Sesión del CSU Locales

Fecha: Sábado, 28 Mayo, 2011 - 14:51

Estamos invitados a tomar el té, fotos no

La merienda se había demorado unos minutos y el inicio de la sesión también. Buen momento para sacar fotos. La señora se paseaba entre las bancas con grandes teteras, teteras dignas de ser parte de las ilustraciones a la canción de María Elena Walsh. Se paseaba con las teteras y la bandeja con muchos platos con medialunas, dulces y saladas. Alguno de los consejeros se dio el gusto de dejar de lado el mate cocido y pedir un termo y un mate con bombilla.
Hacia uno de los lados se encontraban todos los estudiantes.
Hay que sacar fotos para que se pueda mostrar a los lectores de EcoDias quiénes son estas personas que votarán sobre “la Girotti” en la UNS.
“Mucha gente desacostumbrada a flashes de prensa”, pienso mientras varios se tapan la cara, se ponen los lentes o se dan vuelta a mirar... la nada.
Una se ríe, ni sé quién es, pero como tenía tanto interés en taparse y yo en sacar fotos, concluí que era buena combinación. Logro llegar entre las bancas y le saco la foto, agachada ella. “Me tenés que pedir permiso para sacarme una foto”, me dijo sin siquiera presentarse o sonreír para la cámara. Le expliqué que debería estar en un lugar privado para pretender privacidad, y salió con un “Los voy a hacer echar”. Viendo que quería entablar charla le pregunté “¿Cómo te llamás?”. Me tiró un “¡Qué te importa!”. Me reí al igual que la media docena de personas que estaba tan cerca como para oírla. Era Liliana Castro, decana del Departamento de Matemática, de la Lista Blanca, que votó luego a favor de la reválida de la Girotti. Una educada.
En otro momento, mientras la consejera Telma Alonso daba cuenta de las decenas de considerandos para no revalidar a Girotti, el rector Capriste se las daba de histriónico haciendo comentarios con quienes estaban en las primeras filas.
El bombo y los cánticos se colaron varias veces en la sesión. “Como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar”, “Consejo basura, vos sos la dictadura”, fueron los temazos de la sesión. Sacudía la formalidad algún “Asesinos”, “Cómplices”, “Hipócritas”, “Ignorantes” y el remate de “Cobarde” para la abstención de Sabbatini.
Un “Callate la boca” certero fue rotundo para Capriste cuando intentaba dejar registrado en el audio que se grababa su versión de “amenazas”, cosa que no ocurrió.
Volaron medialunas, es cierto, con la comida no se juega... pero con la vida/muerte/memoria, tampoco.
Movidita, cantada y vergonzosa la merienda.

Autor: Natalia Carabajal Figueroa