CIRCUITOS Locales

Fecha: Martes, 3 Julio, 2018 - 00:00

En la ciudad de Villa Mitre

Ha recibido muchos nombres, la República, la ciudad, y quizás sea esa fama la que hizo que el turismo llegue para conocer más sobre este barrio que cumplió 112 años.

El 18 de junio de 1906 se concreta el primer asentamiento en el barrio Villa Mitre, el día anterior se remataron los terrenos y no se podía esperar más, había que instalarse. De esta forma, surge Villa Mitre, sector que sobrevivió su lejanía céntrica y supo hacerse autónomo.
El recorrido inició en el centro, y después la guía fue la del tranvía N° 9, que pasaba por Villa Mitre, unas cuántas almas se entusiasmaron con la propuesta de Turismo Bahía Blanca, más de 40 personas participaron del circuito.El punto de reunión entre quienes viajaron en el colectivo del área y los que esperaban en el barrio fue la Plaza Villa Mitre. “Hicimos una visita guiada por la plaza, visitamos la instalación del monumento al inmigrante árabe y sobre todo y lo más representativo y curioso, es la instalación de una corona. La obra fue realizada por un vecino en el año 1998, bajo la premisa que Villa Mitre era la Reina de las Villas le faltaba la corona, y de su propio bolsillo, con apoyo de la delegación municipal y los vecinos construyó ese monumento, que es un homenaje al barrio y a las comunidades de inmigrantes que lo formaron desde un principio”.
El monumento al inmigrante árabe fue colocado a fines de la década del ´90, surge como una iniciativa de un integrante de la Asociación sirio-libanesa del barrio, dos colectividades señeras. Él viaja a Siria y a su regreso, entusiasmado, quiso reconocer el trabajo y el aporte de esta colectividad libanesa que habita el barrio y también, la ciudad. Se realizó el trámite frente a las autoridades municipales del momento, y se estudió que el mejor lugar para una instalación de esas características era la plaza, que luego se transformó en el monumento y fuente. En 20 años de existencia requirió acondicionamiento y restauración. La plaza congrega a la vecindad, y es muy concurrida. “Antes del monumento había una farola, se cruzaban los caminos de la plaza en el centro en forma similar a la Plaza Rivadavia, un diseño de diagonales. La farola fue trasladada al sector de juegos una vez colocada la fuente”.
El Club Villa Mitre fue otro de los puntos visitados, Nilda Sisti esperaba a los visitantes, “ella está relacionada con las familias fundadoras del barrio”. A través de una charla conformada por fotografías e historias, Sisti rememoró los entusiasmos y las entregas de las personas que construyeron y llevaron adelante al barrio. “La primera sinagoga de Bahía Blanca se encontraba en el barrio, la comunidad judía tuvo una fuerte presencia, como así también la italiana, la española. Uno de los aspectos más destacados fue que todas estas comunidades convivieron desde los orígenes del barrio en 1906 en forma armoniosa y pacífica, sin que se recuerde ningún conflicto”. Esta mancomunada convivencia instauró en las calles y las viviendas una fuerte identidad, un barrio construido más allá de la vida del ferrocarril con las carencias que implicó, por lo tanto, la unión se consolidara más fuerte entre los habitantes.

Señales propias
El barrio tiene una fuerte identidad propia, que lo hace los vecinos se comprometan con las instituciones y espacios. “Esto es muy distintivo, y se manifestó desde sus inicios”. Surgieron en las conversaciones, espacios que son tenidos en cuenta para próximos proyectos, el Bar La Morenita es uno de los casos, ya se han manifestado intenciones de convertirlo en un bar temático o un mini museo barrial.
Por primera vez, el área de Turismo propone este recorrido; el año pasado logró uno similar en el barrio Bella Vista. “Tanto los que concurrieron a la visita guiada como la gente del barrio de Villa Mitre quedaron muy entusiasmados, nos felicitaron por la experiencia y nos pidieron que hagamos una nueva entrega, quisimos hacer esta visita desde una mirada general, porque queríamos ver qué recepción tenía en el público”. El barrio tiene presencias ineludibles como la biblioteca popular Bartolomé Mitre, la Sociedad Sirio-Libanesa, entre otros.
La Reina de las Villas, la Ciudad de Villa Mitre, la República de Villa Mitre son algunos de los nombres colocados por sus habitantes. “Surgen los avisos de remate por Carlos Passato, uno de los grandes nominadores de los barrios, porque él de alguna manera bautizaba los distintos barrios en su acción de rematar. Villa Mitre era nombrada como la Reina de las Villas, como pasó con otros barrios”.

PROGRAMA EDUCATIVO
Las salidas educativas se siguen impulsando desde Turismo Bahía Blanca, esta edición se ofrece dos recorridos, uno como se ofrece al público en general, un Centro Sorprendente, caminata para conocer la historia del fortín, la pujante ciudad a través de los edificios, calles, monumentos, palacio municipal, iglesia y Plaza Rivadavia. “Más allá de la actualidad local, el centro histórico resguarda un rico patrimonio arquitectónico, y una gran vinculación con temas mitológicos, de hecho hay grupos escultóricos que se vinculan con la mitología griega y romana. Tratamos de interpretar estos recursos y explicamos por qué están relacionados con la historia local”.
En el segundo caso, las visitas guiadas por un circuito denominado Bahía Integral, una visión general de la ciudad que lleva por dos horas a recorrer en transporte el centro histórico, la zona residencial de Avenida Alem, Parque de Mayo y conexión con el Puerto de Ingeniero White. “Es una forma de tener pasado, presente y futuro de la ciudad”.

CAMINATAS
Turistas y público en general pueden acceder a las caminatas en el Centro Sorprendente, se realizan los días miércoles en doble entrega, a las 10 y a las 14 horas. La participación no requiere inscripción previa, hay que acercarse a Drago 45. En vacaciones de invierno, los circuitos integrales serán durante la semana en dos días y las caminatas serían propuestas para el día sábado en el horario de la tarde.

Autor: Redacción EcoDias