Comedia Municipal Cultura

Fecha: Sábado, 16 Agosto, 2008 - 00:00

Este semestre se juega en “La Cancha”

Durante los próximos meses la Comedia Municipal estrena nueva obra. “La Cancha”, una adaptación libre de “El Reñidero”, de Sergio De Cecco.

En el galpón de ensayo del grupo está todo preparado para salir a escena. Las tribunas, las redes, banderas y trapos junto a las luces y el sonido hacen el combo ideal para representar esta obra de la bahiense Graciela Musotto, quien se formó actoralmente en la Escuela de Teatro de nuestra ciudad. A partir de distintas capacitaciones se inició en la dirección, y desde 1994 comenzó a presentarse en las distintas propuestas de la comedia municipal.
“La Cancha” es una versión de “El Reñidero”, obra que instala el tema de “Electra” en el malevaje del 1905 de Buenos Aires.
“A mí esta obra me impactó muchísimo, la hice en el 80 como Elena, y ahora traje el conflicto a este momento y lo ubiqué en el ámbito del fútbol, donde la situación es la misma, hay traiciones y venganzas, y en este caso todo se desarrolla en el núcleo de la familia Berón”, comenzó a relatar Musotto.
El estreno de la obra se realizaba el sábado 16 de agosto en el club Villa Mitre, dentro de los festejos por el 84º aniversario de la entidad. “Dentro de ‘El Reñidero’ De Cecco pone al Corifeo -el anunciante del devenir y del destino inevitable- en la gente del barrio, los malevos de ese momento, y yo lo puse en los hinchas, ese anuncio de lo que vendrá está dado en lo que dicen los hinchas. Elegí el fútbol porque es un tema actual y porque es un ámbito que más que un reñidero es un hervidero, lleno de pasiones, desencuentros, traiciones y venganza. Hace tiempo que me impactan las imágenes de violencia que veo en la cancha, la agresión y los barrasbravas con su poder. Me pareció que daba el marco ideal para transmitir la idea de lo mal que estamos en la sociedad”.
La escenografía de “La Cancha” también es de Musotto, y dadas las características de la obra -pensada para ser movilizada a distintos lugares- se puede ampliar o ajustar dependiendo del espacio; está dividida en tres módulos de acuerdo con la estructura de la tragedia: en la tribuna, que tiene distintos niveles, se ubica el coro; en el alambrado se plantea el presente, y una plataforma iluminada desde abajo es el espacio del racconto, el pasado.

La trama
En la obra ocurre una muerte que en la novela es la del caudillo, y en la adaptación la del líder barrabrava, Carlos Berón (interpretado por Jorge Ventura), un crimen pergeñado por Santiago (Alejandro Méndez), el amante de su propia mujer.
El asesinato despierta en Elena (Celeste Moore), la hija de la víctima, el deseo de revancha. La planea utilizando como instrumento a su hermano Orestes (Leonardo Fabrizi). Pero el muchacho, preso por haber matado a otra persona en una suerte de rito de iniciación y liberado para los funerales de su padre, no siente necesidad de venganza ni guarda en su espíritu un impulso tan violento.
El resto del elenco lo completan Andrea Borello como Nelly, la madre de Elena y Orestes, Alexis Mondelo como Laucha, amigo de los hermanos, y José Casco como el presidente y el cartonero.
La asistente de dirección es Erica Utreras, la iluminación de Hernán Guzmán y el vestuario de Juan José Torrez.
“Para los fines de la comedia hubo que adaptar el relato a la cantidad de personajes que me permite un reparto de siete actores. Por eso algunos interpretan a dos personajes y además desarrollan a los hinchas”, destacó Graciela.
La música elegida para la composición es del músico y compositor Ramiro Musotto, que musicalizó los cánticos de cancha de la barrabrava que se grabaron en el estudio de “Laucha” Iencenella.
“Le mostré la carpeta de la obra y le pedí a Ramiro que escuche lo que habíamos grabado para que le ponga música. Estaba en Francia en un festival y desde allí compuso el tema principal para la obra que se llama ‘La Cancha’”.

El recibimiento del espectador
A la hora de hablar de violencia, traición, venganza y muerte, Musotto habla de las posibles reacciones del público, no sin antes remarcar que no se puede gustar a todos y que las emociones pueden venir desde la incomodidad.
“No sé cuánto de esto podrá llegarle a la gente o qué le va a llegar. Pero que la venganza no tiene asidero es lo que quiero revalorizar, quiero que la gente entienda el ‘¿adónde vamos con esta situación de violencia?’. Deseo que lo que quede es que la violencia y la venganza son sin sentido”.
 “El tema es conflictivo porque la gente tiene que ver de todo y no podés dejar contento a todo el mundo porque sino tenés que estar siempre al servicio de lo que los otros quieren. De pronto, la gente está chocha con Tinelli pero, ¿eso es lo mejor para la gente? La cancha es amplia, involucra la comprensión, la identificación, porque todos los días dentro de la misma familia hay pasiones y conflictos, en la misma televisión vemos lo que pasa en la familia Berón: vemos muerte, violencia, venganza, injusticia, pero el problema es que no es una situación fácil de digerir livianamente”.

Autor: Redacción EcoDias