ÚNICO LUGAR PARA UN GENOCIDA ES LA CÁRCEL COMÚN Derechos Humanos

Fecha: Martes, 11 Diciembre, 2018 - 00:00

Escrache en la ciudad

El pasado sábado 1 de diciembre se realizó un Escrache en la ciudad de Bahía Blanca. Fue al genocida Walter Bartolomé Tejada, dos veces condenado por crímenes de Lesa Humanidad.
Una jornada organizada por la histórica agrupación H.I.J.O.S. Regional Bahía Blanca, la Red por el derecho a la Identidad, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Familiares de desaparecidos y las agrupaciones que conforman la Mesa por el Juicio y Castigo.

Walter Bartolomé Tejada goza del privilegio de la prisión domiciliaria como decenas de represores que de esta manera evitan las condenas efectivas en cárceles comunes.
El escrache se realizó frente a un edificio de calle Soler donde tiene su domicilio el genocida condenado.
Tejada cumplió funciones como jefe de División en el Departamento II Inteligencia del Comando V Cuerpo de Ejército hasta 1979 y allí fue designado Secretario General del V Cuerpo de Ejército hasta diciembre de 1980. Fue condenado dos veces a prisión perpetua la primera en septiembre del 2012 en la causa Bayón y la segunda condena es de octubre de 2017, en la causa González Chipont, las dos por delitos de Lesa Humanidad y Genocidio. Tiene prisión domiciliaria desde 2014 otorgada por la Cámara de Casación
Se lo condenó, por haberse probado que cometió estos delitos de Lesa Humanidad: Secuestros, torturas, violaciones, desaparición forzada y homicidios a cientos de personas que pasaron por el Centro Clandestino de Tortura y exterminio “La Escuelita”. Fue también condenado por el ROBO DE LOS DOS BEBES de las parejas Graciela Alicia Romero - Raúl Metz y de Graciela Izurieta y Ricardo Garralda ambos nacidos en cautiverio en el CC La Escuelita y apropiados. Los dos niños y sus madres permaneces desaparecidos.
Adriana Metz, hija del desaparecido matrimonio de Graciela Romero y Raúl Metz, llegó a Bahía Blanca para acompañar este escrache como familiar, hermana que busca a su hermano apropiado y ella además es parte de Abuelas en Mar del Plata; fue una de las voces junto a representantes de H.I.J.O.S, Anahí Junquera y Alejandra Santucho, y de la Red por el Derecho a la identidad, Anabel Bustos, en la lectura del documento que compartimos -en parte- a continuación.
“Además de la responsabilidad por su cargo, Tejada fue reconocido por los testimonios de las victimas sobrevivientes, con su presencia física en los lugares de secuestro (…) Quedó demostrada en los juicios, la participación de Tejada en los llamados “cónclaves” que se realizaban entre las más altas esferas de las fuerzas, donde se reunían para determinar quién sobrevivía y quien debía ser eliminado. Antes de morir impune, Julián el Laucha Corres, el mayor torturador de la Escuelita, declaró en indagatoria que W. Tejada era el superior directo del cual recibía órdenes desde el departamento de Inteligencia II”.
“En el año 2015, y gracias a la intervención del Juez Ramos Padilla, luego que se destituyera al ex Juez Ulpiano Martínez, se le encontró a Tejada y a otros 5 genocidas más, tenencia de armas de fuego en sus domicilios; nunca antes el ex juez Ulpiano Martínez había allanado a los reos para verificar si tenían las armas que figuraban en el RENAR. No tenía credencial de legítimo usuario y estaba inhabilitado por el R.E.N.A.R. desde el año 2013. Ramos Padilla se encargó de secuestrarles las armas a Tejada y a cinco genocidas más que tenían sus armas en sus casas.
Las y los H.I.J.O.S. comenzamos a realizar escraches en los años 90, cuando los genocidas fueron puestos en libertad gracias a las leyes de Impunidad.
Este método de participación social -por el cual alertábamos en el barrio que eran vecinxs de un asesino de la última dictadura cívico militar- se utilizaba en un contexto de impunidad, donde no existía la posibilidad de justicia. El lema era: "Si no hay Justicia, hay escrache". Hoy vuelve a tener sentido, y debemos seguir alertando la impunidad que significa que el Poder judicial les otorgue a Genocidas comprobados, juzgados y condenados, la posibilidad que estén en sus casas sin NINGUN tipo de control y legitimado por el gobierno de Cambiemos.
Vinimos caminando desde Colon 80, la sede de la Universidad Nacional del Sur, donde se desarrollan los juicos por delitos de lesa Humanidad desde el año 2011 hasta acá que está su cueva. Este camino, el genocida lo hacía caminando cada vez que había audiencias, a veces acompañado de su “guardadora” que es su mujer, a veces de su hijo, que es quien lo defiende como abogado y a veces se atrevía con total impunidad a aparecer solo, con su maletín en la mano y nos insultaba cada vez que nos cruzaba.
En una de las audiencias, en pleno juicio, y adelante del tribunal compuesto por los jueces Ferro, Bava y triputti, el genocida pasó por nuestro lado y nos gritó a la abogada querellante Mónica Fernández Avello y a nosotras, miembros de H.I.J.O.S. “Brujas de Mierda”, escuchando todos y todas los presentes, menos los jueces, que ese día estaban sordos.
Sí, Genocida, somos las brujas, y somos herederas de todas las brujas que nos antecedieron. Somos las Nietas de las brujas de nuestras Abuelas, que los persiguieron y persiguen a ustedes los asesinos, hasta el final de sus días.
Somos las Hijas de las brujas revolucionarias de nuestras viejas, que lucharon a la par de sus compañeros por una patria libre, que resistieron en los centros clandestinos y que asesinos como ustedes no pudieron doblegar.
Somos las compañeras, de todas las brujas que hoy salimos a la calle y que gritamos bien fuerte que no queremos convivir con genocidas, ni asesinos, ni violadores, ni femicidas, ni acosadores. Somos las brujas que no quemaron, y las que a vos, y los que son como vos, les gustaría quemar!!!
¡HOY LAS BRUJAS DE MIERDA TE VENIMOS A ESCRACHAR GENOCIDA TEJADA!!
Se lo ha visto salir de su casa y andar caminando por el centro bahiense, usando la coartada de concurrir al médico. Si lo ves en la calle, SACALE FOTOS y denunciémoslo!
Los Juicios a los genocidas, que con mucha dificultad, pero que hasta el día de hoy se llevan adelante en todo el país, fueron posibles gracias a la lucha de todos los organismos de DDHH, con el apoyo del pueblo y por la voluntad política de Néstor y Cristina Kirchner. Juicios que no tienen precedentes en el mundo. Los seguimos sosteniendo quienes no claudicamos en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia, bancando los juicios, sosteniendo la memoria viva de los 30.000 compañeros y compañeras, Buscando a nuestros hermanos apropiados, buscando los cuerpos de nuestros viejos, porque los genocidas tienen información, pero no rompen su pacto de silencio, y también exigiéndole cada día a este Poder Judicial que se acomoda a los nuevos vientos que soplan que no queremos más Genocidas en sus casas. Este Poder Judicial que manda a genocidas que cometieron los peores crímenes violatorios de los DDHH, a sus casas, ES EL MISMO que dice que Santiago se ahogó o que lo de Lucia Pérez no fue un femicidio. Así como NO HAY DDHH de Ayer y de Hoy, también hay un poder Judicial que se encontraba agazapado y que se muestra tal cual es.
Nuestros 30.000 compañeros y compañeras eran militantes populares para los cuales la política fue una herramienta para cambiar las injusticias, para trasformar la realidad del pueblo. Nosotros siempre, desde el primer momento de nuestra conformación reivindicamos sus luchas y sus militancias por un país más justo e inclusivo. Hoy sabemos muy bien quien es el enemigo, y es justamente el mismo que los secuestro y los torturo a ellos y ellas, son los mismos que reprimen, persiguen, hostigan, tienen presos políticos, meten presas a pibas por una simple pintada, avasallan nuestros derechos, (…).
El ajuste de este gobierno, también incluye las políticas de Memoria, Verdad y Justicia: Hace casi tres años, con la asunción del gobierno de cambiemos, que se ha vuelto a instalar la decisión de generar impunidad en nuestro país, negándonos a nuestros desaparecidos y desaparecidas, instaurando agiornadas teorías de los dos demonios, debilitando los juicios, desfinanciando todos los programas de DDHH, mandando a los genocidas a sus casas sin controles sobre lo que hacen, (más de la mitad de los genocidas tienen prisión domiciliaria) y paralizando todo avance de las causas contra los civiles involucrados participes y beneficiarios de la dictadura, como por ejemplo las causas del cercano Massot, de Blaquier, Magneto, etc., que más bien ahora forman parte del poder gobernante. No exageramos cuando desde el primer día dijimos que nos gobiernan los civiles de la dictadura, que no alcanzamos a juzgar y que vinieron a cometer el mayor saqueo en la historia de los últimos años.
Acá en Soler 154 6 piso B, Vive un Genocida! Walter Bartolomé Tejada, que la corporación Judicial le regala la domiciliaria por su edad, Que todo el barrio sepa quién es,
que cada comerciante de la cuadra se fije si sale, si anda por la calle y lo denuncie, porque es un asesino suelto y sigue siendo el mismo secuestrador, torturador, violador, asesino, desaparecedor y ladrón de bebes que en el año 76.
Repudiamos que cumpla las dos perpetuas a las que fue condenado en su casa, que no es una celda ni la prisión, porque el UNICO LUGAR PARA UN GENOCIDA ES LA CARCEL COMUN!!!”.

Texto completo en hijosbahiablanca.blogspot.com

Autor: Redacción EcoDias