DEJAR DE FUMAR Salud

Fecha: Martes, 11 Junio, 2019 - 00:00

Elección de vida

“Tomamos el consumo como un problema, la nicotina es la única de las 7 mil sustancias que contiene el cigarrillo que genera el estado de dependencia constante”.

En las 8 principales causantes de muerte está implicado el cigarrillo, está presente en las enfermedades oncológicas, cardiovasculares y respiratorias, junto a los accidentes de tránsito, “por eso ocupa un lugar de preocupación del área de salud”, expusieron las integrantes de Departamento de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud, el Hospital Municipal “Dr. Leónidas Lucero” y la Oficina de Promoción, Docencia e Investigación. El 31 de mayo es el Día Mundial sin tabaco, la fecha planta el desafío en cada localidad de hablar del tabaquismo.
La capacitación para profesionales, estudiantes y público en general se dictó en el Centro Cultural de la Cooperativa Obrera y brindó la posibilidad de conocer los momentos por los cuales pasa cualquier fumador o fumadora que desea abandonar la adicción. “La intervención profesional solo es efectiva en el momento que la persona fumadora quiere dejar de serlo, lo interpretamos como una adicción, no es hacer una receta, tomar una pastilla y dejar de fumar, si eso fuera real habría un montón de gente lo hubiera hecho sin ningún esfuerzo”. De 10 personas 7 pensaron en dejar de fumar, y logran dejarlo 2, esto da cuenta del impacto que significa el proceso de alejamiento definitivo, un esfuerzo de voluntad que debe ser acompañado para que se logre. Este momento donde se piensa que es necesario dejar el cigarrillo se llama etapa pre-contemplativa, frente a la consulta se ha dado un paso más, también cuando la persona empieza a averiguar cómo hacerlo. “Ahí me encuentro que tengo que hacer el esfuerzo de procesar por qué quiero dejar de hacerlo, es importante este trabajo previo porque la nicotina marca periodos de abstinencia, muy cortos, duran 4 minutos, pero se reproducen a lo largo de las 24 horas varias veces al día, eso hace que la persona tenga ganas todo el tiempo, sobre todo aquellos que fuman de un atado o más”.

Mirada de equipo
Un test de apertura y autoconocimiento arroja algunas novedades para la persona fumadora, haciendo consciente su consumo y por lo tanto, poniéndolo en un estado voluntario. En el mismo, se califica el grado de dependencia, si se fuma 1 cigarrillo por día el consumo es muy leve, 2 a 3 leve, 4 a 5 medio, 6 a 7 grave y de 8 a 10 muy grave. “Dependiendo de la cantidad que se fuma y el tiempo transcurrido entre que se levanta y enciende el primero nos pauta el grado de dependencia; quien tiene una alta dependencia enciende muchos cigarrillos de manera automática, que son los más fáciles de ir sacado; quien tiene baja dependencia registra cuáles son los que fuma y a veces esto dificulta más. Ese esfuerzo que hace para sostener solamente dos cigarrillos, como muchos dicen solo fumo uno después de almorzar y después de cenar, son los más difíciles de trabajar”.
Argentina está ubicado en el número 1 de los países latinoamericanos con la mayor cantidad de personas fumadoras, “también es el lugar donde más barato sale comprar cigarrillos”, apuntaron. Los momentos dedicados al cigarrillo se resignifican con paseos al aire libre, consumo de frutas o agua, es un tiempo recuperado para concretar otras actividades, y deben estar relacionadas con el movimiento para que la adicción, en sus primeras instancias, sea un transcurrir tranquilo, “son cosas del orden de la atención, cortas y placenteras”. Es importante este desplazamiento, muchas alegan que dejar de fumar les genera aumento de peso, sin embargo, “esto solo es cierto cuando en lugar de realizar alguna actividad física o tomar líquido consumimos mucha comida, podemos dejar de fumar y mantener el peso”.
Los procesos de dejar de fumar pueden ser extensos en el tiempo y están muy asociados a los hábitos de las personas fumadoras, “si fumamos un cigarrillo con el café, no pedimos que dejen el café para siempre, pero sí que acompañen el proceso de dejar de fumar con la suspensión temporaria de este consumo, hasta que quede disociado, desarmado”. El abordaje está previsto para 8 encuentros, en los cuales se le propone y anticipa cuáles serán las dolencias que irán apareciendo, también acompañando el proceso en pos de cumplir con esta intención. “Es importante que la persona esté comprometida en lo que va hacer porque si no es un fracaso, hacemos mucho hincapié en los beneficios que tiene el dejar de fumar, los hay inmediatos y otros posteriores”. Dejar atrás el fuerte olor del tabaco, las manchas en la piel del rostro, las manos y los dientes, estos cambios externos ayudan a que la persona se entusiasme, además, rápidamente se recupera el olfato y el gusto.

UNA LISTA DE BENEFICIOS
A los 20 minutos de dejar de fumar, la presión arterial disminuye. Transcurridas 12 horas, se normaliza el monóxido de carbono en sangre. Entre 2 semanas y 3 meses, la circulación y la función pulmonar mejoran. La disminución de la tos, la falta de aire y el riesgo de infecciones bajan entre el primer y el noveno mes. Al año, el riesgo de enfermedad coronaria descendió a la mitad y mejora la energía.
El cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuyen a los 5 años, también se reduce el riesgo de cáncer de cuello y el accidente cerebro vascular. A los 10 años, disminuye el riesgo de cáncer de pulmón, laringe y páncreas. El riesgo de enfermedad coronaria es similar al de un no fumador a los 15 años.
Quienes han tenido que convivir con una persona fumadora también lograr bienestar, porque descienden los problemas respiratorios, las infecciones de oído y el síndrome de muerte súbita del lactante, como las complicaciones de las mujeres embarazadas.

¡ACERCÁTE!
Las personas interesadas en dejar de fumar pueden asistir a los talleres realizados en la Unidad de Toxicología del Hospital Municipal o en el Departamento de Salud Mental, el primero ubicado en Bravard 15 y el segundo en Güemes 52. Es posible comunicarse a través del correo electrónico dejardefumarbb@gmail.com.

Autor: Redacción EcoDias