasto a cielo abierto en el ex Hotel de inmigrantes. Plaza Rivadavia y Peatonal Drago figuran como parte de estos recorridos instalados.
El Palacio municipal, sede de la oficina del intendente, es parte de las visitas recomendadas. Construido en 1909, por los arquitectos Ceferino Corti y Emilio Coutaret, es una de las obras más antiguas de Bahía Blanca. En su construcción, se ha dedicado una sala para conferencias y actividades sociales y culturales, con capacidad para 300 personas. En la zona, se encuentra la Iglesia Nuestra Señora de la Merced y la Biblioteca Rivadavia, entidad señera en el saber y la difusión del arte.
La última recomendación es para quienes posean movilidad propia, el Museo del Fortín Cuatreros, en Gral. Daniel Cerri, y el Museo de Aviación Naval, en Espora. En el primer caso, una casona fortificada que habla de la fundación de esa localidad, que también fue un refuerzo para el progreso de Bahía Blanca; en el segundo, un espacio de 1996, con trajes de vuelo, uniformes de época, pinturas, fotos y documentos.
Breves alusiones al Parque de Mayo y el Parque Independencia, como así también a la Casa de la Cultura, son parte de esta guía, que ha sido llamada accesible, seguramente porque estos puntos son recreación asegurada para turistas y locales.

¡A BAJAR!
El material se puede visualizar y descargar consultando la página del municipio: www.bahia.gob.ar/conoce/descargas.

Autor: Redacción EcoDias