MES DE MAYO Locales

Fecha: Miércoles, 23 Mayo, 2018 - 00:00

En honor a los monumentos

Doble jornada de actividades se realizaron en la ciudad para conmemorar el Día Nacional de los Monumentos, oportunidad para conocer y revalorizar el patrimonio histórico y cultural con el que contamos.

Los monumentos se erigen en memoria de un evento o una persona, una vez inaugurados son parte del paisaje urbano, y casi ningún paseante recuerda la fecha o la ocasión. Por eso, estos días dedicados a conocer, disfrutar y valorar los monumentos como parte del patrimonio cultural de la ciudad han tomado relevancia y se cumple el segundo año consecutivo de su celebración.
“La Asociación Amigos del Castillo realizó un bingo monumental a beneficio del taller ¡Prende!, el único espacio de la usina que ha sido recuperado”, cuenta Nicolás Testoni, director del Museo Taller Ferrowhite en diálogo con EcoDias.
La jornada puso de relieve el monumento histórico nacional y provincial, la ex usina General San Martín, “desde su puesta en marcha por parte de las Empresas Eléctricas de Bahía Blanca, una filial local de la Compañía Ítalo Argentina de Electricidad, el 1 de octubre de 1932, hasta su salida de servicio el día de los inocentes de 1988, la usina General San Martín -bautizada en un principio Ingeniero White-, proveyó de electricidad a Bahía Blanca y a una creciente zona de influencia por más de cincuenta años”, apuntan en el blog institucional. “Para nosotros es una forma de celebrar a nuestros amigos, porque son en cierto modo monumentales. Un monumento se erige en memoria de algo, son nuestros amigos aquellos que vuelven a nuestro Museo memorable”, destacó Testoni.
Antes del Puente La Niña, donde reside emblemáticamente el “Águila Blanca”, el monumento fue comestible, “El Centro Andaluz de Bahía Blanca preparó una mesa especial, con torta de naranja y chocolate, mantecadas y bocaditos salados”, describió Leandro Beier, quien dirige el Museo del Puerto. La memoria viva reivindicó los saberes y recetas de varias generaciones de inmigrantes, “fue una manera de hacer presente la densidad de la historia sobre el mantel, activamos el pasado con todo el cuerpo, y también con monumentales canciones, bailes, peinetas y mantones de manila”, aportó Lucía Bianco, trabajadora municipal encargada de la Cocina.

Un estadio histórico
Este festejo permitió el reconocimiento de otras construcciones, tal fue el caso del estadio del Club Estudiantes, sitio de las más grandes hazañas del basquetbol local y nacional. En el Museo del Deporte se brindó una charla abierta centrada en su historia, “La catedral del básquet” contó con las disertaciones del ingeniero Mario Minervino, la arquitecta Laura Villalobos, integrante de la Comisión de Patrimonio y Cultura del Colegio de Arquitecto Distrito X y el contador Arturo Guevara, miembro del Club Estudiantes.
El Colegio de Arquitectos hizo entrega al Museo del Deporte y al Club Estudiantes las fichas patrimoniales de la construcción con la declaratoria del bien patrimonial, el resumen de valoración, que contiene su interés histórico y cultural, arquitectónico y artístico, paisajístico y ambiental, como así también sus datos catastrales. A partir de esto, el Museo cuenta con un croquis que es la imagen del estadio Osvaldo Casanova, donación que llegó de la mano del arquitecto Guillermo Allerborn. Es posible visitar la muestra fotográfica de su construcción y de los eventos deportivos y culturales realizados en la sede, disponible en Drago 45.

Más que una vuelta
La Plaza Rivadavia abunda en símbolos e historias, y ostenta unos cuantos monumentos, la mayoría colocados para festejar los 100 años de la ciudad. En 1928, se tomó la iniciativa de hacer pública la adhesión a la fecha del 11 de abril, mediante construcciones se pretendió demostrar la importancia de los grupos sociales de la época. Arturo Coleman, gerente de las empresas inglesas y prestadores de todos los servicios públicos de esos tiempos encargó la construcción del Monumento a los Ingleses. La obra quedó en manos de Antonio Grillo, quien diseñó la fuente de mármol de tres lóbulos, hecha en carrara y compuesta por un monolito. Este último contiene figuras paradigmáticas de la actividad económica e industrial de la ciudad. "En el frente vemos la representación de la agricultura, un arado tirado por dos caballos, rodeándolo vemos la ganadería, los dos elementos aportados por Argentina, mientras que se ven un barco, que representa la creación del puerto y el ferrocarril. Otro detalle es que cada uno de los símbolos se encuentra ubicado de tal manera que nos marca el lugar de estos sitios, el ferrocarril marca la dirección donde se encuentra la estación, el barco el puerto, una especie de brújula", describe Diego Herlein, guía del área de Turismo, quien también condujo al público interesado al Teatro Municipal, otro sitio monumental de la ciudad.
También fue posible realizar visitas a las muestras de 2 Museos, "Para darle estilo al caos" y "Museo en situación de calle". Las propuestas son una puesta en valor de las obras patrimoniales del Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Contemporáneo. "Realizar estos recorridos artísticos que utilizan diversos lenguajes artísticos son una forma de entender quiénes somos, cómo es el mundo que nos rodea y cómo ha evolucionado nuestra identidad cultural a lo largo del tiempo", reflexionó Christian Díaz, director de las instituciones culturales municipales.

Fecha internacional
El 18 de mayo se conmemoró el Día Internacional de los Museos, este año se marcó el lema "Museos hiperconectados: enfoques nuevos, públicos nuevos". En pos de cumplir con este objetivo el Museo y Archivo Histórico propuso un encuentro de coleccionistas que mostraron sus objetos en Saavedra 951. Participaron Emilse Carbajo, viuda de Víctor Tafettani, que expuso maquinaria rural a escala, Patricio Barret, con sus artesanías en cuero, Jorge Batistoni y las camisetas de la Liga del Sur, Marcelo Beato, quien posee imágenes del tradicional Molina Campos, Carlos Rivas Wilsen, discos y posters de los Beatles; se sumaron autos de distintas épocas, colecciones a gran escala pertenecientes a Julio Llanes, Fernando Sánchez, Carlos y Hugo Horvath. Se multiplicaron las actividades en el Museo Fortín Cuatreros, donde padres, docentes y padres de la Escuela Primaria N° 10 compartieron la jornada con merienda incluída.
El Museo de Ciencias abrió sus puertas para hacer click en su sitio web y en el mapa digital del Jardín de Nativas, proyecto que se concretó en el marco del Programa de Promoción de la Cultura Científica 2016 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires. Se lanzaron memes generados por visitantes del museo y los participantes del proyecto Ingeniero Meme, un lanzamiento mundial del primer Archivo Memegráfico en el Museo del Puerto. “Resignificamos el patrimonio de objetos del museo a partir del soporte meme, poniendo en juego los saberes de chicos y chicas, su uso de la ironía, el humor y otras astucias que supone este tipo de construcción multimedia. El meme amplía las posibilidades de reformulación y circulación de sus colecciones, quiebra la supuesta suntuosidad del objeto del museo, y del propio museo, y da valor a los desvíos, lo imprevisto, la novedad por fuera del guión y las propuestas de recorrido de salas", contaron desde Ingeniero White.
Ferrowhite puso a funcionar el telégrafo. "Colgados de un hilo" se concentró en la oficina telegráfica con una comunicación de “546 kilómetros”, en la experiencia se conectó el Museo Taller con el Museo Estación Cultural Lucinda Larrosa, situada en la provincia de Río Negro. "Fue una ocasión para reflexionar sobre la evolución de los dispositivos de comunicación y el potencial poético de los artefactos considerados obsoletos. Al mismo tiempo, supone la posibilidad de pensar la relación entre dos puntos geográficos, la Bahía Blanca y el valle del Río Negro, vinculados a través del ferrocarril a la historia de la producción y la exportación frutihortícola".

Autor: Redacción EcoDias