PREVENCIÓN DE VIH - SIDA Salud

Fecha: Martes, 2 Junio, 2015 - 00:00

El testeo cerca de casa

La campaña “Unidad de VIH sale a los barrios” recorre diferentes salas médicas y sociedades de fomento de Bahía Blanca a fin de que aquella persona que quiera, pueda realizarse el test de VIH - Sida. La entrega de los resultados se produce menos de media hora después de realizada la extracción de sangre. El testeo es anónimo y voluntario y quien se lo hace recibe consejería respecto a la problemática.

Más allá de las diferentes campañas que a través de Región Sanitaria I se han desarrollado en cuanto a fomentar la realización por parte de las personas del testeo de VIH - Sida, en el último tiempo se supo desde el ámbito municipal la implementación de una estrategia para llevar ese mismo testeo a los diferentes barrios de Bahía Blanca.
La campaña “Unidad de VIH sale a los barrios” tuvo lugar, por ejemplo, hace un tiempo en la sociedad de fomento El Nacional a cuyas instalaciones acudieron personas que de manera voluntaria y anónima pudieron realizarse su test.
Además, en esa oportunidad se llevaron a cabo vacunaciones contra Hepatitis B y HPV para niñas de once años.
Según informa el parte de prensa municipal, la iniciativa cuenta con la participación de la ONG “Junto a vos” quienes trabajan de manera conjunta con la Unidad de VIH que funciona en el Centro de Salud Leonor N. de Capelli de Ingeniero White.
Para saber más de esta importante estrategia, EcoDias se dirigió a la Secretaría de Salud municipal donde entrevistó a integrantes del equipo que realiza esta tarea por los barrios.
Allí nos fue entregado un afiche informativo de la campaña en donde figura la participación no solo del gobierno comunal y de la citada ONG sino también de Región Sanitaria I y el programa Elegí Saber.
En esa información suministrada se hace hincapié en que el VIH puede no generar síntomas y por ende la única manera de saber si uno tiene el virus, es mediante el test.
También se destaca que con los tratamientos que existen en la actualidad, el VIH puede convertirse en una enfermedad crónica.
En dependencias de la Secretaría de Salud nos atendieron Claudia Lucero, integrante del Equipo de Promoción Socio Sanitaria; la licenciada Cristina Balderas, coordinadora de Enfermería del Área Programática 4 y colaboradora del equipo, y el bioquímico Ezequiel Jouglard, a cargo del centro de testeo permanente y voluntario de VIH del centro de salud whitense.
Todos ellos también resaltaron la figura de Arminda Maidana, integrante de la ONG que participa de la campaña.
Justamente, meses atrás EcoDias entrevistó a Guillermo Quevedo, titular de Región Sanitaria I por la apertura de un centro de testeo en Ingeniero White lo cual, al igual que esta iniciativa, se encuentra dentro de las estrategias para que el test sea más accesible a las personas.
Jouglard manifestó cómo surgió la idea de llevarlo por los barrios: “Nosotros funcionamos todos los viernes de 8 a 12 en el laboratorio del centro de White y un poco por inquietud del resto del equipo como Cristina y Claudia, surgió esto de que si ya lo tenemos instalado ver cómo podemos hacer para que sea un poco más igualitario y equitativo el tema del acceso al resto de la gente que vive en otros barrios alejados no solo de White sino también del centro”.
Al respecto, subrayó que la modalidad es instalando el centro durante un día en una unidad sanitaria: “Uno de los problemas que tiene el tema del HIV - Sida es la falta de diagnóstico y el otro problema es el diagnóstico tardío de las personas con lo cual la enfermedad está muy avanzada. Entonces, lo que se trata de hacer con esto es acercar a la gente, que haya la menor cantidad de barreras posibles, tanto sanitarias como geográficas, como culturales para que aquel que tiene la voluntad de hacérselo, que se lo haga”.
La intención es abordar la pandemia de VIH - Sida “para poder bajar los índices de incidencia y prevalencia que actualmente existen en el mundo”.

90 - 90 - 90
Jouglard habló de una estrategia conocida como 90 - 90 - 90 referida a las metas para controlar la epidemia de VIH Sida: “El primer 90 significa que el 90 por ciento de las personas que tienen HIV sepan que tienen HIV. Hoy hay más de un 40 por ciento de pacientes que tienen HIV que no saben que tienen HIV. Y muchos de esos que llegan al diagnóstico, llegan en forma tardía con una enfermedad avanzada”.
El otro 90 refiere a que el 90 por ciento de las personas diagnosticadas tengan acceso a la medicación correspondiente: “Hoy a través del Estado nacional y los distintos efectores provinciales y municipales, hacen que los medicamentos estén accesibles a todo aquel paciente que se haya diagnosticado por HIV, son cubiertos el cien por ciento por el Estado o por la seguridad social”.
El restante 90 tiene que ver con que “el 90 por ciento de esos pacientes que están en tratamiento tengan una carga viral negativa, es decir que no tengan virus circulante en sangre”.
La efectividad de los fármacos trae como resultado que el paciente tenga una buena adherencia al tratamiento y que no haya discontinuidad en la provisión de los mismos: “Entonces esas tres cosas de la mano son las que nosotros tenemos que visualizar porque nosotros no solamente nos ocupamos de lo primero, del diagnóstico sino que aquellos pacientes que nosotros detectamos que son positivos, los introducimos en un camino para poder lograr esta estrategia, si no nos vamos a quedar únicamente con diagnosticar pacientes y nada más”.
Por otra parte, las consejerías son tanto para el paciente cuyo análisis dio positivo como para aquel que dio negativo: “El rol de Claudia es importante porque ellos trabajan todo lo que es la parte comunicacional y todo lo que es la parte de prevención y promoción de la salud. Entonces, el dispositivo hoy no es solamente de testeo de HIV sino que nosotros abarcamos todas aquellas enfermedades de transmisión sexual. Hacemos consejería pre y pos testeo, orientación para aquellos que dan positivo, refuerzo de la consejería para todas aquellas medidas de prevención, ya sea preservativo, para las personas que quieren hacerse tatuajes o piercings que vayan a un lugar seguro, que esté habilitado, solicitar que sea material siempre descartable. Y en ese marco de enfermedades de transmisión sexual, la otra vía de prevención son las vacunas y justamente en los últimos años las dos vacunas más importantes son la de Hepatitis B y la del virus del papiloma”.
La licenciada Balderas nos contó que la primera intervención fue en la unidad sanitaria de Villa Harding Green la cual contó con gran participación y dio buenos frutos.
“Usamos las instalaciones de la unidad sanitaria, también colabora la sociedad de fomento, así que estratégicamente se utiliza un consultorio para hacer la consulta previa al test. Después una vez que hacemos la consejería previa, recolectamos los datos con las dos primeras letras del nombre y las dos primeras letras del apellido (de la persona a testear). Se les da la folletería, con esa folletería, ingresa al consultorio donde está el bioquímico y allí él hace la intervención del testeo.
Nosotros lo que hacemos es la prevención y la consejería en la primera consulta. Y allí también averiguamos si el paciente tiene las vacunas que pueden ayudar a esto de la prevención de las enfermedades de transmisión sexual”.
Balderas considera que existe desconocimiento por parte de las personas en general respecto a la enfermedad: “Vamos nosotros desasnando o vamos asesorando con datos más fidedignos y vamos haciéndole ver que realmente hay muchos mitos, muchas cosas que ellos traían que por ahí es como que se deslumbran y dicen que no lo conocían o no lo veían de esa manera. Es importante que nosotros empecemos a informarnos bien y a conocer bien los datos, a saber cómo es la enfermedad y cómo se transmite que por ahí no lo tenían bien conceptualizados”.

Test rápido, respuesta rápida
Según Balderas, personas de diferentes edades son las que concurren al testeo: “Es como romper barreras, costumbre, mitos y que la gente se vaya apropiando de este recurso que es interesante porque de esa manera vamos a conocer la población y vamos a saber qué población tenemos que derivar de forma inmediata y precoz para que reciba el tratamiento”.
Pero más allá de este dato hay otro también importante que dice que son más las mujeres que los hombres quienes acuden a hacerse el examen. En ese sentido, Jouglard explicó: “La mujer en general siempre se acerca más al sistema de salud, históricamente siempre la mujer consulta más que el hombre. El hombre es más reticente a consultar, tiene que ver con alguna cuestión cultural y después también con el tema de que (la mujer) se acerca más al sistema sanitario en momento de embarazo, del parto, por ahí el hombre hasta que no tiene algo, no va”.
El mismo Jouglard informó que los resultados del test se entregan a los 20, 25 minutos. Antes, con el otro método de entregar el resultados en los días posteriores, ocurría que había un 40 por ciento de los testeados que no iba a buscarlos: “Entonces lo importante de los centros de testeo y de contar ya masivamente a partir de estas políticas estatales con tests rápidos que te permiten dar respuestas rápidas”.
En otro orden de cosas, Claudia Lucero señaló que desde el equipo que integra se trabaja en todo lo que tiene que ver con prevención de ésta y muchas otras problemáticas: “En el caso de VIH cuando salen a las unidades sanitarias: siempre hay alguien del equipo que acompaña”.
En cuanto al balance, Lucero comentó: “Muy positivo más que nada con esto de que tratamos de romper barreras. Creo que el análisis del testeo tiene que ser un análisis más de control, tiene que verse como un chequeo general.
No tiene que ser una cosa de “a mi no me pasa” o una cosa distante. El testeo también tiene que ser parte de cuidarnos a nosotros mismos, así como nos hacemos el análisis de sangre para ver cómo estamos o una consulta clínica para saber el estado general, hay que pedir el testeo”.
Desde diciembre a la fecha, 200 personas se hicieron el testeo y la intención es completar todas las unidades sanitarias: “Existen todavía esas estructuras que todavía no se pueden romper, por eso nosotros también apostamos a esto de empezar a girar por la ciudad. Entonces por ahí si alguien de repente en su barrio cuando está el testeo, no quiere ir al barrio pero se entera que en quince días vamos a estar en la unidad sanitaria de otro barrio, se anime y vaya”.

Autor: Redacción EcoDias