EMERGENCIA SOCIAL Y SANITARIA Locales

Fecha: Miércoles, 22 Abril, 2020 - 00:00

Elevan propuesta urgentes al intendente Gay

La cuarentena, el aislamiento y el distanciamiento social declarados en el marco de la emergencia sanitaria no son vividos de igual manera por todos los vecinos y vecinas de Bahía Blanca.

La pandemia está profundizando problemas de larga data que, desde el colectivo Villas en Agenda vienen señalando desde hace tiempo.
En estos días el gobierno municipal “está dejando mucho que desear en la provisión de alimentos a los barrios, lo hace de modo insuficiente, con demora, y en medio de confusiones e interferencias. Son los grupos vecinales y los movimientos sociales, forcejeando con los funcionarios para que ‘bajen’ los recursos que se precisan, los que funcionamos como diques de contención, impidiendo, por ahora, que ocurra lo peor ante la errática y arbitraria conducta estatal”, denuncian desde este grupo de reconocidas organizaciones sociales.
Villas en Agenda hace en el documento remitido a los Medios de comunicación un reconocimiento a voluntarias y voluntarios, que se han multiplicado, así como a la solidaridad de la comunidad bahiense, pero “¿qué pasa cuando más de 88.100 personas, casi el 30% de la población de la ciudad, está por debajo de la línea de pobreza? ¿Cómo transitan esta cuarentena quienes viven en condiciones de hacinamiento? ¿Qué sucederá cuando aumenten el frío, las lluvias y el agua entre en sus casas?”. Preguntas que en las estilizadas conferencias de prensa diarias el intendente Héctor Gay no responde.

Propuestas urgentes desde Villas en Agenda
● Acelerar la entrega de alimentos y aumentar su periodicidad. Se observan demoras en su entrega y, en muchos casos, dentro de cada barrio, sectores y familias que no han recibido ninguna ayuda. En paralelo es imperioso mejorar la calidad y cantidad de productos, puesto que las entregas realizadas se han efectuado con productos insuficientes, teniendo en cuenta la alimentación mínima necesaria para una familia.
● Proveer kits de limpieza junto con los bolsones de comida.
● Duplicar el monto de las tarjetas municipales y adelantar al presente mes de abril el recurso económico para la compra de garrafas que se acreditan en dichas tarjetas. Actualmente, se da solo por 3 meses y recién se empieza a cobrar en junio. Garantizar la entrega de garrafas gratuitas a comedores y merenderos.
● Dada la imperiosa necesidad del aislamiento barrial, implementar urgentemente con los comercios barriales un sistema de compras de cercanía.
● Aplicar el declamado, pero muy insuficiente, control de precios, especialmente en los mercados, verdulerías y carnicerías cercanos a las periferias.
● Facilitar logística estatal a los pequeños productores locales y regionales para que acerquen sus productos frescos para la venta minorista en distintos sectores de la periferia según cronograma.
● Reforzar activamente la asistencia alimentaria y de higiene a comedores comunitarios y merenderos en forma constante.
● El Concejo Deliberante, de una buena vez, declare la tan postergada “emergencia alimentaria”, con la que se faculte y controle al ejecutivo municipal en la ampliación de las partidas presupuestarias, y en la administración de donaciones para hacer frente a esta situación.
● Conformar y hacer cumplir protocolos para mantener la sanidad y seguridad de las personas involucradas en la entrega de mercadería.
● Agregar la mirada habitacional en vecinas y vecinos que reporten síntomas al llamar al 148 (provincial) o al 107 (local), informando también las condiciones de la vivienda donde se prevé se desarrolle la cuarentena (número de personas por hogar, cantidad de habitaciones, número de baños y la presencia de algún paciente de riesgo en el núcleo familiar). Si la situación revela riesgo de contagio para los demás integrantes del hogar, entonces ofrecer aislamiento en instalaciones propiamente acondicionadas (hoteles, refugios, centros comunitarios) previstas para tal efecto por el gobierno nacional, provincial en conjunto con el municipio.
● Suspensión de pago de servicios, impuestos inmobiliarios y tasas municipales para hogares de barrios populares.
● Las fuerzas de seguridad bajo supervisión del ejecutivo local estén limitadas a asesorar y actuar donde encuentren población vulnerable, cuidando y no amenazando, menos usando la represión como primera medida. “Nunca más” a la violencia institucional que sufrieron trabajadores y militantes del MTE.
● Garantizar una solución habitacional segura para las mujeres que atraviesan situaciones de violencia durante el aislamiento obligatorio, brindando las condiciones para su subsistencia, el acompañamiento de ellas y de sus familias; no puede ser que en estos momentos la Casa del Caminante y el Refugio sobre avenida Fortaleza Protectora estén cerrados.
● Habilitar canales de información local mejor coordinados y en horarios en que los adultos que deben salir, ya estén en sus casas. Replicando las novedades a nivel nacional y provincial, especialmente las fechas de cobro y la asistencia económica que ofrece el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, agregando las novedades de nuestra ciudad.
● Conformar una mesa de trabajo amplia y transversal, que incorpore a los movimientos sociales, que tenga la capacidad de ser veloz con políticas concretas que protejan a las y los más vulnerables. Tenemos que movernos rápido, juntos y organizadamente. Las medidas correctas y urgentes marcarán la diferencia a favor de las y los ciudadanos más vulnerables que habitan la periferia bahiense.

El Colectivo Villas en Agenda está compuesto por diferentes organizaciones sociales: Sureando, Giravida, Movimiento Evita, Cáritas Arquidiocesana Bahía Blanca, Curas en Opción por los Pobres, Centro Loyola de Spurr, MTL, Equipo Pastoral Talleres Sur, El Puente, y diversos merenderos.

Autor: Redacción EcoDias