LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 16 Octubre, 2018 - 00:00

El Potro, lo mejor del amor

Con el éxito de Gilda, no me arrepiento de este amor (2016) Lorena Muñoz se desvió de su notoria carrera como documentalista y entró a la ficción por la puerta grande con el apoyo de crítica y público.
Imposible no comenzar con esta aclaración, ya que ahora repite el género biográfico musical, el título que combina el nombre artístico de un cantante con el de uno de sus hits y la estructura narrativa.
La escena de apertura parece de otra película porque muestra a un boxeador dirigiéndose al ring dispuesto a pelear, que remite a las trece presentaciones consagratorias de Rodrigo Bueno en el Luna Park y pinta su personalidad dentro y fuera del escenario.
De allí se salta al pasado, cuando todavía adolescente deja su Córdoba natal para intentar una carrera en Buenos Aires con el apoyo de su familia.
Comienzo prometedor hasta que la muerte del padre lo sacude y lo impulsa a replantear el rumbo y cambiar del género romántico al clásico cuarteto cordobés reconvertido en “El Potro”.
Y luego la sucesión de presentaciones, excesos, amores, crisis, giras para cerrar el círculo en los llenos totales del “Luna” en abril del 2000 y el accidente carretero que lo incluyó en el luctuoso “Club de los 27” dos meses después.
Tragedia moderna sostenida por la capacidad narrativa de la directora, que lo refleja a la distancia justa y sin juzgar y por su intérprete, como había sucedió en su trabajo previo.
Pero mientras Natalia Oreiro hizo suyo el personaje de Gilda con sutileza, el debutante Rodrigo Romero parece haber andado el camino inverso, aprovechando su notorio parecido físico con El Potro para perderse en él con relativa soltura.
Una producción con valores evidentes en la conseguida ambientación de una época cercana pero con características específicas y el elenco de secundarios bien elegidos en el que destaca el paternal representante interpretado por Fernán Mirás.
Aunque la única línea del relato se estira yendo y volviendo a los temas del repertorio de Rodrigo –lo más conseguido- y se siente el peso de las dos horas de duración.
Un inconveniente menor para los espectadores que admiran al personaje y su música o los recién llegados que quieran acercarse a su carismática.

Director: Lorena Muñoz
Guion: Lorena Muñoz, Tamara Viñes
Fotografía: Daniel Ortega
Música: Pedro Onetto
Intérpretes: Rodrigo Romero, Fernán Mirás, Florencia Peña, Malena Sánchez, Daniel Araoz
Origen: Argentina - 2018
Clasificación: Sólo apta mayores de 16 años

Autor: Silvana Angelicchio